10 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El mundo de la política se vuelca en la despedida al exministro de Interior, el Gobierno decretado un día de luto oficial

Último adiós a Alfredo Pérez Rubalcaba, el retrato de una "rara avis" de la política y un socialista de otro tiempo

Pilar Goya y Pedro Sánchez esperando el feretro de Alfredo Pérez Rubalcaba a las puertas del Congreso de los Diputados
Pilar Goya y Pedro Sánchez esperando el feretro de Alfredo Pérez Rubalcaba a las puertas del Congreso de los Diputados / Bernardo Paz
El mundo de la política en general y del socialismo en particular se volcó en solidaridad con la familia para despedir a Alfredo Pérez Rubalcaba, el exdiputado socialista, exministro del Interior y exesecretario general del PSOE, un "animal" político que fue respetado por rivales y amigos, tanto dentro como fuera de la política española. El gobierno ha decretado un día oficial de luto.

El mundo de la política se despidió de Alfredo Pérez Rubalcaba en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, al igual que el jefe del Estado, Su Majestad Felipe VI, que junto a la reina Letizia, visitó la capilla ardiente del político tras regresar a Madrid desde Barcelona. El político cántabbro falleció el día 10 tras sufrir un ictus cerebral dos días antes.

La Casa Real le dedicó unas palabras en su cuenta de Twitter: "Hondamente entristecidos por la repentina muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba. Le recordaremos y le agradeceremos siempre su permanente y profunda visión institucional y su alto sentido del Estado en su vida política de servicio a España". También el anterior presidente del gobierno, Mariano Rajoy, le dedicó unas sentidas palabras en su Twitter: "Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido una de las personalidades más importantes del reciente historia de España y como tal merece ser honrado y reconocido. Fue un hombre de Estado y un adversario digno de respeto y admiración. Descanse en paz".

Llegada de los restos mortales de Alfredo Pérez Rubalcaba al Congreso de los Diputados / Bernardo Paz

El gobierno decretó luto oficial desde las 20.00 horas del día 10 de mayo hasta las 24 horas del día 11 de mayo. Los partidos politicos suspendieron todos sus actos electorales del viernes, a excepción de Vox que mantuvo su agenda de campaña.

Alfredo Pérez Rubalcaba (Solares, Cantabria, 1951) es para muchos el protagonista del final de toda una etapa del PSOE, paralelo al fin de toda una época del propio país de España. Fue capaz de acudir a los comicios de noviembre de 2011, tras el adelanto de las elecciones por parte del entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero, sabiendo que el PP de Mariano Rajoy estaba a punto de desembarcar en el Gobierno como un rodillo.

Algunos le acusaron de llevar al partido a sus peores resultados, claro que por entonces no protagonizaba la escena política Pedro Sánchez, el líder del PSOE que obtuvo peor resultado de la historia electoral del partido, hasta que logró enderezar el rumbo en 2019.

Cántabro de nacimiento, Rubalcaba se trasladó desde temprana edad a vivir a Madrid junto a su familia. Su abuelo era militar republicano y su padre piloto de Iberia. Pasó sus primeros años en el elitista barrio de Salamanca. Doctor en Química Orgánica por la Universidad Complutense de Madrid, fue ministro de Educación y Ciencia (1992-1993) y ministro de la Presidencia (1993-1996) en los Gobiernos de Felipe González. En la V Legislatura fue diputado por circunscripción electoral de Toledo, desde 1993, pasando a serlo por Madrid tras las elecciones de 1996 y 2000, por Cantabria en 2004 y por Cádiz en 2008.

Rubalcaba fue nombrado Diputado en 1993 y desde entonces ha formado parte de todas las legislaturas hata su retirada. Además, fue ministro de Educación y Ciencia (entre 1992 y 1993), ministro de la Presidencia (de 1993 a 1996), portavoz del Grupo Parlamentario Socialista (de marzo de 2004 a abril de 2006), vicepresidente primero del Gobierno y portavoz (en 2011) y ministro del Interior (entre 2006 y 2011).

Estuvo al frente de la Secretaría General del PSOE desde febrero de 2012, cuando se impuso a la exministra Carme Chacón en el congreso de Sevilla. El 26 de mayo de 2014 anunció su dimisión, asumiendo la responsabilidad por la derrota electoral y convocando un cónclave extraordinario para elegir al próximo líder de los socialistas, Pedro Sánchez.

Ministro del Interior

Su etapa más importante fue como ministro del Interior, desde abril de 2006 hasta 2011, una etapa muy dura en la que batalló contra el fin de ETA. El 21 de octubre de 2010 tomó posesión como vicepresidente primero y portavoz del Gobierno de España, conservando además sus responsabilidades en el Ministerio del Interior. Fue un ministro respetado y querido por la Guardia Civil, porque lo consideraban muy cercano a los problemas que sufría ese cuerpo y al sufrimiento por el azote del terrorismo etarra. Rubalcaba anunció la renuncia de sus cargos el 8 de julio de 2011 para presentarse como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales de 2011.

En junio de 2014 anunció que dejaría su escaño en el Congreso y la vida política en septiembre de 2014 para volver a la universidad a impartir clases de Química Orgánica, con la ayuda de su mujer Pilar Goya, profesora del CSIC, que le ayudó a retomar las clases como profesor en la Universidad Complutense en la rama de Química, una vez que se retiró de la vida política. Pilar Goya le ayudó a ponerse al día en todo lo concerniente a la docencia académica. El matrimonio nunca tuvo descendencia, aunque han mantenido una relación muy estrecha con todos sus sobrinos.

Su despedida de la política se produjo finalmente el 2 de septiembre de 2014, pactando previamente con el PP de Mariano Rajoy algo vital para el futuro de España, como lograr consensuar la abdicación de Juan Carlos I y la subida al trono de su hijo Felipe VI.

Pilar Goya, esposa de Pérez Rubalcaba junto al exministro.

Durante sus años como Ministro del Interior suscitó todo tipo de polémicas por la cantidad de poder que fue capaz de acumular.  Llegaron a decir que con Rodríguez Zapatero era el verdadero presidente en la sombra. Pero siempre su actitud ante las críticas fue siempre firme,  aguantándolas de forma estoica. Esta fue una de sus características principales. Tanto o más como su sentido del humor, con un estilo socarrón característico del norte.

Profesor universitario

Tras su abandono de la política, Pérez Rubalcaba volvió a su puesto de profesor universitario. La crisis económica hizo que la vida laboral de los ex políticos y las famosas puertas giratorias acabaran con la buena imagen de algunos líderes de la política española, pero él siempre negó que fuera a hacer uso de ellas y mantuvo su palabra hasta el final. Nunca se le escucharon declaraciones ruidosas sobre la actualidad política, ni se convirtió en otro clásico entre los exbarones de su partido.

La puerta de los leones se abrió este viernes para rendir el último homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba / Bernardo Paz

Alejado de la vida pública, desde hace un lustro, Rubalcaba es casi una rara avis en el actual panorama español.  Siempre junto a su fiel y discreta compañera de vida, la profesora del CSIC Pilar Goya, con la que lleva ya cuarenta años de matrimonio y con la que comenzó un noviazgo en 1968, siendo ambos adolescentes ya que eran vecinos del barrio de Salamanca.

Su viuda, Pilar Goya nació en Vitoria, en el seno de una familia acomodada y conocida en la ciudad, de derechas, compuesta por cinco hermanos. Muy parecida a la familia de Rubalcaba. Con el tiempo, como también ocurrió con Alfredo, la familia se trasladó a Madrid y se instaló en el barrio de Salamanca.

Tras acabar su carrera, Pilar se doctoró en Ciencias Químicas por la Complutense y se marchó a completar sus estudios a la Universidad de Konstanz (Alemania). Regresó  y se incorporó al CSIC dentro del Instituto de Química Médica, del que llegó a ser directora y también responsable del Departamento de Relaciones Internacionales. Según su currículo, Goya es autora de más de 150 publicaciones científicas e inventora de una docena de patentes internacionales.

COMPARTIR: