21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El documento de JxCAT y ERC incluye además la revisión del modelo de orden público y policial con respecto a "cualquier tipo de abuso" en Cataluña

El pacto de Gobierno de los independentistas recoge un plan para “hacer la República”

Una estelada.
Una estelada.
Los partidos independentistas ERC y JxCAT anunciaron el lunes un principio de acuerdo para formar Gobierno. En el documento, además de detallarse la estructura del futuro ejecutivo, también se incluyen otras cuestiones como una estrategia para “hacer la República Catalana” o la intención de revisar el modelo de orden público y policial en comisión parlamentaria. El consenso anunciado será solo para dos años, tiempo en el que pretenden llegar a un acuerdo con la Mesa de Diálogo de Sánchez.

En Cataluña ya ha empezado la ronda de consultas para investir a Pere Aragonés como presidente de la Generalitat. Después de largas negociaciones, y tres meses y tres días tras celebrarse los comicios, ERC y JxCAT anunciaron el lunes un principio de acuerdo para formar otro Gobierno de coalición independentista y, sobre todo, evitar el abismo que podría suponer una repetición electoral. De este modo, la elección del líder republicano podría celebrarse entre el jueves y el viernes.

En el documento, de 46 páginas, se detalla la estructura del futuro ejecutivo, sus prioridades programáticas y sus mecanismos de coordinación pero, además, incluye un apartado titulado "Estrategia independentista para hacer la República Catalana", una sección en la que los partidos catalanes prevén una “confrontación democrática” con el Estado para “forzarlo a una resolución del conflicto” y contempla una posible "intervención de los organismos europeos" para lograr un "referéndum acordado y vinculante" en Cataluña.

ERC y JxCat coinciden en considerar la autodeterminación como "la única vía democrática para la resolución del conflicto político entre Cataluña y el Estado español", si bien solo un referéndum "acordado" con el Gobierno de España "puede sustituir el mandato político" del 1-O para "hacer realidad la república catalana".

Pere Aragonès.

"Hay que preparar desde todos los resortes al alcance los diversos escenarios de confrontación democrática para ganar el ejercicio efectivo del derecho a la autodeterminación", reza el documento.

Asimismo, el acuerdo anuncia la creación de un "espacio de coordinación, consenso y dirección estratégica" integrado por ERC, JxCat, la CUP, la ANC y Òmnium Cultural, que prepare discretamente una estrategia unitaria para "culminar el camino hacia la República Catalana".

Revisión del orden público

Además, el acuerdo entre ERC y Junts para formar un gobierno de coalición recoge la revisión del modelo de orden público y policial en comisión parlamentaria, con respecto a "cualquier tipo de abuso policial" y para que haya un control “público, independiente y democrático” de los cuerpos policiales.

En el documento del acuerdo para la próxima legislatura, también se comprometen a incorporar nuevos elementos de prevención y mediación como principal estrategia para la resolución de conflictos en las actuaciones policiales, que deben incorporar "alternativas a las respuestas clásicas que garanticen la menor lesividad posible" y no descartan la posibilidad de realizar una modificación legislativa que garantice que la Generalitat no participe en acusaciones particulares contra participantes en movilizaciones sociales y políticas, "exceptuando aquellas donde haya lesiones a agentes acreditadas con certificado médico".

Un acuerdo frágil y breve

El consenso anunciado, en todo caso, será solo para dos años: hasta que llegue la moción de confianza que se ha pactado con la CUP. Hasta entonces, se dará una oportunidad a la Mesa de Diálogo con el Ejecutivo central.

Este punto de encuentro quedó enterrado hace ya más de medio año como consecuencia de la crisis sanitaria y después de que Quim Torra fuera inhabilitado como presidente de Cataluña, lo que dinamitó cualquier opción de consenso entre las formaciones.

Ahora, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha contestado a las peticiones del ERC, uno de sus socios imprescindibles en el Congreso, que desde febrero lleva advirtiendo sobre la necesidad de recuperar la mesa de diálogo una vez que haya un nuevo presidente en Cataluña. Una moción que incluso ha llevado al Congreso de los Diputados y que parece que, ahora, por fin se producirá.

COMPARTIR: