16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Universitaris per la Convivència ha recalcado que los rectores no tienen potestad de posicionarse de forma politíca

Profesores acusan a los rectores de la universidades catalanas de no respetar el Estado de Derecho y posicionarse a favor de la independencia

Pared universitaria
Pared universitaria
La Organización Universitaris per la Convivència ha hecho público un comunicado en el que exige a los organos de gobierno de las universidades públicas de Cataluña el respeto al Estado de Derecho y la defensa de la libertad ideológica. La organización conformada por docentes reprocha el comunicado de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), en el que defiende a los separatistas condenados por el Tribunal Supremo.

En el comunicado hecho público por la asociación se explica que "como colectivo de docentes vinculados contractual y estatutariamente a estos mismos centros, queremos manifestar nuestro profundo rechazo a este tipo de pronunciamientos políticos que en los últimos años han venido alineándose claramente con el discurso nacionalista".

El grupo de profesores de las universitarias da tres motivos para el rechazo al posicionamiento de ACUP. Primeramente, que "los miembros de los órganos de gobierno universitarios que elaboran y emiten estos comunicados no han sido elegidos en modo alguno por sus ideas políticas. Por tanto, según la asociación, estos rectores no tendrían capacidad de exponer ideas politícas publicamente.

Además, la organización asegura que  "las administraciones no tienen derechos sino potestades. Esto implica que no pueden acogerse a un supuesto ejercicio de la libertad de expresión, como claramente se desprende de la jurisprudencia constitucional. La libertad de expresión es un derecho de las personas que, en democracia, disponemos de múltiples mecanismos para ejercerla".

Los docentes que hacen vida en la organización muestran su preocupación por la difusión de un pensamiento único en la univerisdad. El texto continúa diciendo que: "estos pronunciamientos vulneran de manera flagrante el derecho fundamental a la libertad ideológica de quienes discrepamos".

"Poner esto en duda implica cuestionar los fundamentos del Estado de Derecho", aseguran en el comunicado. Los docentes consideran que para poder hablar de diálogo es necesario abrir los espacios universitarios a todas las corrientes de pensamiento presentes en Cataluña. 

Finalmente, la asociación se pone a disposición de las autoridades para apoyar el diálogo y dar voz a aquellos que han sido "silenciados" por los gobiernos universitarios.

COMPARTIR: