20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL HIJO DE IÑAKI URDANGARIN Y CRISTINA DE BORBÓN SEGUIRÁ LOS PASOS DE SU PADRE JUGANDO PARA EL SEGUNDO EQUIPO DEL CLUB CATALÁN

El Barcelona de Balonmano ficha a Pablo Urdangarin: Así es la vida del joven en la Ciudad Condal

Pablo, hijo de Iñaki Urdangarin, sigue los pasos de su padre
Pablo, hijo de Iñaki Urdangarin, sigue los pasos de su padre
Pablo Nicolás Urdangarin, hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, ha logrado uno de sus sueños deportivos. Como hiciera su padre, Pablo jugará a partir de la temporada que viene en el Barcelona B de Balonmano. Tras un año entrenando sin ficha con ellos, la llegada de Laporta ha acelerado la posibilidad de oficializar su llegada al club. Además, jugar en el Barcelona puede ser un paso para conseguir otro de sus mayores deseos, formar parte de la Selección Española.

El segundo de los hijos de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina se trasladó a Barcelona por motivos profesionales al inicio de esta pasada temporada. Desde su llegada a la ciudad condal, se conocía que el joven estaba entrenando con el Barcelona de Balonmano. Aunque no se sabía el porqué de sus entrenamientos con el club blaugrana, se suponía que antes o después se haría oficial su llegada al club. La pregunta era en qué categoría iba a competir.

En la jornada del lunes se conoció finalmente que este joven jugador cumplirá su sueño de jugar para el Barcelona B de Balonmano. De esta manera, continuará siguiendo los pasos de su padre en el deporte.

Según dicen, su llegada al club blaugrana podría haber tenido que ver con la buena relación que mantiene su padre con las personas encargadas actualmente de la dirección deportiva de la sección de balonmano del equipo culé. En este sentido, Enric Masip, mano derecha de Laporta, es amigo de Iñaki y Antonio Carlos Ortega, el nuevo entrador, fue quien pidió el fichaje de Pablo para el Hannover alemán.

Y es que los pasos previos a su llegada a Barcelona comenzaron con su entrada en Alemania para jugar en el Hannover con tan solo 17 años. En 2019 se fraguó su fichaje al Nantes, donde jugó para este equipo del noroeste francés hasta su mudanza a Barcelona para entrenar sin ficha con el Barcelona.

Pablo Urdangarin durante un partido con el Nantes

Desde su llegada a la ciudad condal, el hijo de Iñaki Urdangarin iba casi a diario a la Ciutat Esportiva Joan Gamper. La detección de varios positivos y el anuncio de la Generalitat de la suspensión de las competiciones de base frenó esta rutina. No obstante, Pablo Nicolás siguió entrenando por su cuenta a la espera del momento en el que se pudiese concretar su llegada al club blaugrana. 

Además de cumplir el sueño de jugar en el Barcelona de Balonmano, Pablo sabe que el campo será un escaparate para poder cumplir en un futuro otro deseo. Desde muy pequeño siempre ha reconocido, a nivel privado y público, que le encantaría poder jugar para la Selección Española de Balonmano. Su llegada a uno de los mejores y más mediáticos clubes del mundo es una oportunidad de oro para poder demostrar el nivel que tiene en su mano zurda. Veremos si es capaz de conseguir éxitos como los de su padre. 

Su vida en la Ciudad Condal

Nacido el 6 de diciembre de 2000, su madre decidió ponerle el nombre de Pablo Nicolás por homenaje familiar. Pablo era su abuelo materno, al que no conoció, el penúltimo Rey de Grecia, y Nicolás es el nombre de su primo, que reinaría en Grecia de no existir una república en el país mediterráneo.

El nieto de don Juan Carlos y doña Sofía vive en Barcelona, en su antiguo barrio de Pedralbes, en un piso de 350 m2, donde se trasladó tras una temporada viviendo en Francia, país en el que jugaba a balonmano, en el equipo HBC Nantes. El pasado verano, tras acabar su contrato con el club galo, se trasladó a la Ciudad Condal.

Allí, Pablo Urdangarín estudia en una escuela de negocios, en el European University, por un precio de 6.500 euros al trimestre. Una educación que financia su abuelo el Rey Juan Carlos. 

Sobre su forma de ser, dicen que es familiar y mantiene una relación muy buena con sus hermanos a pesar de que cada uno de ellos vive en una ciudad distinta. Su carácter es mucho más abierto que el de su hermano Juan Valentín. Sin embargo, al igual que ocurre con su hermano mayor que vive en Madrid, no se le conocen relaciones sentimentales. 

Tal vez por esa falta de parejas mediáticas, al cumplir 19 años y, ante sus éxitos deportivos en Francia, la revista Point de Voie le incluyó en su lista de ‘solteros de oro’, lo que le puso en el punto de mira de la prensa del corazón francesa.

COMPARTIR: