26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Telemedicina, una realidad con mucho futuro

La pandemia que afortunadamente estamos superando nos está dejando muchos cambios, muchos de ellos transitorios, pero otros, por sus grandes ventajas, que no solo no van a desaparecer, sino que van a crecer en los próximos años.

De entre estos, uno de los más destacados es la telemedicina. Poder tener una cita médica online nos proporciona enormes ventajas que van mucho más allá de la principal que hemos visto en estos meses pasados, poder tener atención médica sin correr riesgos para la salud.

Pero esta no es su única ventaja, la telemedicina afronta un futuro prometedor, con retos, pero también con una vocación de facilitar el cuidado médico a millones de personas.

Atención médica evitando largos desplazamientos

Todos estamos de acuerdo en que el progreso tecnológico ha supuesto un importante impulso a la telemedicina, pero esto también refleja uno de sus retos. Una de las grandes ventajas, poder asistir a los pacientes en regiones o lugares alejados, pero es justamente en estos lugares donde se encuentra con la limitación de coincidir con peores conexiones. Por ello, si queremos cubrir consultas no urgentes, como revisión de resultados o cambios de tratamientos sin hacer desplazar al paciente hay que reforzar este aporte tecnológico.

En este sentido, la telemedicina no es un sustituto de las consultas o servicios médicos tradicionales, sino un complemento de enorme utilidad que en muchos casos mejora su eficiencia, especialmente a nivel asistencial, y lo hace, desde la perspectiva del paciente con un importante ahorro en tiempo y limitando sus riesgos. 

Todo ayuda a ser más eficiente en la asignación de los recursos médicos, pudiendo pasar posteriormente a una asistencia presencial si fuera necesario. 

Diferentes tipos de telemedicina

Todas estas ventajas se ven en las diferentes aplicaciones que ya tiene la telemedicina en la actualidad, diferenciando: 

  • Telemedicina en tiempo real: Es la que más avanzado en estos últimos meses al estar basada en que un profesional de la salud (médico, enfermero…), interactúa con el paciente en directo a través de algún medio online.
  • Telemedicina diferida: En este caso se pasan consultas o pruebas diagnósticas, como análisis o resonancias, para que el profesional médico las revise. Es un método de telemedicina para casos poco urgentes.
  • Monitorización de pacientes: Es la más incipiente pero las que todos los expertos estiman que crecerá más. Su objetivo es controlar enfermedades o dolencias crónicas a los pacientes en aspectos como nivel de glucosa en la sangre, tensión arterial, o control cardiaco. Con ello el profesional puede ver en cualquier momento su evolución y prever posibles problemas.

Aplicaciones prácticas en consulta médica

Todo ello confluye en aplicaciones prácticas para la medicina en general, ya sean especialidades, urgencias, pruebas diagnósticas… pero especialmente en las consultas de medicina general y especialidades.

En las primeras consultas de una determinan dolencia permite que el profesional de medicina realice una evaluación previa en la que puede tener suficiente información para diagnosticar, prescribir un tratamiento o citarle para consulta presencial, como si se tratara de un cribado previo.

Pero especialmente consigue una mayor eficiencia en la cita médica online de seguimiento para pacientes crónicos o que hayan tenido un diagnóstico previo claro, comprobando si ha tenido cambios significativos.

COMPARTIR: