19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los dos equipos no se presentaron al Torneo de Fútbol Amistad que iba a jugarse este viernes en Aluche

Suspendido por incomparecencia el partido de fútbol entre la Policía Municipal de Madrid y los Senegaleses de Lavapiés

El campo de fútbol de Aluche completamente vacío a la hora del partido / Bernardo Paz.
El campo de fútbol de Aluche completamente vacío a la hora del partido / Bernardo Paz.
El encuentro de fútbol que iban a jugar este viernes agentes de la Policía Municipal de Madrid y Senegaleses de Lavapiés se quedó en una anécdota por incomparecencia de ambos bandos. Los agentes ya habían manifestado que no les convencía disputar este partido.

El partido que iban a disputar agentes de la Policía Municipal y Senegaleses de Lavapiés este viernes en el Polideportivo de Aluche, no llegó a disputarse ante la incomparecencia de ambos equipos.

Después de que el pasado mes de marzo la Policía madrileña fuera acusada de matar a un mantero senegalés por el colectivo de africanos del barrio de Lavapiés, que murió de un infarto cuando huía de ellos, ambos se enfrentaron en las calles de este barrio, de Madrid ya que el colectivo senegalés la emprendió contra los agentes en señal de venganza.

El Polideportivo de Aluche vacío en el momento que debía jugarse el partido / Bernardo Paz.

El evento había sido organizado por el Movimiento Contra la Intolerancia, que le había dado el nombre de Torneo de Fútbol Amistad., aunque a una parte de la plantilla de la Policía Municipal de Madrid no le convencía la disputa de este partido.

Desde el sindicato CSIT habían lamentado que el Ayuntamiento organice este torneo como gesto de acercamiento, mientras que "cuando ocurrió el incidente, muchos concejales de Ahora Madrid se pusieron del lado de quienes culpaban a los agentes municipales de ese fallecimiento".


El cartel promocional del partido no jugado.

Hace tan solo nueve meses, en marzo, Lavapiés sufrió graves disturbios tras la muerte del senegalés Mame Mbaye Ndiaye, que tenía 35 años. A medida que iban sabiendo que había fallecido, sus compañeros y otros senegaleses se iban concentrando en la zona increpando a la Policía Municipal, hasta que de los insultos se pasó al lanzamientos de objetos contra los agentes.

Los manteros reaccionaron de esa forma violenta pensando que su amigo había muerto tras una persecución policial y descargaron su ira contra los agentes municipales y nacionales. Los disturbios se saldaron con seis detenidos y 10 policías heridos de diferente consideración.

COMPARTIR: