13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Atresmedia organizará el único debate que enfrentará a los cinco grupos parlamentarios con más representación en el Congreso además de Vox

Comienza la campaña electoral más emocionante de la democracia con un cuarenta por ciento de indecisos

Comenzó la carrera electoral hacia el 28 A
Comenzó la carrera electoral hacia el 28 A
Ya estamos en la recta final, ya estamos en ese momento donde los políticos pueden pedir el voto directamente a través de sus mítines y de la pequeña pantalla. Antes estábamos en un anticipo que ha sido muy largo. Con una cifra del 40% de indecisos según el CIS, esta campaña electoral se presenta esencial en su determinación a través de las redes utilizadas.Desde elcierredigital.com destacamos los acontecimientos mediáticos más relevantes que se pueden vivir en los últimos momentos.

Dicen los expertos que algo que puede ser determinante estas dos semanas es no meter la pata delante de un micrófono. Ese axioma es el que está tratando de seguir el equipo del presidente actual , el socialista Pedro Sánchez, que busca reeditar un liderato que le permita estar cuatro años más en La Moncloa, para ello ha limitado su presencia en entrevistas al máximo porque éstas son monedas al aire que nunca saben cómo van a salir.

Digamos que los asesores optan por entornos controlados. Los meetings son grandes odas al líder donde el orador suelta su discurso sin ningún tipo de interpelación. Este planteamiento es uno de los motivos por el cual Sánchez haya despreciado los eventos electorales de RTVE.

Pedro Sánchez.

Empezando por el gran debate. Atresmedia se ha apuntado un tanto organizando el único que enfrentará a los cinco previsibles grupos parlamentarios con más representación en el Congreso, incluido también Vox. Sí que es cierto que después del éxito que tuvo el de 2015, el grupo mediático movió ficha pronto y lo propuso a las fuerzas políticas en cuanto se supo la fecha de los comicios. Algo que pilló a contrapié a la televisión pública. Sin embargo, desde TVE esperaban tener más cancha en este 28-A. Unas semanas de tanta agitación informativa que puede suponer una merma en sus audiencias ya que la Sexta, con tanta programación de este género, se puede aprovechar para tener más seguimiento.

Esta semana hemos sabido que el comité de campaña de PSOE ha decidido aceptar la invitación de Atresmedia y declinar la de TVE. Desde Prado del Rey se estaba preparando un debate a cuatro en el que se enfrentaran PP, PSOE, Cs y Unidas Podemos, en un formato más parecido al que vimos en 2016 que al utilizado unos meses antes por la Sexta y Antena 3 cuya inspiración se debe a los debates de la BBC.

Pablo Casado.

¿Y eso por qué es así? TVE, al tratarse de un medio público, rige sus contenidos electorales en los repartos de tiempo que dicta la Junta Electoral Central. Por tanto, este organismo reduce la presencia de los periodistas en la participación en estas lidias. Por tanto, este tipo de programas empequeñece las posibilidades de que uno de los candidatos saque los pies del tiesto. Digamos, entonces, que el formato de Atresmedia favorece al menos a priori a los intereses de Pedro Sánchez.

Al mismo tiempo, otro aspecto importante es que el debate que habría tenido lugar en la televisión de todos no podría haber contado con la participación de Vox, puesto que todavía no tiene representación parlamentaria. Y es que a Sánchez le interesa un enfrentamiento entre él (en solitario) frente a las denominadas ‘tres derechas’. Al tener un ‘NO’ como respuesta la casa ha decidido dar marcha atrás y no organizar este debate. Hubiera estado feo verlo entre segundas espadas.

Albert Rivera.

Hablando del debate, hay un aspecto que habría que repasar. Saber si se podrá ver desde el extranjero. Si ya bastante difícil lo tienen para votar los españoles que viven fuera por el maldito voto rogado, falta por saber si podrán seguir sin ningún tipo de problema el contenido desde otros países. Puede parecer una tontería, pero me explico con más detalle. Partiendo de la base de que Antena 3 y la Sexta emiten gracias a una licencia con vocación de servicio público, la mayor parte de su contenido a la carta de sus páginas web se encuentra bloqueado por geolocalización, tanto el de ficción (que puedo entender los motivos) como el informativo, chocando con la función como medio para informar a la ciudadanía, haciendo que el español que se ha visto abocado a emigrar tenga que buscarse las habichuelas para ver este contenido de forma incluso pirata.

Como decía, yo entiendo que uno no pueda ver el último episodio de la serie de Antena 3 a la carta, pero lo que no concibo es que Atresmedia bloquee ‘Al Rojo Vivo’, Salvados o Espejo Público para ganar dinero de los españoles que han tenido que salir fuera para ganarse la vida. Creo que sería fundamental Atresmedia aclarara si pondrá a disposición de todos los ciudadanos (los de fuera y los de dentro) el debate para que lo puedan ver cuando y donde quieran. Por qué, qué tendría que hacer un residente en Kuala Lumpur (por ejemplo), que allí el 23 abril el debate se vería de madrugada, para seguirlo. ¿Trasnochar? Espero respuestas.

Pablo Iglesias.

Y si hablamos de meter la pata como algo que tienen que evitar los socialistas, y como algo de lo que buscan beneficiarse siempre que lo hagan otros contrincantes políticos, esta campaña está siendo un filón para ello. Empezando por Pablo Casado, donde a decir verdad, a pesar de que tiene entrenamiento previo al haber sido portavoz del Partido Popular e integrante en un montón de tertulias, está un poco verde en estas facetas. Aunque ya tenemos unas cuantas para la hemeroteca estas últimas semanas, estos días hemos vivido dos muy destacadas.

El primer resbalón tuvo lugar en la presentación del programa político en Barcelona, donde dijo que Sánchez prefería estar con los terroristas manchados con las manos de sangre frente a aquellos que las tienen pintadas de blanco. Los medios se cebaron con el joven candidato del PP, ya que la maldita hemeroteca es el gran enemigo de los políticos de hoy en día. Solo hizo falta sacar unas declaraciones de uno de sus máximos colaboradores, Javier Maroto cuando era alcalde de Vitoria, cuando este se justificaba de forma positiva tras llegar a acuerdos con Bildu. A veces, da la sensación de que determinados partidos desprecian a otros, dando la sensación como si estos segundos tuvieran representación por arte de magia. ¿Acaso no son españoles y ciudadanos también, con los mismos derechos, los españoles que votan a estas fuerzas políticas? Es otra pregunta que dejo en el aire.

El segundo mal entendido de Casado ha venido a propósito del Salario Mínimo Interprofesional. El representante de la formación conservadora, que pasaba por los micrófonos de Onda Cero, daba a entender que bajaría el SMI. Horas después, viendo el revuelo que se había montado intentó aclararse, pero sin éxito. Al PP de Casado se le vieron las costuras puesto que dio a entender que dejaría el jornal en los 850 euros que acordó Rajoy con los sindicatos, despreciando la subida ejercida por el gobierno salido tras la moción de censura. Quiero que me lo expliquen, ¿cómo se puede pedir el voto al decirles a los exprimidos trabajadores de nuestro país que les vas a bajar el sueldo? Eso es gasolina para Sánchez.

Se abre un tercer episodio en esta historia con la parodia que está iniciando NNGG del PP con Falcon Viajes. En un spot publicitario, donde de nuevo como ya pasara con las hijas de Zapatero, se hace una utilización de imágenes de la familia de Sánchez. Algo que podría ser un pinchazo en toda regla. Veremos que recorrido tiene eso.

Santiago Abascal.

De Ciudadanos todavía no tenemos nada, pero no se preocupen que lo habrá. Si algo se ha demostrado en últimos años es que la formación naranja se desinfla en la recta final. Solo hace falta recordar las declaraciones inoportunas de hace tres años de Marta Rivera de la Cruz cuando justificaba el mismo tratamiento para el hombre y la mujer en la violencia dentro del núcleo familiar. Aquello fue un filón.

Tampoco se libra la izquierda de estas meteduras de pata. Pablo Iglesias era entrevistado esta semana en el diario Marca como el resto de candidatos. Y hubo dos destacados que llamaron la atención, uno primero en el que colocaba a Juan Antonio Samaranch en el mundo franquista, sin embargo Iglesias decidió recular en el último momento a la hora de valorar los motivos por el cual el Ayuntamiento de Barcelona decidió retirar una escultura donada por éste años atrás.

Donde no dio un paso atrás, fue a la hora de hablar del futbolista ucraniano Roman Zozulia, el líder de Podemos calificó al delantero del Albacete como neonazi y opinó favorablemente sobre el veto que hizo la afición del Rayo Vallecano hace un par de años cuando Zozulia fue contratado por el cuadro madrileño, algo que finalmente se frustró. Las declaraciones de Iglesias han tenido mucho eco en La Mancha enfadando mucho a los aficionados albaceteños. Lo dicho por Pablo Iglesias es fruto del desconocimiento, aquello fue una campaña de desprestigio sin fundamento, ya que fue una fake news, aquel montaje se montó únicamente al salir una foto donde Zozulia posaba con uno de los líderes de las revueltas de su país de origen. El Albacete y el jugador han tomado cartas en el asunto y preparan una querella criminal contra el candidato de Unidas Podemos.

Lo que podemos evidenciar es que el momento que vivimos donde el click rápido y los sucesos virales es lo que cuentan, las campañas electorales se convierten en cuentos muy interesantes. Luego vienen las municipales, autonómicas y europeas, tenemos caldo para rato. La que nos espera…

COMPARTIR: