15 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La posible compra del Manchester United por la familia real de Qatar ya no supondría un problema al PSG y estarían financiados por el mismo dueño

La UEFA cambia el juego y permite a los qatarís hacerse con el fútbol europeo: Da luz verde a la multipropiedad

La multipropiedad de equipos de fútbol choca directamente contra la normativa UEFA, por posible conflicto de intereses y adulteración de la competición. Sin embargo, Primera Sala del Organismo de Control Financiero de Clubes de la UEFA (CFCB) ha relajado la normativa que priva a los propietarios de tener la misma influencia en varios equipos. La posible compra del Manchester United por parte de Qatar ya no supondría un problema al PSG y ambos estarían financiados por la familia real qatarí.

El fútbol es un deporte que acapara muchas miradas, en muchos países del mundo es el deporte rey, y no solo por lo deportivo. Los grandes grupos de inversión o capitales con mucho poder, ven el balompié como una inversión más de la que sacar grandes réditos. 

Atrás quedan presidentes o propietarios de clubs que se podrían calificar de autóctonos. La globalización ha engullido a todos los sectores de la sociedad. El deporte y el fútbol concretamente no iban a ser menos. Las posibilidades de marketing que ofrece un deporte que consumen cientos de millones de espectadores supone una fuente de negocio muy exquisita para dejarlo ir.

Una vez han aterrizado en el fútbol estos magnates, han querido ir más allá. Por ello, empieza a ser habitual ver cómo varios clubs comparten propietario. El fin suele ser tener un club principal que actúe como buque insignia y varios satélites que le vayan nutriendo a base de jugadores y viceversa, que los clubs satélite sirvan para dar oportunidad a aquellos jugadores que no tienen espacio en el primer equipo.

El City Football Group, máximo exponente

El City Football Group es el ejemplo más claro de este tipo de estrategia. Un grupo conformado por tres grandes propietarios: el 78% del accionariado pertenece al Abu Dabi United Group, empresa de capital privado y con sede en los Emiratos Árabes Unidos; un 10% es propiedad de la tecnológica estadounidense Silver Lake y el 12% restante se lo reparten dos empresas de la República Popular de China (China Media Capital y CTIC Grroup).

City Footbal Group

Logo del City Football Group.

El City Group llegó a Manchester hace una década, para cambiar la historia del Manchester City por completo. De momento han cumplido con su cometido. Sin embargo, ese mismo año también se hicieron con el control del New York City, del que poseen un 80% de las acciones. Un conglomerado que tiene doce satélites en las confederaciones futbolísticas más importantes del mundo. 

En Europa, además del City, suman en su poder a Troyes (Francia), Girona (España), Lommel (Bélgica) y Palermo (Italia). Lejos del viejo continente destacan los cuatro clubs de la AFC, Confederación Asiática de Fútbol: Sichuan Jiuniu (China), Mumbai City (India), Yokohama Marinos (Japón) y el Melbourne City (Australia), que, pese a que geográficamente pertenece a Oceanía, en materia deportiva está dentro de la AFC. También cuentan con representantes en América del Sur, CONMEBOL: Montevideo City Torque (Uruguay) y Esporte Clube Bahia (Brasil). Son los 12 equipos en poder, en mayor menor medida, del City Group.

La posición de la UEFA 

Una tendencia que ha ido creciendo y la normativa UEFA lo prohíbe, en cierta manera, para evitar posibles conflictos de intereses, donde la posibilidad de amaño es real. Al Manchester City no le afectaría, debido a que el conflicto nace a raíz de las competiciones europeas que disputan los diferentes equipos. 

El artículo 5 del Reglamento de la UEFA sobre la integridad de la competición y la multipropiedad determina lo siguiente

Para garantizar la integridad de las competiciones de clubes de la UEFA (es decir, la UEFA Champions League, la UEFA Europa League y la UEFA Europa Conference League), se aplican los siguientes criterios:

  1. Ningún club que participe en una competición de clubes de la UEFA podrá, directa o indirectamente:

    1. poseer o negociar valores o acciones de cualquier otro club que participe en una competición de clubes de la UEFA;

    2. ser miembro de cualquier otro club que participe en una competición de clubes de la UEFA;

    3. participar en cualquier capacidad en la gestión, administración y/o rendimiento deportivo de cualquier otro club que participe en una competición de clubes de la UEFA; o

    4. tener poder alguno en la gestión, administración y/o rendimiento deportivo de cualquier otro club que participe en una competición de clubes de la UEFA.

UEFA

Logo de la UEFA.

Además, en el segundo apartado de dicho artículo se esclarece cómo ha de resolverse el conflicto: 

Si dos o más clubes no cumplen los criterios destinados a garantizar la integridad de la competición, solo uno de ellos podrá ser admitido en una competición de clubes de la UEFA, de acuerdo con los siguientes criterios (aplicables en orden descendente):

  1. el club que se clasifica por mérito deportivo para la competición de clubes de la UEFA más prestigiosa (es decir, en orden descendente: UEFA Champions League, UEFA Europa League o UEFA Europa Conference League);

  2. el club que ocupó el puesto más alto en el campeonato nacional que da acceso a la competición de clubes de la UEFA correspondiente;

Una normativa que se creó en los años 90. La situación que manejaba la empresa English National Investmente Company (ENIC), que tenía acciones en el Tottenham, Rangers, Slavia Praga, AEK Atenas, Basel y Vicenza Calcio, podía darse la situación de que algunos de esos equipos coincidieran en alguna competición europea y adulterasen la misma. 

Sin embargo, hay un caso más reciente. La factoría Red Bull funciona de forma muy similar a la City Group, pero la diferencia es que dos de sus equipos se vieron las caras en Europa League. El Red Bull Leipzig (Alemania) y Red Bull Salzburg (Austria) han compartido director deportivo durante varias temporadas, Ralf Rangnik y es habitual el trasvase de futbolistas entre ambas entidades. 

Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull y de sus clubs satélites, consiguió convencer a la UEFA de que Salzburg tenía un relación de patrocinio con Leipzig. Por lo tanto, el organismo europeo dio luz verde a la inscripción de ambos equipos en la Europa League de 2018-2019. 

Posibles casos en 2023 y rectificación de la UEFA

De cara a la próxima temporada hay cuatro equipos que podrían contravenir el artículo 5 de la UEFA. El Brighton (Inglaterra) y Union Saint-Gilloise (Bélgica) están dentro de la próxima edición de la Europa League, además, comparten a Tony Bloom como propietario. El otro caso, es el del Aston Villa (Inglaterra) y Vitoria Guimaraes (Portugal) en la Conference League. El conjunto inglés tiene un paquete de acciones, minoritarias, en el luso.

La UEFA ya impuso una medida preventiva para evitar el trasvase de futbolistas entre estos conglomerados futbolísticos. Desde el pasado 1 de julio, el número de cesiones se limitó a ocho futbolistas y, a partir del 1 de julio de 2024, habrá una reducción mayor, hasta los seis futbolistas. 

El Organismo de Control Financiero de Clubes de la UEFA (CFCB) comunicó el pasado viernes, día 7 de julio, que los clubs multipropiedad podrán disputar competiciones europeas sin problema. En el comunicado explican que el motivo de "los cambios significativos que se implementan se relacionan con la estructura de propiedad, gobierno y financiación de los clubes. Cambios que restringen sustancialmente la influencia y el poder de decisión de los inversores sobre más de un club". En definitiva, los propietarios tienen que reducir su participación e influencia e uno de los clubs. 

La Primera Cámara del CFCB también informa que seguirá monitoreando a los clubs para garantizar la normativa vigente. 

COMPARTIR: