19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Solo el pasado jueves llegaron a Murcia 184 migrantes argelinos repartidos en 14 pateras

Migración sin control: Hasta 300 personas llegan a las costas españolas en 48 horas

Migrantes rescatados por Salvamento
Migrantes rescatados por Salvamento
La situación del coronavirus no ha frenado la llegada de migrantes a costas españolas. A pesar de la obligatoriedad de hacer cuarentena, la cantidad de migrantes desborda a los efectivos. La Policía denuncia la precaria situación en la que se encuentran realizando la custodia de los inmigrantes llegados al país.

A pesar de que la pandemia arrecia con fuerza en toda España, los deseos de miles de personas que sueñan con un mejor futuro no desaparecen. Centenares de migrantes llegan a las costas españolas, una parte importante en pateras y los servicios de acogida se comienzan a desbordar entre la falta de medios y las medidas anticovid.

La última semana de agosto ha supuesto una de las más duras para las autoridades migratorias. Las Islas Canarias han recogido a buena parte de los inmigrantes. El pasado jueves, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 anunció la llegada de hasta tres pateras a las islas.

Una de ellas a las 23 horas del miércoles y que fue interceptada por las autoridades navales cerca del Muelle de Puerto del Rosario en Fuerteventura. En la embarcación viajaban 49 personas: entre ellas 27 varones, 17 mujeres y cinco menores.

Poco después, Salvamento Marítimo, rescató otra embarcación en la que viajaban nueve hombres de origen Magrebí, que fueron desembarcados en Puerto de Arguineguín (Gran Canaria).

Estos dos casos fueron correctamente atendidos por Servicio de Urgencias Canario (SUC), Cruz Roja, y médicos de Atención Primaria. Fuentes sanitarias aseguran que no hubo que lamentar ningún herido, lesionado o caso de covid-19, entre los rescatados.

En la madrugada siguiente una patera con 3 migrantes a bordo, todos en buen estado, fue rescatad también por Salvamento, que la llevó hasta el Puerto de Arguineguín.

El día viernes por la mañana, llegaron por sus propios medios dos embarcaciones a Gran Canaria. La primera llegó a la playa de San Agustín en San Bartolomé de Tirajana. Sus ocupantes salieron corriendo y aún no han sido localizados por la Policía por lo que se desconoce su Estado y número. Un poco más tarde llegó la segunda embarcación con 38 migrantes abordos a la zona de Berriel. Todos fueron atendidos por la CECOES.

Unas horas después, la Guardia Civil anunciaba la detención de 12 migrantes irregulares que habían arribado a la costa de Formentera por la zona de la zona del Pilar de La Mola. Las autoridades creen que otras personas iban abordo y aún mantienen el dispositivo de búsqueda.

Lo que más temen los efectivos es que pueda haber casos positivos de covid-19 entre los migrantes no localizados. En total, han sido contabilizadas hasta 111 personas en el conjunto de las Islas Canarias. Faltando concretar el número de migrantes que llegaron a San Agustín y a Formentera, por lo que la cifra podría ser mayor.

Murcia recibió hasta 184 migrantes

El jueves también fue un día complejo para la Región de Murcia que vio llegar a sus costas 14 pateras en las que viajaban hasta 184 migrantes argelinos. La cifra puso al limite de su capacidad a las autoridades portuarias, según informó la Delegación de Gobierno en la región.

La primera embarcación fue interceptada en Azohía, en ella había 21 inmigrantes. Posteriormente fue rescatada una segunda con once migrantes abordos en medio del mar. El tercer caso ocurrió en Cabo de Palos, dónde llegaron a tierra 12 personas, entre los que había dos menores de edad.

La Policía Nacional denuncia estar sobrepasada.

Poco después fueron encontradas dos embarcaciones más al sur del Monte de las Cenizas, con 5 y 10 personas a bordo, respectivamente. Las autoridades se mantuvieron en la zona a la que llegaron varias pateras más trayendo hasta 66 migrantes más durante la tarde.

Las llegadas persistieron en la noche con cuatro pateras más, tres en la zona del Monte de las Cenizas y al sureste de Percheles, en Mazarrón.

La Policía denuncia Precariedad

A comienzos de agosto el sindicato Jupol denunció la precaria situación en la que se encuentran realizando la custodia de los inmigrantes llegados a las costas gaditanas. Durante agosto, se pudo conocer el positivo en Covid-19 de entre 10 a 21 inmigrantes y no estar las instalaciones del CATE de Crinavis adecuadas para realizar cuarentenas, pone en grave riesgo la salud de los policías que los custodian, así como de sus familias.

La molestia de los agentes solo pudo aumentar tras anunciarse una decisión judicial que prorroga la detención de los inmigrantes en 48 horas, incrementa la precaria situación en la que prestan servicio los policías, teniendo que acompañar a los inmigrantes a los urinarios cada vez que son requeridos por éstos, al no estar dotados los módulos en los que se encuentran de estos servicios básicos, lo que incrementa el riesgo de contagio al estar continuamente en contacto.

Esta organización sindical califica como “un despropósito esta prórroga, al haber finalizado los trámites administrativos que motivan la detención de los inmigrantes no existiendo motivo policial para prorrogar las detenciones, ya que el objeto de ésta es la documentación de los inmigrantes y que tras finalizar los trámites son por lo general puestos a disposición de las ONG”. 

“Si el único objetivo de esta prórroga es la cuarentena de los inmigrantes con positivos en Covid-19, unas instalaciones policiales cuyo cometido es exclusivamente la detención temporal, la cual no está habilitada sanitariamente para realizar una cuarentena, no es un lugar apropiado para este cometido, a lo que hay que sumar que los policías ni están formados, ni es su cometido la realización de una cuarentena sanitaria, siendo lo más adecuado personal sanitario formado en enfermedades infectocontagiosas”, aseguran.

COMPARTIR: