26 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las licencias de futbolistas se han disparado un 140 por ciento y sus fichas han crecido un 37 por ciento desde hace dos temporadas

El control del negocio del balompié femenino provoca otra guerra entre Tebas y Rubiales

Ludmila Da Silva chuta en un Atlético de Madrid - Barcelona
Ludmila Da Silva chuta en un Atlético de Madrid - Barcelona / Europa Press
La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), dependiente de la Liga Profesional, ha mostrado su rechazo hacia la nueva propuesta por parte de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) que quiere llevar a cabo un nuevo formato liguero con las mujeres. El fútbol femenino llena ya estadios y los organismos españoles (tanto Liga como la RFEF) quieren aprovecharlo y explotarlo económicamente. Éste es el último episodio de una guerra abierta entre Luis Rubiales y Javier Tebas.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), que depende de la Liga de Fútbol Profesional dirigida por Javier Tebas, ha rechazado las propuestas ofrecidas por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), de Luis Rubiales, sobre la creación de un nuevo modelo de competición de fútbol femenino. Los clubes de la Liga Iberdrola (Primera División Femenina) se reunieron el pasado martes para tratar el tema a excepción del FC Barcelona y el Athletic Club que se ausentaron.

La "guerra" comenzó cuando la ACFF, integrada en la Liga de Fútbol Profesional (LFP), emitió un comunicado con una serie de puntos mostrando su rechazo hacia este nuevo sistema. Entre ellos se manifiesta una animadversión hacia el modelo planteado sin haber consultado previamente a los clubes, mostrando una “falta de rigor, transparencia y análisis profundo del proyecto y sus implicaciones”.

La Asociación se quejó de que tras la reunión realizada por la RFEF y los 16 clubes que componen La Liga Iberdrola, la Federación no les comunicó el nuevo proyecto que quería llevarse a cabo. El nuevo sistema de competición ideado por la Federación Española estaría compuesto por la Liga Iberdrola, la “Primera B”, recientemente aprobada, y la Segunda División.

image_12

Nota informativa de la ACFF | ACFF

La nueva Liga Iberdrola estaría compuesta por 8 y 16 equipos (Liga Iberdrola y “Primera B”), con un formato de competición anual y el objetivo sería convertirse en una competición previa a jugar en competiciones europeas. La Primera B sería similar a la actual Segunda División del fútbol profesional.

La novedad sería la creación de la División de Promesas, que tendría entre 8 y 20 equipos, con opción de acoger a 32 si hubiera interés de los clubes. Estaría compuesta por dos fases: una primera con dos grupos territoriales; y una segunda de ascenso y descenso, al más puro estilo “play off” o liguilla, parecido a la Segunda Divisón B actual del fútbol masculino.

Viabilidad y ayuda económica

El nuevo modelo sostenible evitará que el fútbol femenino sea víctima de su propio éxito. Aunque, actualmente se haya aumentado la visibilidad y se llenen estadios, todavía falta mucho para conseguir que el “futfem” genere el dinero suficiente para el reparto de beneficios a los clubes que han apostado por una división femenina.

Por ello la RFEF apostará por una estructura reformada, más solida y que atraiga más patrocinadores. Tampoco se descarta que la empresa energética Iberdrola siga siendo el patrocinador oficial del fútbol femenino en la temporada 2019/20. Ahora Iberdrola pone 2.000.000 de euros por temporada, una cantidad casi simbólica que la compañía eléctrica tendrá que revisar al alza si el fútbol femenino sigue teniendo éxito.

La_ACFF

La ACFF en una reunión | Europa Press

El secretario general de la RFEF, Andreu Camps, explicó que la Liga Iberdrola presenta algunas carencias, como la diferencia presupuestaria entre equipos. Actualmente existe una horquilla que oscila entre los 300.000 euros del club más modesto hasta los 3 millones del más solvente. La RFEF quiere llevar a cabo la creación de un sistema de ayuda equitativo con “un mínimo de 2,5 millones de euros para cada equipo”.

Auge del fútbol femenino

En la última década las licencias en el fútbol femenino se han disparado en un 140%. En el mes de noviembre el director de Fútbol Femenino de La Liga explicaba, Pedro Malabia, el porqué de este auge. “Hoy no nos sorprende ver a un equipo de niñas jugando al fútbol. Las vemos ganar a un equipo de niños y nadie se extraña. Eso hace diez años (2007) era algo raro. Ahora es absolutamente normal”, concretaba Malabia.

Los salarios crecieron un 37% con respecto a la temporada 2016-17. Esto es gracias al esfuerzo de todos los clubs. Todas las jugadoras están viendo mejoradas sus condiciones laborales desde 2015, cuando se creó la Asociación, y la tendencia de los sueldos va en alza”, aseguraba Malabia un mes antes.

Desde 2007, el número de licencias de fútbol femenino se ha disparado en España un 140%, según el diario Expansión. Además, durante este periodo España ha conseguido dos Eurocopas Sub-19 y cuatro Sub-17, algo que ha motivado aún más a las jóvenes españolas futboleras.

Mundial_sub_17

La Selección Española Sub-17 campeona del mundo | Europa Press

A nivel de clubes, gracias al paraguas de Universo Mujer, programa que puso en marcha el Consejo Superior de Deportes (CSD) en 2015, la industria de fútbol femenino avanza por buen camino, por lo que otras puertas de diversas marcas podrían abrirse.

Derechos televisivos

La semana pasada se generó polémica por la gestión de los derechos televisivos de los clubes que forman parte de la Liga Iberdrola. Según el diario Sport, La ACFF volvió a tener sus más y sus menos con la RFEF, ya que la Asociación femenina reclamaba el derecho de los clubes a los que pertenece de manejar sus propios derechos de televisión.

La ACFF, agrupa 70 clubes, de los cuales 14 juegan en la Liga Iberdrola y argumentaron que el pasado 6 de febrero los miembros que conforman la asociación decidieron que la ACFF vendiera sus derechos televisivos de manera colectiva, con la excepción, una vez más, del FC Barcelona y Athletic Club.

“Resulta del todo incoherente e ininteligible que los clubes no tengan ningún tipo de capacidad de decisión ni control sobre la organización y gestión de la competición cuando en cambio deben asumir responsabilidades y obligaciones relacionadas con la profesionalización del fútbol femenino”, explicaban entonces la ACFF.

La_ACFF_de_reunion

La AFCC | Europa Press

Esta propuesta, que contaba con el apoyo del sindicato mayoritario UGT y el sindicato de Futbolistas ON, supondría un aumento del salario mínimo de las futbolista profesionales, que pasaría de los 14.000 euros actuales a 20.000 euros anuales.

COMPARTIR: