21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El empresario onubense ha sido condenado por el Tribunal Supremo por delito de falseamiento de cuentas sociales durante su gestión al frente del club

La prisión para el expresidente del Huelva, Pablo Comas, reafirma la duda sobre los dirigentes del fútbol español

Pablo Comas
Pablo Comas
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) ha confirmado este lunes la condena a un año y tres meses de prisión que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) impuso al expresidente del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. Pablo Comas Mata-Mira que dirigió al equipo onubense entre 2011 y 2016, por un delito de falseamiento de cuentas sociales en relación con su gestión al frente del Decano.

El Tribunal de la Sala de lo Penal del Supremo ha desestimado los recursos de casación interpuestos por TRUST de y N.R.G., en su condición de acusación particular; por el Ayuntamiento de Huelva, como actor civil; y por el propio condenado, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que rebajó de tres años a un año y tres meses de prisión la pena que le impuso la Audiencia de Huelva, que lo condenó por un delito de administración desleal y otro de falseamiento de cuentas sociales.

El TSJ dejó sin efecto la condena por el primero de los delitos y el pago de una indemnización al club de fútbol de 646.516 euros en concepto de responsabilidad civil.

La sentencia del Supremo es la número 460/2021, de 27 de mayo, que firman los magistrados Julián Sánchez Melgar (presidente), Andrés Palomo Del Arco (ponente), Susana Polo García, Leopoldo Puente Segura y Javier Hernández García. 

Según los hechos probados, en noviembre de 2011 el Ayuntamiento de Huelva, a través de la empresa municipal Huelva Deporte SL, publicó una convocatoria pública de licitación para la venta de 328.786 acciones nominativas del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. pertenecientes a la citada sociedad municipal, mediante el procedimiento de subasta.

Así, dentro del procedimiento, se adjudicó a la única entidad ofertante, Gildoy España S.L, las acciones por un importe de 3,2 millones de euros. Esta entidad fue creada el 7 de junio de 2011 y su principal objeto social es la "adquisición y tenencia de paquetes de acciones o a la totalidad de las misma del Recreativo". De la misma es administrador único Pablo Comas-Mata Mira, condenado en 2012 por delito de apropiación indebida, siendo sus accionistas la entidad Poientose (50%) de la que es a su vez socio único Pablo Comas-Mata, y por Gildoy S.A. (de nacionalidad uruguaya) (50%).

Poientose se creó el 29 de marzo de 2011 y su objeto social es "la dirección y gestión, como sociedad matriz o holding de sus sociedades filiales y participadas, en los aspectos industriales, técnicos, comerciales, financieros y administrativos". Pablo Comas-Mata Mira es único accionista y administrador único de la misma, la cual no tiene actividad empresarial.

Pablo Comas presidente

El Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. fue declarado en situación de concurso voluntario de acreedores en 2010. Comas-Mata, a partir de la adquisición de las acciones, se constituyó en presidente del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D., siendo legal representante del mismo con capacidad de disposición de los bienes, cargo que ostentó desde 2011 hasta 2016.

Durante su mandato, Comas-Mata, reuniendo en su persona los cargos representativos de presidente del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D., administrador único de Gildoy España y de Poientose, procedió a realizar acciones como un préstamo a favor de Poientose por importe de 900.000 euros a fin de destinarlo al último pago de las acciones adquiridas del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D.

Asimismo, constituyó una imposición a plazo fijo por la cantidad de un millón de euros, propiedad del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D., la cual sirvió para garantizar el préstamo mediante la pignoración de dicha imposición a plazo fijo añadiendo una cláusula adicional al préstamo de la misma fecha en la que Pablo Comas-Mata Mira intervenía en la doble condición de legal representante de Poientose y del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D.

Para el abono del préstamo fijó también como garantía las nóminas que como presidente del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. percibiera, que se destinarían al pago de dicho préstamo, añadiendo una nueva cláusula adicional de la misma fecha al citado contrato de préstamo.

La cuantía de las mismas, según el contrato concertado con el Real Club Recreativo de Huelva, eran del 20% menos que el jugador cuyos emolumentos fueran más elevados, si bien se daba la circunstancia de que renunció al cobro de las mismas y nunca percibió cantidad alguna en tal concepto.

El Trust presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo por el  'caso Pablo Comas'

Pablo Comas, en juicio.

A través de Poientose sólo amortizó 241.643 euros del préstamo solicitado a la entidad bancaria, procediendo esta a cancelar el préstamo el 26 de marzo de 2015, recobrando la entidad bancaria 887.139,79 euros, de los cuales 645.496,21 euros y 1.020 euros más procedían de la imposición a plazo fijo del Real Club Recreativo de Huelva, operación que perjudicó al club en dicha suma.

Otro de los comportamientos realizados por el expresidente fue incluir en las cuentas anuales del Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. del ejercicio económico 2012/2013,  como "Anticipos de inmovilizado" en el balance, un importe de 399.720 euros así como 83.941 euros registrados como crédito con la Hacienda Pública por IVA soportado pendiente de compensar, correspondientes a una serie de pagos a cuenta de un proyecto de mejora de las instalaciones deportivas de la Sociedad.

Las actuaciones se iban a desarrollar y ejecutar en los próximos ejercicios, relativas a gastos del proyecto de una nueva ciudad deportiva para el Real Club Recreativo de Huelva en terrenos conocidos como "Tiro Pichón", partida de la que "no existen justificantes, lo que fue puesto de manifiesto por los auditores de cuentas que las auditaron, procediendo en el ejercicio económico siguiente a deducir dicho gasto, compensándolo contablemente con una deuda que el RCR de Huelva mantenía con la entidad Gildoy España S.L., no constando que se produjera un efectivo perjuicio económico al Club".

Además, llama la atención que el 11 de julio de 2012 se produjese la venta del jugador de fútbol Marcos Rubén Rodríguez por parte del Villarreal al Dynamo de Kiev por importe de 8 millones de euros. En virtud de un contrato suscrito entre el Villarreal y el Real Club Recreativo de Huelva, el Villarreal transfiere temporalmente los derechos federativos del jugador al Real Club Recreativo concediendo, en su cláusula cuarta, un derecho económico a favor del Recreativo de un 10% de los derechos económicos que obtenga el Villarreal en un futuro traspaso de los derechos federativos del jugador a otro club.

El 9 de julio de 2012 se suscribe un contrato entre el Villarreal CF S.A. y Pablo Comas Mata Mira como presidente del Real Club Recreativo de Huelva, en el que los derechos económicos por la cesión del jugador Marco Rubén ascienden a 250.000 euros.

En conversaciones previas al traspaso del jugador entre Pablo Comas-Mata Mira y Fernando Roig, presidente del Villarreal, este le comunica que en caso de que el Recreativo exigiera el total de la estipulación contenida en el convenio de 23 de junio de 2008 el traspaso no se produciría. No queda acreditado que se produjera un perjuicio de 550.000 euros al Real Club Recreativo de Huelva.

Finalmente, el seis de octubre de 2016, tras más de cinco años en el cargo, la Junta General de Accionistas del Recre votó por unanimidad cesar a Pablo Comas de sus funciones como administrador del club albiazul, ya que aunque sus dos primeras temporadas no fueron demasiado malas en el apartado deportivo, con él en la presidencia llegó una etapa negra en la historia del Decano del fútbol español, en la que sólo se hablaba de la entidad albiazul para ligarla a juicios, despidos, impagos, prepotencia de sus dueños, mentiras y episodios surrealistas.

Pablo Comas confirma que vendió el Recreativo el 28 de abril

Pablo Comas.

Sin embargo, aquí no acabó la polémica de Pablo Comas y el Recreativo de Huelva. En 2019, el expresidente denunció ante los medios que debido a lo mal que lo había pasado tras ser cesado, había perdido 55 kilos y que además había sido amenazado de muerte varias veces por aficionados.

Hace unas semanas volvió a escena para pedir a la justicia que le devolvieran el club y solicitar que el descenso del Decano a la quinta categoría del fútbol español no se hiciese efectivo ya que él dejo al club en segunda división b (tercera categoría).

COMPARTIR: