19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

The Guardian y Time hablan en sus ediciones de este fenómeno social que alcanza ya 16.000 visitantes al año

El “ecce homo” de Cecilia Giménez rompe todas las previsiones turísticas estas Navidades en Aragón

El
El "ecce homo" tal y como quedó tras la "restauración" de Cecilia Giménez
El dinero que aportan los visitantes atraídos por el morbo y la curiosidad ha ayudado a reformar la casa de Borja para ancianos y a mantener el empleo de los dos cuidadores del Santuario de Misericordia, donde se encuentra la polémica restauración de la obra que pintó en el S XX Elías García Martínez

El  "ecce homo" que desfiguró la octogenaria Cecilia Giménez cuanto intentaba restaurarlo, sigue atrayendo miles de turistas por ser  el máximo atractivo turístico de Borja (Zaragoza). 

Han pasado ya seis años desde que en 2012, el mundo entero descubriera la polémica "restauración" de la obra original  de  Elías García Martínez realizada por una vecina de Borja. Desde entonces, la pared  de la iglesia del Santuario de Misericordia donde surge el nuevo "ecce homo" es una de las más observadas por los ojos de los turistas internacionales. 


Cecilia Giménez explicando su "restauración" de la famosa obra original del SXX

Cuando el desastre artístico fue conocido, la polémica y las críticas se cebaron con la sorprendida "restauradora aficionada" Cecilia Giménez. Años más tarde, todo parece indicar, que lo que se anunció como un perjuicio ha resultado ser más bien un gran beneficio para toda la zona de Borja y sus habitantes. El turismo ha crecido de manera exponencial, tanto que varios medios como el diario británico The Guardian  y la publicación estadounidense Time hablan de este fenómeno turístico y social.   

Las cifras hablan por sí solas: hoy, la localidad de Borja recibe 16,000 visitantes al año, lo que representa  más de cuatro veces el número anual que visitaba la zona antes del desastre artístico  de Cecilia Giménez. Precisamente en septiembre pasado, un turista británico se convirtió en el visitante número 200.000 del santuario, lo que demuestra que la fallida restauración ha sido y es  todo un fenómeno mediático que ha traspasado fronteras.

Un fenómeno que cruza fronteras y que aporta 52.000 euros al año

Un fenómeno que aporta cuantiosos ingresos al pueblo y a sus vecinos. Los beneficios generados por todas estas visitas y turistas contribuyen a la financiación de la casa de Borja para ancianos y al mantenimiento del empleo para los dos cuidadores del Santuario de Misericordia, donde se custodia la valiosa obra "retocada". 

Para el alcalde de Borja, Eduardo Arilla,  “si no hubiera sucedido, tal vez Borja se hubiera hecho famoso por algo más, como su vino. Pero no seríamos tan conocidos como lo somos ahora ". Arilla preside el patronato de la fundacion benéfica, propietaria del santuario. Una fundación que ingresa en total unos 52.000 euros anuales por las ganancias que genera el "ecce homo" retocado, tanto en concepto de  entradas como  por los derechos de imagen y por la venta de todo tipo de productos con la representación de la famosa obra. 

Todo un negocio crecido alrededor de una restauración fallida "perpetrada" sobre una obra que se ha perdido para siempre pero que, con su apariencia actual y renovada, se está demostrando más beneficiosa para la comunidad y pueblo que la custodian. Y todo, para bien y para mal, se lo deben a una vecina, Cecilia Giménez, la autora del próspero y pujante desastre artístico. 

 

 

 

COMPARTIR: