21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es líder sindical, vicepresidente de la Diputación leonesa y alcalde de su pueblo natal, Cabreros del Río

Matías Llorente, señalado en la serie 'Muerte en León', pone en jaque al independentismo leonés

/ Matías Llorente. Foto: León Noticias.
El vicepresidente de la Diputación de León, Matías Llorente (Unión del Pueblo Leonés), fue azote la pasada década de Isabel Carrasco (PP), asesinada en 2014 por la madre de una extrabajadora de la institución que lideró. Ahora Llorente, también alcalde y líder sindical, capea acusaciones por supuesta prevaricación y mira con recelos el aumento del "leonesismo".

El aura apolítica que rodea a Matías Llorente se da con bastatante asiduidad en provincias. Y es que en la 'España vacía' los que viven de la política son advertidos con ciertos recelos por no 'agachar el riñón'.

Pero Llorente capea esta situación con algunas credenciales. Y es que el actual vicepresidente de la poderosa Diputación de León se entrega a los demás como líder del sindicato agrario Ugal-UPA y ejerce como alcalde de su pueblo natal: Cabreros del Río, que cuenta con poco más de 400 habitantes.

Matías Llorente, azote político de Isabel Carrasco

En 2014 la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, era asesinada por varios disparos. La controvertida estrella del PP moría a manos de la madre de una extrabajadora de una institución que lideraba entre acusaciones de nepotismo.

A ello ayudó que en 2012 varios medios publicasen que le había cargado a la Diputación una factura de casi 180 euros por un supuesto tratamiento de belleza que resultó ser dos obsequios para una trabajadora.

Aun así el PP sabía que Carrasco no podía seguir ni un minuto más al frente de una institución que contrataba por oposición a decenas de familiares de estrellas del partido en la provincia. Matías Llorente, entonces diputado provincial por el PSOE y actual estrella de la Unión del Pueblo Leonés, decía que ninguno de sus compañeros había "hecho regalos a ningún trabajador ni se ha arreglado 'el felpudo' en un centro de belleza".

Llorente afirmó años después que no se arrepintió del exceso: "No me arrepiento en absoluto. Podía haber utilizado palabras más finas, pero en el medio rural con esa definición lo entendemos todo. Pude demostrar que con el dinero del grupo se arreglaba sus partes internas y externas".

Y es que el líder sindical, ahora coaligado con la Unión del Pueblo Leonés, estaba en campaña contra una dirigente que hacía y deshacía sin tener demasiada consideración hacia las más elementales normas éticas.

Su campaña minó a Carrasco, que se vio acorralada. Llorente lo recordó así: "De la noche a la mañana vimos cómo en el despacho personal de la presidenta se incrementó un guarda jurado. Ante esta situación hice una pregunta en el pleno y en el pleno se me contestó. Luego se me llamó aparte y me dijo que era porque había algún problema. Ante esa situación no quise preguntar más".

"Yo la forma de plantear la política y los enfrentamientos verbales que pudiera tener con Isabel Carrasco siempre se los dije en vida. A mí me gusta hablar con las personas en vida. Cuando se está en un cargo político como el de esta persona, yo diría que en estos últimos dos años hubo un cambio mayor y más apertura", añadió.

Leonesismo

El vicepresidente de la Diputación de León, que cuenta con un presupuesto anual de más de 130 millones de euros anuales, no parece ver con demasiados buenos ojos la ola de leonesismo que invade la provincia.

Matías Llorente. Foto. Ileón.

Y eso que el partido al que está coaligado, la Unión del Pueblo Leonés, es uno de los promotores junto a PSOE y Podemos de la campaña que pide que León, junto a Salamanca y Zamora, compongan la decimoctava autonomía española.

Llorente aseguró en enero de este año que no quería que la Diputación se lanzase en tromba a apoyar este proyecto: "No es tempero en este momento y con eso lo digo todo". El vicepresidente de la Diputación sin embargo sí que ha apoyado en su pueblo una moción que pide la independencia leonesa de la Castilla liderada por Valladolid y Burgos.

Apelación a la Constitución

La citada moción pide "el derecho a la constitución como comunidad autónoma de la Región Leonesa". Y para ello apelan al artículo 143 de la Constitución, cuyo punto 1 asegura que "las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas con arreglo a lo previsto en este Título y en los respectivos Estatutos".

Los impulsores de la Región Leonesa, liderados con entusiasmo por el PSOE que gobierna en la ciudad de León, se retrotraen a la división provincial de 1833, que unía a las provincias de León, Zamora y Salamanca al margen de Castilla. Este hecho, eso sí, enfada al PSOE de Castilla y León.

El alcalde vallisoletano Óscar Puente ha sido rotundo: "Les aseguro que las personas al frente de la organización del partido en Ferraz no son de Castilla y León y no han entendido ni una palabra de esta iniciativa".

Llorente, que prefiere que la Diputación se centre en la gestión en vez de liderar un proyecto autonomista, aplaude que esta corriente leonesista obligue al menos a la Junta de Castilla y León a hablar sobre su provincia. Pero parece cauteloso con el proyecto.

El azote de Isabel Carrasco, y testimonio estrella de la serie 'Muerte en León' de HBO, parece más pendiente de torear algunas acusaciones similares a las que él lanzó contra la antigua presidenta de la Diputación. Y es que es el sindicato agrario Asaja le acusa de prevaricar para favorecer mediante subvenciones a la central que lidera, Ugal-UPA. Las vueltas que da la vida...

COMPARTIR: