27 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde CSIF advierten que las rotaciones de los 100.000 puestos de trabajo temporales de la empresa pública están atascadas

Los sindicatos exigen a Correos abrir nuevas bolsas de empleo: "Hay una falta agobiante de efectivos"

Oficina de Correos.
Oficina de Correos. / Correos
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) exige a Correos la apertura de nuevas bolsas de empleo. El sindicato considera inaceptable la situación actual, con la rotación parada de los 100.000 puestos de trabajo temporales que proporciona la empresa estatal. Esto ocasiona que existan muchas unidades de trabajo con una falta preocupante de efectivos. CSIF recuerda que fallar a este colectivo supone fallar también “a la calidad del empleo”.

Formar parte del personal de Correos cada día es más complicado. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato de las administraciones públicas, ha exigido a la empresa de carácter estatal la apertura de nuevas bolsas de empleo. CSIF considera a Correos una "fábrica que da lugar a 100.000 empleos temporales con las rotaciones". Sin embargo, denuncia que ahora mismo dichas rotaciones “están atascadas o, directamente, no existen”. La situación provoca que “haya muchas unidades de trabajo con una falta agobiante de efectivos”.

CSIF recuerda que las actuales bolsas de trabajo ya se encuentran “obsoletas”. Aparte de esto, son claramente “insuficientes”, además de que “en algunos casos están agotadas”. “Se trata de una situación insostenible" a juicio del sindicato, "que ya no puede esperar más para corregirse”. Las actuales bolsas de empleo cuentan con bases firmadas hace ya más de dos años, el 23 de octubre de 2017.

Por ello, CSIF reivindica "que no se puede fallar a un colectivo que, por lo general, está tan necesitado de empleo”, añadiendo que “fallarles a ellos también es fallar a la calidad del trabajo”. “Correos se ahorra esas contrataciones, y así pasa en los centros de trabajo, donde la falta de efectivos cada vez es más importante”, lamenta el sindicato. Por esta razón, CSIF solicita mantener siempre las bolsas de empleo actualizadas, algo aún más importante por el hecho de que uno de cada cuatro empleados de la empresa estatal tiene un contrato temporal.

CSIF solicitó hace un mes 12.000 empleos nuevos

De hecho, no es la primera vez que este sindicato solicita a Correos nuevos empleos. De cara al pasado Black Friday y a la próxima campaña de Navidad, CSIF pidió a finales de octubre a la dirección de la empresa pública que se contratasen 12.000 trabajadores. La Central Sindical lo justificaba aludiendo a que la plantilla está bajo mínimos y que desde el mes de junio las contrataciones están aparcadas con el agravante de esta temporalidad. "En una situación como esta, si no hay contrataciones, no hay trabajadores: los que están deben lidiar con un volumen de trabajo que ya empieza a ser inasumible en todos los ámbitos (reparto, oficinas y clasificación)", expuso el mes pasado.

Juan Manuel Serrano, presidente de Correos, junto al presidente del Gobierno Pedro Sánchez

CSIF entiende que no se puede olvidar bajo ningún concepto que vivimos una época muy delicada en la que se ha originado una crisis económica y sanitaria: la COVID-19 está presente en todas partes (incluido en las unidades de Correos) y la manera de hacerle frente no son los recortes. El protocolo ha ralentizado los procesos, empezando por el uso obligatorio de la mascarilla.

En esta línea, el sindicato también pidió a la dirección de Correos "una reunión para plantear la Campaña de Navidad en la que el sindicato exigirá subir un 5% los 99,39€ de "la bufanda" (un pago anual extra por productividad) y que se eliminen o, como mínimo, que se suavicen los tradicionales descuentos por enfermedad (12,02€ por el primer día; 18,03€ por el segundo y, a partir del tercero, se pierde todo derecho) y que se puedan disfrutar de hasta tres días de asuntos propios (las Navidades lo son para todos)".

Huelga por subcontrataciones

Lo cierto es que CSIF no es el único sindicato descontento con Correos. La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó, junto a trabajadores de la empresa pública, una huelga parcial que tuvo lugar los pasados 16 y 17 de noviembre. La asociación sindical indicaba que el motivo era echar atrás los planes de subcontratación y el hecho de que sus quejas no recibieran respuesta ni por parte de la dirección de Correos ni del Gobierno.

“Correos, la mayor empresa pública del país lleva muchos años adelgazando y debilitando su estructura, patrimonios y medios. Son 30 años de privatizar servicios, departamentos y tareas. Privatizaron Caja Postal, externalizaron el servicio de recogida de buzones amarillos, casi todas las tareas de limpieza y mantenimiento, numerosas rutas de transportes, etc. En esta línea, hay planes y pruebas para subcontratar el servicio de rutas que lleva el correo desde los pabellones postales hasta las carterías de Madrid, que a su vez deposita correo para el reparto de los carteros en los buzones verdes que hay por todas las calles” denunciaba otro sindicato, en este caso CGT.

COMPARTIR: