19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este miércoles se celebra la segunda vuelta marcada por un acuerdo in extremis entre fuerzas contrarias que solo buscan relevar al navarro

Elecciones Complutense: Afines a Podemos firman el Pacto de Somosaguas para descabalgar a Goyache como rector

/ Esther del Campo
Joaquín Goyache venció en la primera vuelta a rector de la Universidad Complutense de Madrid. Pero este veterinario navarro que premió a Isabel Díaz Ayuso podría no repetir en el cargo por las antipatías que despierta entre los afines a Unidas Podemos y Vox, que han tejido una candidatura para la segunda vuelta que se celebra mañana.

El rector Joaquín Goyache venció hace unos días en la primera vuelta a las elecciones al cargo que se celebran en la Universidad Complutense de Madrid. El veterinario navarro consiguió más del 25% del voto ponderado y pasó a la segunda vuelta junto a Esther del Campo, que rebasó el 18% de apoyos y dejó fuera a otros seis candidatos. 

Del Campo se muestra muy crítica con Goyache, ampliamente reprendido desde la izquierda por premiar por voluntad propia a la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso como 'alumna ilustre'. 

Segunda vuelta

A Esther del Campo, catedrática de Ciencia Política y de la Administración en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, se la considera afín al exvicepresidente Pablo Iglesias, profesor asociado en la facultad de Ciencias Políticas y Sociología. 

La candidata a rectora ha firmado el 'Pacto de Somosaguas', que asegura que el 75 por ciento de la comunidad educativa de la Complutense "desea un cambio" simplemente porque los siete candidatos alternativos a Goyache rozaron este porcentaje. 

Joaquín Goyache. 

Del Campo ha firmado este acuerdo por el cambio con otras tres candidaturas que han consensuado algunas de las medidas que se tomarían durante los primeros meses del mandato en caso de que salga hoy vencedora. 

Entre ellas, "asegurar y agilizar la promoción del profesorado, en especial del Personal Docente e Investigación (PDI)", "eliminar los requisitos innecesarios que la Complutense exige para la promoción y estabilización del PDI" y "desburocratizar los procedimientos asociados a la gestión de la investigación y asegurar el apoyo y acompañamiento a la preparación y presentación de propuestas competitivas"

También aseguran tener intención de "facilitar las iniciativas de estudiantes, habilitando espacios propios para el desarrollo de una vida universitaria más allá de las aulas", "mantener la estabilidad presupuestaria en un marco de negociación con la Comunidad de Madrid" y "poner en marcha un plan integral de los campus que aborde sostenibilidad, movilidad y mejora de infraestructuras y servicios". 

Del Campo ha pactado para la segunda vuelta, que se celebra este miércoles, con el conservador Iñaqui López, exvicerrector con Goyache, y con otros dos candidatos tumbados en primera vuelta, María Castro y Jesús Pérez

Del Campo niega vínculos con Podemos

Cabe recordar que Del Campo fue profesora de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, forma parte de la Junta Electoral Central a propuesta de Podemos y niega vínculos con los morados. "Ni soy de Podemos, ni tengo cuernos y rabo", afirma. 

La catedrática, apoyada por celebrities como Inés Hernand, ha denunciado una campaña de intoxicación contra ella, ya que algunos medios habrían apuntado a que Juan Carlos Monedero iba a convertirse en nuevo vicerrector.

La despolitización prometida por Goyache le puede pasar factura

Goyache ha querido desmarcarse del mundo político pese a que lo relacionan con la derecha por el reconocimiento que recibió entre pitos Díaz Ayuso. El navarro, pese a que la despolitización le puede pasar factura, lo tiene claro: "A mí no me gustan los posicionamientos políticos. La gente se confunde cuando hablo de que no quiero que la facultad se politice". 

"Yo no digo que no se hagan debates e investigaciones políticas, tenemos una magnífica y extraordinaria Facultad de Ciencias Políticas y Sociología donde se investiga sobre política, pero lo que yo no quiero es que las ideologías, que suelen ser además extremas, invadan u ocupen los espacios de la Universidad. Este es un lugar de libertad, de expresión, de debate, de confrontación dialéctica y científica. Y eso, por supuesto, es más que deseable, pero desde luego no va a ser un campo de batalla de ideologías", añade. 

COMPARTIR: