21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Solo alrededor del 53% de los catalanes han participado en estos comicios, esto es, un 30 % menos que en 2017

Analizamos la ‘falsa victoria' de los independentistas tras perder más de 700.000 votos el 14-F

Elecciones Cataluña 2021
Elecciones Cataluña 2021
Pese a sumar mayoría absoluta con 74 escaños, los partidos independentistas catalanes han perdido, en conjunto, más de 700.000 votos en las elecciones del pasado domingo, dominadas por una abstención histórica de un 47% de ciudadanos que prefirieron quedarse en casa sin prestar atención a los comicios. Una actitud que se ha dejado sentir, sobre todo, en partidos como Ciudadanos que de 36 escaños que logró en 2017, se queda ahora con 6.

Un total de 5.624.044 catalanes estaban llamados a las urnas el pasado domingo, 14 de febrero, sin embargo,  solo se han recabado 2.874.610 votos, frente a los 4,4 millones de hace tres años. Es decir, tan solo un 53,54% del electorado, incluido el voto por correo, frente al 81,4% de 2017. Las abstenciones, por el contrario, ascienden a 2.494.382 en el 14-F,  es decir, que se han quedado sin votar alrededor del 47%, por lo que estos comicios se han convertido en los menos concurridos de los 12 celebrados desde 1980.

El escrutinio de votos arroja un resultado de 33 escaños para el Partido Socialista Catalán, (PSC, 652.858 votos); 33 para Esquerra Republicana de Catalunya (ERC, 603.607 votos); 32 par Junts per Catalunya (JxCat, 568.002 votos); 11 para Vox (217.883 votos); 9 para Candidatura d'Unitat Popular (CUP, 189.087); 8 para Catalunya en Comú-Podem (ECP-PEC, 194.626 votos); 6 para Ciudadanos (157.903); y 3 para el Partido Popular(109.067 votos).

Al compararse estos resultados con los obtenidos en 2017, y si se suman los votos que recibieron entonces ERC (948.233), JxCat (935.861) y CUP (195.246), el total de votos es de 2.079.340 que frente a los 1.360.696 recibidos en esta ocasión, se observa una diferencia que asciende a 718.644. Ello demuestra que la victoria de los independentistas no ha sido tal, ya que, con esta cantidad de votos perdidos, parece que una buena parte del electorado catalán está hastiado de la crisis política en la que está sumida su comunidad autónoma. 

La gran debacle de Ciudadanos

Otro de los temas a destacar de estas elecciones es la gran debacle de Ciudadanos, con una pérdida de 30 escaños respecto a 2017, cuando obtuvo alrededor de 1.109.732 votos, frente a los 157.903 votos que ha obtenido el 14-F. Todo parece pensar que estos votos han ido a parar al Partido Socialista y, sobre todo a Vox, que se estima que ha recibido unos 200.000 con lo recibido también de los votos perdidos por el Partido Popular.

Sin embargo, parece que la mayoría de los votantes de Ciudadanos se han quedado en su casa sin votar, unas 700.000 personas, cifra similar a la de los que no votaban antes de la irrupción en la escena política de este partido.

Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos

En cuanto al Partido Socialista, en las últimas elecciones con Iceta, obtuvo unos 605.000 votos, ahora Illa ha obtenido unos 645.000, es decir, solo 40.000 de diferencia y aun teniendo en cuenta que el exministro de Sanidad ha hecho la campaña menos nacionalista que se recuerda por parte del PSOE e incluso así, ha conseguido empatar a escaños con ERC. "Resulta relevante", en opinión de expertos.

Respecto a Podemos-En comun, el voto que ha salvado es el llamado “voto fiel”, se puede decir que no les ha ido mal en las elecciones pues han conseguido mantener los  8 escaños conseguidos en los anteriores comicios.

Por otra parte, la irrupción de Vox, que se estrena en el Parlamento catalán con 11 escaños, se puede entender a partir del hartazgo de los electores frente a una actuación contemporizadora de los partidos constitucionalistas respecto al separatismo, de ahí que el sector más radical de Ciudadanos haya optado por la extrema derecha al ver en ella una mayor defensa contra el independentismo. 

COMPARTIR: