26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hasta ocho equipos de Primera División de la Liga española adoptaron esta medida recogida en el Real Decreto de Estado de Alarma

Miedo en el fútbol a que Hacienda controle los fichajes de los clubes que han hecho ERTE's

Un entrenamiento del Castellón.
Un entrenamiento del Castellón.
Un total de ocho equipos de fútbol de la Primera División española se sumaron, como empresas de tamaño medio, a la solución propuesta por el Gobierno de recurrir a los ERTE's (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) para intentar paliar las consecuencias económicas de la crisis de la pandemia del Covid-19. Ahora, esta decisión podrá traerles consecuencias negativas debido al aviso de Hacienda de vigilar de cerca los posibles fichajes de estos clubes de fútbol.

El pánico podría extenderse en el mundo del fútbol después de saber que el Ministerio de Hacienda podrá fiscalizar las grandes operaciones de compraventa de jugadores, especialmente en los clubes que han solicitado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, el famoso ERTE’s (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), según adelantó el diario As.

Los ocho clubes de Primera División que se han acogido a esta opción son el Fútbol Club Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla, Valencia, Espanyol, Alavés, Granada y Osasuna. Y estos ocho clubes estarán controlados por el Ministerio de Hacienda, dado que el ERTE implica que es el Estado quien pagará un 'salario' proporcional a la reducción de jornada aplicada en cada caso.

En la Segunda División se sumaron a la medida clubes como Castellón, Cornellá, Hércules, Llagostera, Izarra, Barakaldo, UD Logroñés, Atlético Sanluqueño, Balompédica Linense, Real Murcia, Cartagena, Talavera, Villarrobledo, Villarrubia o Mérida.

Yolanda Díaz. 

Esta noticia, que todavía no es oficial, llega tras la velada advertencia de la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de que aquellas grandes empresas que repartan dividendos no podrán acogerse a ERTE's, según la nueva regulación de aplicación de los mismos que está elaborando su departamento ministerial, a instancias de la Unión Europea.

Para muchos equipos de fútbol recurrir a esta medida facilitada por el Gobierno ha sido una manera de evitar las previsibles pérdidas económicas ante la paralización de las competiciones deportivas. Sin embargo, no todos los protagonistas del fútbol están de acuerdo con estas medidas. Es el caso de Paco Jémez, entrenador del Rayo Vallecano, que criticó que el equipo madrileño adoptara un ERTE a pesar de presentar superávit.

“Estoy en contra del ERTE para empresas que no lo necesitan, el Rayo creo que es una empresa que moralmente no creo que haya obrado con rectitud, han cometido un error. El año pasado dio 19 millones de superávit. Estamos cabreados, pero no por esto, por muchas cosas”, aseguró en el polémico programa de YouTube Estado de Alarma de Javier Negre. “Podemos discutir si son más o menos justos los ERTE. Les ampara la ley, pero moralmente no”, añadió.

Los clubes de fútbol tienen dos tipos de empleados: Los que tienen un contrato indefinido, como administración, seguridad o marketing, los cuales recibirían un tratamiento igual al resto de trabajadores en caso de ERTE, y los futbolistas, con relaciones laborales cuyo final está determinado el 1 de junio y cuyas astronómicas remuneraciones no asumirá la Seguridad Social.

Paco Jémez.

 Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid publicó hace unos días una carta abierta explicando la situación del equipo para justificar haberse acogido a un ERTE: “Con el único objetivo de garantizar la supervivencia del club, nos vemos obligados a solicitar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para aquellos profesionales que, debido al estado de alarma declarado en nuestro país, no puedan desarrollar su trabajo al haber cesado por completo su actividad, así como para aquellos a los que su jornada laboral se ha visto reducida de manera relevante. Ambos casos afectan tanto a empleados como a jugadores y técnicos de nuestros equipos. Estamos trabajando para minimizar el impacto de la medida y limitarlo a lo estrictamente imprescindible, para que cuando regrese la competición todo vuelva a funcionar como hasta ahora. Son, como decía, decisiones difíciles, pero que la responsabilidad de salvaguardar el futuro del Atlético de Madrid nos obliga a tomar”.

Fuera de las fronteras españolas, el Olympique de Lyon fue el primero que aplicó un expediente de regulación de empleo. Le siguieron después otros conjuntos de la liga francesa, como el Olympique de Marsella.

Mientras, en Alemania, Bayern de Múnich y otros clubes alemanes, entre ellos el Borussia Dortmund, han aceptado rebajas salariales. Unas medidas que también han sido propuestas por los jugadores del Borussia Mönchengladbach, Werder Bremen y Schalke 04.

COMPARTIR: