27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Políticos como Evo Morales o Hugo Chávez y artistas como Isabel Pantoja son solo algunos de los famosos que tuvieron relación con el “pelusa”

Las amistades "peligrosas" de Maradona: De revolucionarios como Fidel Castro hasta Maduro

Diego Maradona  junto a Fidel Castro.
Diego Maradona junto a Fidel Castro.
Diego Maradona fue, más allá de uno de los mejores futbolistas de la historia, una personalidad irrepetible. Su implicación en el mundo de la política, el espectáculo o la canción le granjeó numerosas amistades célebres en todo el mundo y, cómo no, también en nuestro país. Hoy, abordamos algunas de las más conocidas, analizando además el episodio de su presunto encuentro con Pablo Escobar, desmentido por el propio “pelusa”.

El fallecimiento de Diego Maradona ha puesto de relevancia una realidad que ni sus detractores más convencidos pueden negar, que el “pelusa” era un verdadero ídolo de masas. La personalidad del astro argentino trascendió con mucho el ámbito deportivo y en consecuencia, Maradona no tardaría en convertirse en el gran referente de una generación a todos los niveles.

En este sentido, celebridades de muy diversos sectores se interesaron por el “diez” de la selección argentina. Algunos de ellos, llegaron a trabar una íntima amistad con el exfutbolista, que no dudaba en hacer públicos estos vínculos y, en el caso de otros, como el narcotraficante Pablo Escobar, su presunta relación con Maradona está envuelta en un halo de misterio, pues no se conoce donde acaba la información y empiezan las especulaciones. Sea como fuere, a continuación, repasamos sus amistades más destacadas.

Fidel Castro, una amistad ligada por el destino

La relación del líder de la revolución cubana y Diego siempre fue de genuina cercanía. Para Maradona, que nunca ocultó su ideología política de izquierdas, Castro era todo un referente de la liberación en América Latina. Su admiración por la obra y la figura del líder cubano llegó a tal punto que se hizo un tatuaje con el rostro de Castro en la pierna izquierda, amén del archiconocido tatuaje de Ernesto “Che” Guevara, otro símbolo revolucionario, en el brazo.

Castro y Maradona fueron amigos durante décadas. 

Castro y Maradona se conocieron en el año 1987, cuando el argentino se encontraba en el cénit de su carrera vistiendo la camiseta celeste del mítico Nápoles FC que capitaneó hacia la consecución de dos campeonatos de la entonces mejor liga del planeta, la italiana. Para entonces, Castro llevaba ya 28 años en el poder en Cuba. Su amistad se perpetuó durante décadas.

De hecho, en uno de los momentos más críticos de la vida de Maradona, cuando tuvo una grave crisis de salud debido a su consumo de drogas a principios de siglo, Castro ayudó al “pelusa” en su proceso de desintoxicación, que tuvo lugar en la isla caribeña. “Cuba me abrió las puertas cuando me las cerró mi país”, apuntó Maradona. Sea como fuere, el destino es en ocasiones caprichoso. El 25 de noviembre de 2016 fallecía el revolucionario cubano. Ese mismo día, cuatro años después de la muerte de su amigo, nos ha dejado el irrepetible Diego.

Sus amigos Evo Morales y Hugo Chávez y la admiración mutua

En un mensaje de condolencia publicado en redes sociales, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, definía a Diego como su “hermano del alma”, además de una persona que “sentía y luchaba por los humildes”. Las múltiples reuniones entre Evo y Diego no son ningún secreto. Maradona siempre se mostró favorable a las políticas de Morales. En esta línea, criticó el golpe de estado que apartó a su amigo del poder en 2019, cuando este venció en las elecciones generales de su país entre numerosas acusaciones de fraude.

Maradona y Evo Morales. 

La relación que Hugo Chávez mantenía con el “pelusa” era igualmente muy cercana, de contacto continuo. “Lo que me dejó Hugo fue una gran amistad, una sabiduría política increíble”, afirmó Maradona desde Venezuela en 2013, país al que se desplazó con motivo del fallecimiento de su amigo Chávez. Y es que Diego reconocía a Chávez como un personaje clave en la lucha del imperialismo americano en América Latina, una causa en la que Maradona siempre se mostró muy implicado. A su muerte, confirmó su apoyo al sucesor de las políticas chavistas, Nicolás Maduro, de quien también se hizo amigo.

España fue el hogar del “Diez” fuera de América

En nuestro país, donde Diego vivió durante años vistiendo las camisetas del Sevilla FC y el FC Barcelona, la personalidad de Diego tampoco pasó desapercibida. El bailarín Joaquín Cortés era un buen amigo del exfutbolista, quien, tras una actuación en Buenos Aires, llevó al artista cordobés a ver varios partidos de fútbol en el mítico estadio de La Bombonera y también al carnaval de Río de Janeiro. El propio Cortés ha contado la historia en su cuenta de Instagram.

Otra cara conocida que se relacionó con Diego fue el gran cantautor ubetense Joaquín Sabina, quien le llegó a dedicar una canción.  Nicolás Vallejo Nágera “Colate” y Rafa Nadal son tan solo algunos de los famosos españoles que han recordado los momentos que compartieron con el astro argentino.

Sin embargo, su gran amigo en nuestro país fue ni más ni menos que Francisco Rivera, alias “Paquirri”, que Diego identificó como su “hermano”. Se conocieron en la etapa del “pelusa” en la ciudad condal, en plena década de los ochenta, durante la juventud de Diego. Además del torero, el exfutbolista mantenía una buena relación con Isabel Pantoja, la entonces esposa del diestro, por la que sentía una profunda admiración artística, hasta tal punto que la intentó visitar cuando estuvo en la prisión de Alcalá de Guadaira, solicitando un vis a vis que nunca llegó a tener lugar.

El falso mito del encuentro con Pablo Escobar

El interés de Pablo Escobar por el mundo del fútbol es de sobra conocido. El “capo” del cártel de Medellín protagonizó una sonada inmersión en la liga colombiana de balompié, invirtiendo cantidades hasta entonces nunca vistas en el deporte cafetero. No es de extrañar que Escobar, que llegó a secuestrar a César Luis Menotti, entrenador de Maradona en la selección nacional argentina, se interesara por el delantero.

El presunto encuentro entre el “pelusa” y el “patrón” se habría producido en 1991. Aquel año, de acuerdo con las declaraciones de Maradona en una entrevista para una emisora argentina que citó en 2014 el diario AS, cuya existencia no ha sido confirmada, Escobar ofreció a Diego una gran suma de dinero para que fuera a jugar un partido a Medellín, donde tomarían parte otros referentes del mundo del fútbol como el guardameta René Higuita.

Escobar permaneció recluido un año en la "cárcel" de La Catedral.

Presuntamente, el “barrilete cósmico” se habría dirigido a la famosa “Catedral”, la cárcel donde estuvo “preso” el narcotraficante. Tras jugar el partido, Maradona habría participado en una fiesta por todo lo alto organizada en esta prisión y Escobar, tras pagarle, le habría confesado su admiración por él debido a que ambos compartían orígenes humildes.

No obstante, en una entrevista concedida a TyC Sports en 2019, Diego desmintió toda la historia, que pasó a ser un falso mito: “No fui a la hacienda Nápoles, te lo juro por mi viejita que ni lo conocí”. Asimismo, el “diez” apuntó que lo que hacía Escobar “era horroroso” y lo criticó duramente: “Cuando no pudo llenar más de dólares la casa que tenía, empezó a construir casas para los pobres, pero no porque fuera bueno”.

COMPARTIR: