22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ganó las primarias del partido de Abascal pero la formación eligió a otro candidato desde Madrid para encabezar la lista malagueña

Paco Vázquez, exsecretario de VOX Málaga, se va denunciando el "dedazo" de Ortega Smith

Paco Vázquez, excandidato de Málaga.
Paco Vázquez, excandidato de Málaga.
El exsecretario provincial de VOX Málaga, Francisco Vázquez, ha dejado la formación de Santiago Abascal dando un portazo y aireando los trapos sucios de la formación en Málaga. Vázquez denuncia que los cargos se dan a dedo por la dirección nacional y acusa directamente a Javier Ortega Smith de manejar las listas a su antojo, sin tener en cuenta las elecciones primarias.

Vox se desintegra en algunas provincias españolas. A las huidas de cargos del partido de Abascal durante todo el año, con los problemas de la formación en Canarias y Badajoz, se ha sumado ahora la salida de Francisco Vázquez, exsecretario provincial de Málaga, que fue el ganador de las pasadas elecciones internas/ primarias.

En una dura carta pública dirigida al vicepresidente de Vox, Javier Ortega Smith, Vázquez se despide de la formación contando lo ocurrido: "Vox planteó elecciones a nivel nacional y al ver los resultados que no le fueron satisfactorios, canceló, anuló y no ratificó lo que votaron y decidieron sus afiliados.

En Vox no hay democracia interna. A la hemeroteca a nivel nacional me remito. En Málaga no aceptaste el resultado democrático, repito, ganado por partida doble y no ratificaste al comité".

Se queja Francisco Vázquez de que fue la dirección nacional del partido quien eligió al candidato en esta ciudad andaluza: "Has elegido a dedo a quien has querido para que dirijan el partido en Málaga y olvidándote, como es mi caso, de los que hemos trabajado para que hoy tú estés ahí" y cuenta varios casos de elecciones en la provincia por parte de la dirección en Madrid: "El concejal de Torremolinos, Antonio Sevilla, fue elegido en su día a dedo para ese cargo, él lo confirmó por vídeo conferencia grupal e igualmente a dedo para presidente de la gestora. Vox funciona a dedo y no por meritocracia".

La última visita de Ortega Smith a Málaga.

El que fuera candidato de la formación de ultraderecha señala varios nombres como culpables del hundimiento de Vox en Málaga:  "Te señalo a ti y a toda tu línea de cargos pasando por Enrique Cabanas, Marcos Cruz, Tomas Fernández y Jacobo Vázquez, el jugar con los afiliados y su ilusión, habéis destrozado el partido por vuestras decisiones totalitarias. Buscáis gente nueva para trabajar gratuitamente y a la hora de recoger el fruto, aparecen terceros señalados por vuestros dedos, los afiliáis y colocáis en las instituciones". 

Y sigue denunciando Francisco Vázquez: "Te informé y pedí explicaciones por whatsapp, me bloqueaste. Mismo caso omiso de nuestra diputada Patricia Rueda, quién apareció de la nada para afiliarse y coger el puesto y ahora también se olvida de los que trabajaron para que ella estuviera ahí. Mismo caso omiso de la gestora elegida a dedo y su presidente, parte de ellos del equipo que perdió doblemente las elecciones. A quienes los afiliados dijeron no, ahora dirigen el partido.

Paco Vázquez en una foto cuando era candidato de VOX.

¿Vienes a Málaga a decirnos que: España se encuentra en una encrucijada, atacada por sus enemigos internos, los separatistas y por sus enemigos externos, los globalistas?".

Francisco Vázquez acudió al último encuentro de Ortega Smith con los simpatizantes en Málaga, donde según los asistentes hubo más periodistas que público, y allí mismo repartió esta carta: "La marca Vox “vende” el que demos un paso al frente, el que seamos valientes, pues te invito a repetir elecciones democráticas con urnas y no digitales, ya me entiendes, y a respetar lo que los afiliados elijan y a hacerlo a nivel nacional. (...) Esto es VOX, más de lo mismo. La derecha que miente y coloca a dedo".

Más tarde, Francisco Vázquez contaba en una entrevista: "cuando me planté en la calle Larios, mi miedo era que no pudiera acercarme a la cabecera del mitin, ya que me esperaba media calle abarrotada. Lo que me encontré fue algo muy distinto. Había solo cuatro gatos. Y entre esos cuatro gatos, la escolta de Ortega Smith, que no me quitaba ojo. Un escolta se me pegó para decirme todo el rato que incumplía una normativa, según la cual no se puede repartir panfletos en la acera. Como si yo tuviera 14 años. Jacobo Vázquez no dejaba de estar pendiente de mi".

COMPARTIR: