29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La coalición abertzale podría recuperar el control de la capital navarra de la mano del exalcalde Joseba Asiron

Enrique Maya rechaza volver a presentarse a la alcaldía de Pamplona para alegría de EH Bildu

/ Enrique Maya
Enrique Maya no se presentará como candidato de UPN a la alcaldía de Pamplona el próximo 28 de mayo. El edil regionalista anunció ayer que rechaza concurrir por cuarta vez a las elecciones y deja paso a Cristina Ibarrola, que se las tendrá que ver contra el exalcalde Joseba Asiron y contra la consejera socialista Elma Saiz.

UPN se encamina hacia las elecciones forales y municipales sumido en una crisis sin precedentes. La formación regionalista acumula casi ocho años en la oposición y podría perder varias de las principales plazas municipales de la Comunidad Foral tras su reciente ruptura contra PP y Ciudadanos, que se presentarán en solitario. 

El partido liderado por Javier Esparza, además, ha perdido al que se presumía como principal activo electoral: el alcalde de Pamplona, Enrique Maya. El edil lo anunció ayer para alegría de un sector de su propio partido en la capital navarra

"Va a haber otro cabeza de lista y no voy a ser yo. Estoy convencido de que podría haber sido el candidato, pero creo que es mejor que haya otra persona, otra candidatura a ser alcalde, alcaldesa en este caso, de Pamplona", asegura. 

Maya reconoce sobre su salida que "es una cuestión que yo estaba valorando de verdad, no estábamos haciendo teatro, yo no estaba queriendo hacerme el importante, esto va en serio, estaba analizando esta situación, y finalmente he llegado a la conclusión de que todo en la vida tiene un ciclo. Ha sido un ciclo realmente hermoso para mí, 12 años dedicados a la primera fila política, ocho de alcalde y cuatro en la oposición, y creo que ha llegado el momento de este cambio de ciclo". 

También anunció que deja paso a Cristina Ibarrola, exdirectora general de Salud, actual parlamentaria, sin experiencia en la política municipal y cercana a Javier Esparza: "Llega una persona con nuevas ideas, nuevos aires, nuevas energías, que estoy convencido de que va a ser la próxima alcaldesa de Pamplona, y por ello tomé esa decisión de dejar este cargo público", afirmó. 

El alcalde también anunció que no integrará la lista autonómica de UPN: "Ya está, he tenido la enorme fortuna de ser alcalde de mi ciudad. Siempre he dicho que me enamora Pamplona, que conozco muy bien Pamplona y si algo me gusta de la política que he hecho es que ha sido en Pamplona, y ya está". 

Guerra del centro-derecha navarro

Hasta una encuesta de El Mundo pronostica que UPN no tiene opción alguna de recuperar Navarra, a no ser que pacte con los socialistas, y también vaticina que una mayoría progresista controlaría Pamplona, presumiblemente con el exalcalde abertzale Joseba Asiron. Los regionalistas, mientras tanto, andan en guerra contra sus socios del PP, que les ha arreado a través de su vicesecretario de Organización estatal, Miguel Tellado

Maya2

Enrique Maya. 

Tellado dice que "UPN ha renunciado a ser centro derecha. UPN quiere ser con Javier Esparza muletilla del Partido Socialista". La mano derecha de Alberto Núñez Feijóo ha dejado la puerta abierta a los tránsfugas Sergio Sayas y Carlos García Adanero: "Debe ser el PP de Navarra quien hable con los diputados Sayas y Adanero y con otros integrantes de Navarra Suma porque también hay representantes de Ciudadanos que probablemente no concurran a las elecciones y que pueden tener cabida en nuestro proyecto en Navarra". 

Javier Esparza ha estallado contra el PP por ello: "Son unas declaraciones intolerables, injustas, fuera de lugar y repletas de mentiras por un mero interés partidista. El PP traicionó a UPN y ahora nos insulta. Pretenden justificar la deslealtad del PP con UPN tras haber preparado la traición de Sayas y Adanero. Esperábamos que, con la llegada de la nueva dirección al PP, las malas artes desaparecieran, pero es evidente que se han mantenido"

El líder de la oposición en Navarra cree que la relación entre ambos partidos se truncó cuando el PP alentó el boicot de Sayas y Adanero a la Reforma laboral: "En ese momento, el PP era socio de UPN y, por tanto, la deslealtad es absoluta. En definitiva, es evidente que el PP traicionó a UPN y animó a Sayas y Adanero a engañar a su partido y a todos los españoles, diciendo que iban a acatar la disciplina de voto para hacer luego lo contrario. Parece que esta es la forma de entender la política del Partido Popular, con mentiras, traiciones y malas artes a un socio leal como UPN". 

COMPARTIR: