19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las asociaciones convocantes de la huelga advierten del riesgo de perder los avances logrados en igualdad y violencia contra la mujer

Las mujeres preparan un 8 de Marzo más reivindicativo y esperan superar las masivas manifestaciones de 2018

La impresionante manifestación del 8 de marzo del año pasado en Madrid
La impresionante manifestación del 8 de marzo del año pasado en Madrid
Este 8 de marzo se espera una Día Internacional de la Mujer más reivindicativo y combativo que el del año pasado. En 2018, las manifestaciones y actos en favor de los derechos de las mujeres y por la igualdad batieron records de participación en todo el mundo, pero sobre todo en España, con Madrid a la cabeza.

Motivos no faltan. Si el año pasado la multitudinaria e impresionante manifestación del 8 de Marzo en Madrid dio la vuelta al mundo por la masiva participación, este año las organizaciones convocantes animan a continuar saliendo a la calle para reivindicar los derechos de las mujeres. Con más razón ahora, cuando algunos grupos y formaciones políticas  de ultraderecha están intentando cambiar de nombre lo que ha sido reconocido por ley y consensuado por todos los partidos democráticos. 

La cantidad de asistentes a la concentración de Madrid impresionó al mundo entero el 8 de marzo de 2018

La Comisión 8 de marzo, que engloba a las cientos de organizaciones de mujeres estatales, autonómicas y locales que conforman el Movimiento Feminista en España,  plantea esta jornada de forma multidimensional y llama  a participar en una huelga feminista laboral, de cuidados, de consumo, estudiantil y asociativa.

Concentraciones y actos previos 

Este domingo, en algunas ciudades, asociaciones y grupos de mujeres han ido preparándose para el viernes próximo. Por ejemplo, Lugo ha visto llegar una veintena de autocares con participanes en la manifestación del movimiento feminista. También en Valencia y Madrid ha habido diversas concentraciones y actos de preparación.  

Pero será el próximo 8 de marzo cuando en la calle, la marea violeta vuelva a alzar la voz para denunciar  las violencias machistas, en todas sus formas y dimensiones, y  exigir más presupuesto para combatirlas en lugar de modificarlas o reducirlas bajo otras denominación generalista como pretenden algunos políticos. Pero  también el día 8 de marzo se recordará de nuevo la mayor y evidente precariedad de la mujer en el mercado de trabajo, la persistencia de barreras a su proyección profesional  así como su discriminación en materia de salarios.

Estudiantes y jóvenes partipando en la manifestación del 8 de marzo de 2018

Se denunciará también que la pobreza afecta a las mujeres de forma preferente, los recortes presupuestarios que influyen en los cuidados, la falta de reconocimiento del trabajo doméstico que continúan asumiendo las mujeres en mayor medida y se hará especial hincapié en las migrantes, un colectivo más vulnerable y todavía más desprotegido.

Carmen Calvo asistirá a la manifestación 

Y hay muchas más razones para convocar y apoyar los actos y reivindicaciones de este próximo 8 de marzo, Día de la Mujer. Por ello, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado que asistirá a la manifestación. Numerosos colectivos profesionales también acudirán agrupados a la convocatoria y secundarán la huelga. El Gobierno reducirá su intensidad de trabajo para facilitar la participación en los actos de reivindicación.  

Las ciudades españolas no  serán los únicos escenarios que verán de nuevo las multitudinarias marchas callejeras  el próximo viernes. Las mujeres de todo el mundo saldrán igualmente a reivindicar sus derechos una vez más. Mientras haya mujeres que son violadas por el hecho de serlo, o cuyos genitales son mutilados, que son discriminadas, refugiadas y emigrantes que sufren doble tragedia por ser víctimas de sus “compañeros” de viaje, mujeres que cobran menos por el mismo trabajo que los hombres, que son penalizadas profesionalmente por el hecho de ser madres, que son obligadas a casarse siendo niñas con ancianos o vendidas por ser mujeres... Mientras todo siga igual, el 8 de marzo seguirá siendo necesario. No solo eso, sino que podría ser considerado como una ocasión común para denunciar estas situaciones.   

Las mujeres que huyen de países en guerra o pobres sufre violaciones a manos de otros emigrantes 

El 8 de marzo de 2018, por primera vez en la historia, se organizó una huelga legal para reclamar igualdad real de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres. Aquella convocatoria venía fraguándose desde la primavera de 2017 y, sobre todo, a raíz de la acogida que tuvieron en más de 170 países los paros de mujeres promovidos desde el movimiento argentino 'Vivas nos queremos' contra la violencia de género.  

Se ha avanzado bastante, pero queda muchos por hacer en todos los ámbitos. Desde el plano de la educación hasta el de las jubilaciones. Han surgido numerosos movimientos y grupos en favor y defensa de los derechos de las mujeres que logran pequeñas conquistas necesarias. Por ello, este 2019, las calles volverán a llenarse  como el año pasado de personas pacíficas, hombres, mujeres, menores... que pedirán que todos seamos iguales, ni más ni menos.  

COMPARTIR: