24 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La laureada tenista estadounidense, a sus 40 años, ha anunciado en la revista Vogue que abandonará la competición cuando finalice el US Open

La ganadora de 23 Grand Slam, Serena Williams, se retira: “Nunca quise elegir entre tenis y familia”

Serena Williams se retira.
Serena Williams se retira.
Serena Williams ha fechado el fin de su trayectoria profesional en el mundo del tenis. La americana ha sido la número uno durante muchos años, pero otras circunstancias de la vida, como el cuidado de su familia, le han hecho tomar esta decisión tan trágica para el deporte. Lo ha anunciado explicando unas declaraciones para Vogue.

Con 23 slam en su bolsillo, Serena Williams ha decidido soltar la raqueta para guiar su vida por otro camino. A sus 40 años ha confirmado para la revista Vogue: “Nunca me ha gustado la palabra jubilación. Pienso en esto como una transición. Quizás, la mejor palabra para describirlo es que estoy en una evolución”.

Para dar la noticia de la manera menos brusca desveló: “Estoy aquí para contaros que me estoy alejando del tenis, hacia otras cosas que son importantes para mí. Quiero hacer crecer mi familia”. La tenista estadounidense está compitiendo, actualmente, en el WTA 1.000 de Toronto, y hasta después del US Open no se retirará.

Títulos importantes

Serena Williams, con 73 títulos individuales, de los cuales 23 títulos son Grand Slam ganados: siete Abiertos de Australia, tres Roland Garros, siete Wimbledon y seis US Open, abandonará el tenis profesional en las próximas semanas. También hay que darle prestigio a las 319 semanas que se ha mantenido como número uno del mundo en el ranking WTA.

Serena Williams dando un revés durante un partido.

En su currículum también toca apuntar cuatro oros olímpicos (uno en individuales y tres en dobles), cinco WTA Finals, 23 torneos más ganados en dobles; 14 de ellos siendo Grand Slam, teniendo en cuenta que desde 2017 ha demostrado estar un escalón por debajo del buen nivel que tuvo en su mejor forma.

Críticas, testimonios y explicaciones

Ante lo que la gente pueda pensar, Serena aclaró: “Hay gente que dice que no soy la GOAT (más grande de todos los tiempos) porque no superé el récord de Court, que consiguió antes de que empezase la ‘Open Era’. Mentiría si digo que no quería ese récord. Claro que lo quiero. Pero no pienso en ello a diario. Si estoy en una final, sí, ahí sí lo pienso. Quizás pensé mucho en ello y eso no ayudó. Del modo en el que lo veo, debería tener más de 30 Grand Slam. Tuve mis opciones después de dar a luz. Jugué mientras amamantaba. Jugué a través de la depresión posparto. Pero no llegué allí. Debería, podría, podría. Si tengo que elegir entre construir mi currículum de tenis y construir mi familia, elijo lo último. Gané 23 veces, y eso es algo extraordinario”.

Serena Williams con un trofeo. 

En 2017 Serena dio luz a su única hija, y haciendo referencia al tema familiar, esta destacó: “Nunca quise tener que elegir entre el tenis y una familia. No creo que sea justo. Si fuera un hombre, no estaría escribiendo esto porque estaría jugando y ganando mientras mi esposa hacía el trabajo físico de expandir nuestra familia. Tal vez sería más como Tom Brady si tuviera esa oportunidad. No me malinterpreten: amo ser mujer, y amé cada segundo de estar embarazada de Olympia. Y casi hice lo imposible: mucha gente no se da cuenta de que estaba embarazada de dos meses cuando gané el Abierto de Australia en 2017. Pero cumplo 41 años este mes, y algo tiene que pasar”.

Problemas físicos

Desde 2017 no ha podido estar a un buen nivel, o al menos al que a ella le hubiera gustado. Por problemas físicos estuvo un año sin jugar al tenis, y después regresó para competir en Wimbledon. En la primera ronda fue eliminada, y se quedó con un sabor de boca negativo.

Ahora se ha estado preparando para dar la talla en el US Open, y después se retirará. Sus últimas explicaciones fueron: “No hay felicidad en este tema para mí. Sé que no es lo habitual de decir, pero siento mucho dolor. Es lo más difícil que jamás podría imaginar. Lo odio. Odio tener que estar en esta encrucijada. Desearía que pudiera ser fácil para mí, pero no lo es. Estoy desgarrada: no quiero que termine, pero al mismo tiempo estoy lista para lo que sigue”.

 

COMPARTIR: