19 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los trasplantes de animales a personas podrían ayudar a resolver el problema de la falta de órganos

El primer trasplante exitoso de un corazón de cerdo a un humano, un hito en la medicina

Extracción del corazón del cerdo transgénico.
Extracción del corazón del cerdo transgénico.
El 8 de enero de 2022 se trasplantaba con éxito, por primera vez, el corazón de un cerdo transgénico a un humano. El protagonista de esta historia es David Bennett, un estadounidense de 57 años que se encontraba desahuciado desde el punto de vista médico. En la actualidad, este tipo de trasplante puede ser la respuesta a las muertes producidas por las largas listas de espera entre aquellos que necesitan un trasplante de un órgano vital.

David Bennett es un estadounidense que, a sus 57 años, ha pasado a ser la primera persona en recibir un trasplante de corazón de un cerdo modificado genéticamente. El paciente tenía el corazón muy dañado, además de padecer otras enfermedades que no le permitían optar a un trasplante de corazón humano. Bennett padecía una cardiopatía terminal que le convertía en una persona desahuciada a nivel médico.

Es por eso por lo que el hombre, siendo conocedor de los altos riesgos de la operación, aceptó someterse al primer trasplante experimental de un corazón de cerdo transgénico. La FDA –Administración de Alimentos y Medicamentos, siglas en inglés–, la agencia reguladora en Estados Unidos, autorizó el trasplante de emergencia que se llevó a cabo en el Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore, teniendo en cuenta la situación de David Bennett. Actualmente, el corazón trasplantado sigue latiendo con normalidad en el pecho del hombre.

Escasez de órganos

En la actualidad, España cuenta con uno de los sistemas más robustos en materia de sanidad y los trasplantes no son una excepción. El país mantiene, año tras año, su liderazgo mundial en cuanto a donación de órganos. Sin embargo, y pese a que aproximadamente el 90% de las personas que aparecen en la lista de trasplantes acaban recibiéndolo, hay un pequeño porcentaje de pacientes que fallece esperándolo.

Los xenotrasplantes –así se llaman los trasplantes de órganos entre individuos de diferentes especies– podrían constituir una respuesta para este pequeño porcentaje. Pese a que no se contempla aún la posibilidad de xenotrasplantes como solución definitiva, sí puede ayudar a garantizar la supervivencia del paciente mientras espera a un órgano humano compatible. El objetivo de este tipo de trasplante no es permanecer en el cuerpo humano indefinidamente, pero sí a medio-largo plazo.

Si con el trasplante de un órgano humano, el paciente ya debe medicarse de por vida, al recibir un órgano de una especie distinta, el uso de medicamentos inmunosupresores –aquellos que evitan el rechazo del trasplante, es decir, que el sistema inmune lesione el órgano trasplantado– debe ser mayor.

Los cerdos, grandes aliados

No es la primera vez que se experimenta con los trasplantes de cerdos a personas. Resulta necesario aclarar que se trata de cerdos modificados genéticamente, de manera que sus células sean lo suficientemente parecidas a las células humanas como para que el sistema inmunitario de las personas las acepte como suyas y no sean rechazadas al instante.

Son varios los genes porcinos que se inactivan, como por ejemplo la hormona del crecimiento. ¿El motivo? Que el corazón trasplantado no crezca en el pecho del paciente, algo que podría llegar a causar problemas por falta de espacio en la cavidad torácica. Además, se añaden seis genes de origen humano.

David Bennett tras el trasplante, junto al médico que realizó la operación.

El precedente de la creación de estos cerdos transgénicos es de lo más conocida: la oveja Dolly. La tecnología que permite que existan es la de la clonación, que permite la generación de cerdos aptos para los xenotrasplantes a humanos. La empresa encargada de esta labor es United Therapeutics, la misma que creó el cerdo modificado genéticamente que permitió el trasplante de corazón a David Bennett.

COMPARTIR: