06 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil solo logró identificar a dos residentes italianos, pero busca al resto de participantes que serán también denunciados

Vídeo: Denuncian a varias personas que celebraban una fiesta en una piscina en Mogán, Gran Canaria

La piscina quedó clausurada.
La piscina quedó clausurada.
Hay personas para quienes las medidas de confinamiento son poco más que papel mojado y eso debieron pensar las siete personas que celebraban esta mañana del jueves una fiesta a pie de piscina en la localidad canaria de Mogan. Cuando la Guardia Civil llegó al lugar salieron todos corriendo y los agentes pudieron detener a dos ciudadanos residentes en España pero de nacionalidad italiana, que fueron denunciados. Continúan las pesquisas para tratar de encontrar al resto de participantes.

La Guardia Civil de Puerto Rico-Mogán, en Gran Canaria, han denunciado a dos personas, de nacionalidad italiana aunque residentes en España, que participaban junto a otras en una piscina comunitaria de un complejo de apartamentos en la localidad canaria de Puerto Rico. El resto huyó cuando llegaron los agentes de la Guardia Civil y no pudieron ser identificadas.

Fue la Policía Local de Mogán quien solicitó ayuda de la Guardia Civil tras ser avisados de una fiesta que se desarrollaba en la piscina de un complejo residencial en explotación de multipropiedad. En el recinto había al menos siete personas tomando el sol, bebidas alcohólicas y escuchando música con normalidad, incumpliendo claramente las órdenes dictadas por el Real Decreto de 14 de marzo sobre el estado de alarma sanitaria.

En el momento que los agentes irrumpieron varios asistentes huyeron a sus domicilios, aunque lograron interceptar a dos personas, que fueron denunciadas por dos infracciones: Incumplir el confinamiento y alteración del orden público. Los agentes continúan intentando identificar al resto de asistentes que se encontraban en el lugar.

La Guardia Civil pudo denunciar a dos personas.

Ambos denunciados se enfrentan a multas entre los 601 y los 30.000 euros. Desde la Guardia Civil se recuerda que este tipo de imprudencias y acciones dolosas generan un riesgo para el que las comete así como para el resto de la población.

COMPARTIR: