20 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El piloto se desplazó hasta la sede de su equipo donde permaneció el lunes y el martes entrenando en el simulador y fabricándose un asiento a medida

El retorno de Fernando Alonso a la Formula 1 revoluciona Renault y agota las existencias de su merchandising

Alonso en las instalaciones de Renault el pasado martes.
Alonso en las instalaciones de Renault el pasado martes.
Fernando Alonso no ha hecho más que anunciar su vuelta a la Formula 1 y ya hay dos revoluciones en marcha: La que ha provocado en su escudería, Renault, y la que ha disparado en la venta de merchandising, incluso sin que esté personalizada. Tal ha sido el aluvión de pedidos en las tiendas del ramo que el distribuidor en España de la ropa oficial de la Formula 1 ha tenido que solicitar a los proveedores un pedido extraordinario relacionado con Renault, que ha triplicado las ventas de un año.

La llegada de Fernando Alonso al equipo del rombo ha pillado a todos con el pie cambiado, pero eso ha sentado de maravilla a la facturación. Además, la Regie ha decidido liquidar el nombre Renault de la Formula 1 —con connotaciones muy profundas— para que en lo sucesivo, y a partir del 1 de enero de 2021, pase a denominarse Alpine F1. Los más románticos y amantes de los colores amarillos, blanco y negro no tendrán la oportunidad en adelante de adquirir productos con esta librea y de ahí parte de la explicación. Muchos quieren hacerse con algún recuerdo de su paso por la categoría porque en adelante no lo habrá.

Las tiendas españolas de este tipo de producto trabajan con mucha anterioridad y en septiembre ya manejan catálogos de lo que llegará el año próximo. Si hasta hoy apenas eran polos, camisetas y gorras, tanto de equipo como personalizadas de sus pilotos Daniel Ricciardo y Esteban Ocon, el abanico que llega de la mano de Alpine será mucho más amplio. Los diseños definitivos estarán disponibles a finales de año para poder ser comercializados antes de los tradicionales test de pretemporada en Barcelona, pero ya se sabe que predominará el azul marino, y tendrá pequeños detalles en rojo y blanco. La librea será muy sencilla, sin estridencias, y la mayoría de los patrocinadores, a menos que lleguen nuevos, serán más o menos los mismos. Se podrán adquirir polos, camisetas, gorras, sudaderas y chaquetas, a los que se sumarán algunos productos derivados opcionales como paraguas, mochilas, llaveros o tazas, que irán llegando a demanda.

                                Alonso con una gorra de su marca.

La empresa más pujante en el mercado español es MasterLap. Sus gerentes se sorprenden de que desde el comienzo de la pandemia reciban cientos de solicitudes cada semana para poder adquirir las mascarillas de protección contra el Covid-19 que usan en las escuderías. Solo Alfa Romeo, un equipo de poco tirón mediático, las tiene disponibles. El resto de formaciones no las tiene a la venta a través de esta línea de comercialización y tampoco parece que estarán el año que llega. Con la que han pegado un pelotazo han sido con las de Valentino Rossi, que volaban a centenares los primeros días.

Otro elemento de juicio bastante pintoresco no es sólo que la llegada de Alonso haya disparado la venta de merchandising, sino que las luchas sobre el asfalto entre McLaren y Renault obtienen cierto reflejo en las ventas. Si durante todo el año McLaren llevaba una clara ventaja impulsada por la figura de Carlos Sainz, es ahora Renault la que deja atrás a los de Woking, con un Alonso como cabeza visible que ni siquiera ha tocado un volante…

Bueno, es que si que lo ha tocado. El bicampeón ha realizado una visita a la sede de su nuevo/viejo equipo esta misma semana a modo de presentación a su plantilla. El pasado lunes y martes estuvo reunido con sus ingenieros, y trabajó desde las ocho de la mañana y pasadas las seis y media de la tarde, un horario bastante poco habitual entre los pilotos. Durante el primer día estuvo muy centrado en el simulador, un dispositivo que le gusta bastante, y el martes estuvo charlando con diversos técnicos de la escudería y se estuvo haciendo un asiento. El de Oviedo desplaza a Daniel Ricciardo, que viajará a McLaren a ocupar el asiento que deje Carlos Sainz libre, que a su vez se marcha a Ferrari. Ricciardo no ha ofrecido los resultados deseados y a pesar de que ha pasado por rachas de enfrentamiento visible con los directivos de la formación, su status actual es relajado, sigue recibiendo información sensible de sus ingenieros y según cuentan desde dentro, las relaciones son normales, fluidas y sin misterios, algo que se sabe no ocurre a otros pilotos que se marcha de otras escuderías. Por otra parte que el coche del año próximo no sea más que una prolongación del actual, sin apenas cambios, invita a pensar que no hay muchos secretos que transmitir a los técnicos de su nuevo destino.

Desde la dirección se desea que no haya ruidos e interferencias en un momento sensible; nadie quiere que alguien que salga por la puerta lo haga haciendo un ruido que pueda distorsionar la llegada del piloto asturiano y una nueva denominación.

         Fernando Alonso con su nuevo Alpine.

En sus dos días de trabajo Alonso se mostró relajado, y fue tocado durante casi toda su estancia por su inseparable gorra. La marca Kimoa, propiedad del corredor, sacó una edición muy personal con los colores clásicos de Renault, amarillo, negro y blanco, y justo al día siguiente se anunció el cambio a Alpine con otro esquema cromático. Esta gorra tendrá una corta vida útil, justo el tiempo que no esté pilotando para el nuevo equipo, y acabará siendo pieza de coleccionista. Fernando se dirigió de forma directa a todos sus interlocutores, mirando siempre a los ojos, con formas quedas y amables. Causó una muy buena impresión en todos aquellos con los que no había trabajado antes, pero a los que si conocía, apenas pudo acercarse. Las reglas internas de las escuderías a cuenta del Covid-19 son muy estrictas, y apenas hubo abrazos, contacto de manos, ni palmadas en la espalda. De hecho a la cantina que posee el equipo en los bajos de su sede sólo se puede acceder para recoger la comida que has de llevar a tu puesto de trabajo, zonas personalizables, o incluso hasta en coches en el aparcamiento se ha visto comer a gente.

Una de las cosas que pudo ver Alonso a su llegada es que la pista de aterrizaje para el helicóptero que solía usar Flavio Briatore es ahora un parking. Por una parte, apenas llega nadie allí usando este medio, y por otra, la plantilla ha crecido bastante desde que entró por primera vez por su puerta. La segunda es una gran señal.

COMPARTIR: