18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Unión de Oficiales celebra la decisión de la Justicia pero lamenta el daño ocasionado a la imagen del capitán Germán García

Desestimado el recurso de la sargento del Seprona Gloria Moreno contra dos de sus superiores por "acoso laboral"

Seprona.
Seprona.
La Justicia ha desestimado el recurso de la sargento del Seprona Gloria Moreno, que acusaba a dos de sus superiores y a un guardia civil de acoso y hostigamiento mediante “la fabricación” de expedientes disciplinarios como represalia por su participación en un operativo en contra de la caza furtiva de una especie protegida. Unión de Oficiales de la Guardia Civil Profesional celebra la decisión, pero lamenta el grave daño ocasionado a la imagen del capitán Germán García.

La Sala de Justicia del Tribunal Militar Central ha rechazado el recurso de apelación de la sargento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) Gloria Moreno en contra del archivo de la causa en la que acusaba al coronel Ricardo Arranz, al capitán Germán García y al guardia Miguel Ángel Padial de urdir una estrategia de acoso laboral en su contra.

La denuncia fue interpuesta en el año 2019 contra los citados mandos por, presuntamente, ejercer una actividad de acoso y hostigamiento permanente mediante “la fabricación” de numerosos expedientes disciplinarios. Según la sargento, como represalia por su papel en la operación que llevó a cabo el 8 de septiembre de 2015 contra la caza furtiva de pardelas en el islote de Alegranza, en el Archipiélago Chinijo, y que culminó con una condena del Juzgado de lo Penal Nº1 de Arrecife a diez personas por un delito contra las especies protegidas de la fauna silvestre, así como a una multa de 8.640 euros.

A raíz de esa intervención, Moreno fue expedientada hasta en ocho ocasiones por quejas procedentes de particulares, protectoras de animales y de informes de psicólogos de la Comandancia de la Guardia Civil. Todos los expedientes, no obstante, acabaron sin sanción.

La sargento Gloria Moreno. 

De hecho, el primero de ellos, que se había iniciado por una queja del director del centro Isla de La Graciosa al interpretar que había existido un trato desconsiderado hacia él por parte de la sargento en una reunión, finalizó con sanción de un día de empleo y sueldo. No obstante, la sargento recurrió ante el Tribunal Militar, que anuló la sanción porque no se habían valorado el resto de las pruebas, que demostraban, según la sentencia, que el trato fue “considerado, cortés y educado”.

El segundo expediente nació de la queja de una vecina porque había puesto una denuncia ante el Seprona para que se retiraran los escombros de un solar junto a su casa y no se había actuado. También responsabilizaron a la sargento pero el expediente fue anulado en recurso de alzada. El tercer expediente, por dos faltas graves, caducó en abril de 2018, sin sanción. Se le achacaba que no había dado trámite a dos denuncias por maltrato animal, cuando en realidad estaba de baja por maternidad.

La Justicia considera que no hubo “abuso de autoridad" 

La autoridad judicial asegura que ninguno de los hechos en los que la sargento fundamentó su querella son constitutivos de “abuso de autoridad ni de ningún otro delito”, y estima que los diversos expedientes sancionadores contra la sargento fueron abiertos por orden de las autoridades competentes, es decir, del Coronel Jefe de Comandancia, del General Jefe de la Zona de Canarias y por el Director de la Guardia Civil, "dentro de sus potestades, como consecuencia de la presentación de quejas ciudadanas". 

Asimismo, descarta la confabulación previa de los tres acusados para perjudicar a Moreno, ya fuera por el servicio prestado en Alegranza (2015) o por algún otro motivo y señala que "las acusaciones de la sargento se basan en valoraciones personales no corroboradas ni acreditadas en las actuaciones judiciales; tales como el supuesto malestar generado en sus superiores por el servicio de Alegranza o la comunicación de un supuesto delator en el Destacamento de Lanzarote".

En un comunicado, Unión de Oficiales de la Guardia Civil Profesional señala que "la dignidad e imagen profesional del Capitán Germán García, el cual ejerce el mando de la Sección del Seprona de Las Palmas desde el año 2004 caracterizándose por su profesionalidad y discreción, ha sufrido un grave daño dado que las acusaciones ejercidas contra él sin fundamento alguno, han tenido publicidad en varios medios de comunicación y redes sociales". 

COMPARTIR: