07 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El venezolano-libanés Kabchi Zakia, el chino Chen Yangshen, el singuapureño Peter Lim y el saudí Turki Al-Sheikh son algunos de los dueños afectados

El coronavirus en el fútbol español: Un rentable negocio que puede acabar en bancarrota para sus inversores

Georges David Kabchi Zakia, Chen Yangshen, Turki Al-Sheikh y Peter Lim son algunos de los inversores afectados
Georges David Kabchi Zakia, Chen Yangshen, Turki Al-Sheikh y Peter Lim son algunos de los inversores afectados
En la última década los clubes de LaLiga (Primera División) y LaLiga Smartbank (Segunda División) se han convertido en un deseo para empresarios, inversores y jeques o todo aquel que quiera hacer negocio comprando un equipo de fútbol. Algunos directamente pasan a ser propietarios del club como Peter Lim en el Valencia o Chen Yangshen en el Espanyol. La epidemia del coronavirus podría poner en jaque sus imperios futbolísticos.

El coronavirus ha parado por completo LaLiga de fútbol español. Todas las categorías han tenido que aplazar sus encuentros ante el posible riesgo de contagio. En los clubes se palpa la tensión porque no saben cuándo se va a volver a jugar. En teoría todo apunta a que, a primeros de abril, el balón volverá a echar a rodar, pero todo dependerá de cómo vaya la actuación contra el coronavirus.

El parón supone un gran problema para el fútbol español, que supone el 1,37 por ciento del PIB nacional y es una industria que genera más de 15.700 millones de forma anual. En el año 2013 el deporte rey representaba el 0,75 por ciento del Producto Interior Bruto, una cantidad que se ha doblado.

El éxito del fútbol español durante el Siglo XXI ha servido para atraer manos ajenas a los estamentos de ciertos clubes de todo el territorio nacional, sobre todo en la última década que, al parecer, se ha convertido en algo habitual. Fuera de España, sobre todo en el fútbol inglés, parece ser un modelo de negocio más que rentable. Los empresarios meten dinero a mansalva en los clubes, un movimiento que parece haber encontrado su cobijo también en el balompié español.

Sin embargo, en ocasiones, lo que parecía ser un sueño de baños en billetes y éxitos con copas y trofeos de la mano, puede tornarse en una pesadilla. Los clubes comienzan a generar deuda y los malos resultados comienzan a florecer. Muchos aficionados han visto como su equipo ha bajado de categoría o incluso ha llegado a desaparecer, mientras el dueño extranjero se marchaba por la puerta de atrás dejando todo un percal deficitario a sus espaldas.

Partido_a_puerta_vacia

LaLiga ha cerrado sus puertas hasta, por lo menos, primeros de abril

La tentación de convertir a un club pequeño en un nuevo rico se ha convertido en asidua desde el año 2000. Además, este modelo de negocio gusta mucho en el mercado empresarial asiático. Buena parte de millonarios procedentes del continente de Asia han desembarcado en los últimos años en los clubes en españoles con el fin de darles caché, fichar grandes jugadores y convertirlos en equipos reconocidos mundialmente.

En este mercado han entrado inversores extranjeros con el fin de sacar pasta gansa, pero el COVID-19 podría poner su imperio financiero en jaque. Elcierredigital.com muestra algunos de los empresarios extranjeros que tienen en su poder clubes españoles, los cuales se han visto afectados por el coronavirus.

Peter Lim, Anil Murthy y el Valencia

En el año 2014 el empresario nacido en Singapur, Peter Lim, se hizo con los servicios del Valencia por 94 millones de dólares. El magnate asiático se hizo de oro con una empresa de palitos de pescado y desde que desembarcara en el conjunto del Turia, ha sido puesto en la diana por los constantes cambios de entrenador y de jugadores de la plantilla.

Con Lim, llegaron Anil Murthy, también de Singapur y actual presidente de la entidad, y Lay Hoon, presidenta ejecutiva. Además, también está por medio el agente portugués Jorge Mendes, que facilitó la llegada de Lim al Valencia. La revista de negocios y finanzas, Forbes, lo situaba en 2017 con una fortuna cercana a los 2.100 millones de dólares, un dinero que proviene principalmente de sus inversiones inmobiliarias.

En aquel año, también se conoció que era el propietario de una cadena asiática de bares inspirados en el Manchester United. En 2014, aparte de comprar el Valencia, también se hizo con el 50 por ciento de los derechos del Salford City Club, equipo de la cuarta división inglesa. Además, fue el impulsor de Iskandar Malaysia, una ciudad creada prácticamente desde cero, situada a 30 minutos de Singapur donde edificó un complejo hospitalario por valor de 1.000 millones de dólares.

Peter_Lim

Peter Lim es el dueño del Valencia

Desde que llegara en 2014 el Valencia pasó de mitad de tabla a volver a Champions League con el técnico portugués Nuno Espirito Santo, cuyo agente es Jorge Mendes. Lo que parecía una vuelta a la época dorada del Valencia, ya que había vuelto a entrar en la Liga de Campeones, acabó en un infierno. Al año siguiente el club no levantaba cabeza y decidió prescindir del para fichar al inglés Gary Neville que acabó saliendo también para terminar contratando a Pako Ayestarán que finalizó la temporada con el club en mitad de tabla.

Ya en la temporada siguiente por los malos resultados también se fue Ayestarán y llegó Marcelino García Toral, el bálsamo. El técnico asturiano llevó al conjunto ché a la consecución de la Copa del Rey en 2019, pero tras desavenencias con el gestor del Valencia firmó su destitución. Ahora está Albert Celedes, que habrá que ver si no corre el mismo destino que sus antecesores. La solución a ello corre por meterse en Champions.

Chen Yangshen manda en el Espanyol

En 2016 el RCD Espanyol pasaba a las manos del empresario chino Chen Yansheng. El control del club de Barcelona se hacía efectivo por el magnate por una cifra cercana a los 45 millones de euros. Desde que llegara no ha cejado en el empeño de volver a convertir al club catalán en uno de los importantes de La Liga.

Yansheng es dueño de Rastar Group, una empresa dedicada al sector juguetero que, en 2017, le reportó unos beneficios que iban más allá de los 1.000 millones de euros. Su compañía se dedica a la confección de coches de lujo teledirigidos (Lamborghini, Bugatti, Bentley Porsche, BMW, Audi, GM, Ferrari y Mercedes-Benz, entre otros). Aunque, su imperio lo ha ampliado a drones, videojuegos y aplicaciones para móviles, además de tener negocios cinematográficos, televisivos y publicitarios.

En 2019 el Espanyol consiguió entrar en Europa League, una competición que no pisaba desde hace más de diez años. Pero, lo que parecía un sueño, se ha vuelto una pesadilla. Ya eliminado de la segunda competición continental, el barco del conjunto perico hace aguas en Liga también.

Chen_Yangshen_2

Chen Yangshen en el palco del RCD Stadium

Por el conjunto espanyolista han pasado ya tres entrenadores. David Gallego fue el primero en marcharse por los malos resultados, le siguió Pablo Machín que no pudo levantar al equipo. Actualmente el míster es Abelardo Fernández, que habrá que ver si puede conseguir la salvación, pues su equipo está último y así lograr que el sueño extranjero de Chen Yansheng no se convierta en una pesadilla con el equipo dándose de bruces en Segunda División.

Wang Jianlin, tal como llegó al Atlético de Madrid, se fue

El grupo Wanda propiedad del empresario Wang Jianlin llegó en junio de 2015. Este suceso hizo que las acciones del Atlético de Madrid quedarán repartidas. Miguel Ángel Gil Marín tenía 48,81 por ciento, 3,51 por ciento de forma directa y 45,30 por ciento de forma indirecta a través de Holding de Inversiones Atléticas S.A., Enrique Cerezo se quedaba con el 17,90 por ciento, 3,07 por ciento de forma directa y 14,83 por ciento de forma indirecta, a través de la sociedad Videomercury Films S.A. Por su parte, Wang Jianlin hizo una ampliación de capital con su grupo Wanda Madrid Investment S.L., un hecho que le dio al empresario chino el 20 por ciento de las acciones del club.

El nuevo estadio del club rojiblanco se llama Wanda Metropolitano por contrato con el empresario asiático. Según rumores el nombre de Wanda estaría anclado al estadio hasta el año 2022. En 2017, Wanda era conocido por ser un conglomerado chino multinacional, promotor y propietario de bienes inmuebles y de la cadena de cines más grande del mundo, Wanda Cinemas y Hoyts Group. Además, operaba en cuatro industrias principales: inmuebles comerciales, hoteles de lujo, cultura y turismo, y tiendas.

En febrero de 2018, debido a las deudas que tenía, Wanda sale del accionariado del club. El grupo Quantum Pacific, cuyo propietario es el magnate israelí, Idan Ofer, decide comprar el paquete salarial de Wanda y, además, aumenta su participación en el accionariado, pasando del 17 por ciento al 32 por ciento.

Wang_Jianlin

Wang Jianlin junto a Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo

El consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil Marín, subió su paquete hasta quedarse con un 50 por ciento de las acciones, mientras que el presidente del equipo, Enrique Cerezo, se tuvo que conformar con el 15 por ciento. El 3 por ciento restante es lo que les quedó a los socios minoritarios del Atlético de Madrid.

Al contrario que otros, la entrada y salida de empresarios externos no ha influido en la actitud del Atlético de Madrid en el campo, pues han seguido cayendo títulos como la Europa League y la Supercopa de Europa en 2018 y es un club habitual en la Champions League, aunque en esta temporada se encuentra atascado y podría peligrar su participación en la máxima competición continental en el próximo curso.

Alfombra roja para Turki Al-Sheikh en el Almería

El dueño del Almería se graduó en el King Fahad Security College de Riyadh (Arabia Saudí) en 2001, donde se licenció en Ciencias de la Seguridad. Entre sus premios destacan varios como el de ser la personalidad deportiva árabe más influyente, recibido durante la 12ª Conferencia Internacional de Deportes de Dubai en 2017, el “Mohammed bin Rashid” a la Personalidad Deportiva Árabe (2018) y de la Cultura Árabe en 2017.

Además, Al-Sheikh pertenece a la corte real saudí donde ha trabajado en varios sectores del gobierno de su país: el Ministerio del Interior y la oficina del Ministro de Defensa y el Príncipe Heredero. Además, lo nombraron asesor de la Corte Real en 2015 y en 2017 fue promocionado a Consejero Real con rango de ministro. En ese mismo año ejerció de presidente de la autoridad general deportiva y, desde 2018, está ejerciendo de presidente de la Autoridad General de Entretenimiento. Además, el saudí es el presidente de la Federación Islámica de Deportes Solidarios (ISSF).

Con solo 38 años, el jeque árabe que se adueñó del equipo andaluz y no tuvo miedo a rascarse el bolsillo para llevar a su equipo a lo más alto, en concreto de vuelta a La Liga Santander. El jeque saudí fichó en verano de 2019 por más de nueve millones al atacante holandés de 18 años procedente del Nottingham Forest inglés, Arvin Appiah. Esta cifra le convirtió en el fichaje más caro en la historia del club que juega en La Liga Smartbank.

Turki_Al-Sheikh

El jeque del Almería, Turki Al-Sheikh

Pero no solo fue capaz de acometer este traspaso, también hizo traer a su propio staff y dejar fuera al anterior que había en el club antes de su llegada. Así, el entrenador Óscar Fernández se quedó fuera del proyecto tras ser sustituido por el portugués Pedro Emmanuel, su técnico de confianza al que conocía del equipo Al-Taawoun de La Liga de Arabia Saudí y del cual ha prescindido por no tener al equipo en posiciones de ascenso directo a Primera. Ahora el entrenador es José María Gutiérrez “Guti”, que tiene al plantel en puestos de playoffs.

Al-Thani y un Málaga que pasó de Champions a Segunda

Cuando estalló la locura de compra-venta de clubes ingleses, hubo un jeque qatarí que decidió pasar de mercado y buscar en España. Abdullah Bin Nasser Al-Thani adiquirió en junio de 2010 el Málaga por 36 millones. El club blanquiazul pasó de codearse con los puestos de descenso a meterse en Champions League en la temporada 2012. Incluso estuvo a punto de clasificarse para semifinales de la Copa de Europa. Pero, aquel cielo se convirtió en un infierno.

El equipo comenzó a vender a sus estrellas y a generar deuda que no podía soportar. La entidad andaluza comenzó a bajar posiciones en la tabla, tanto que terminó descendiendo a Segunda División en 2017 como último y tan solo con 20 puntos. Ejecutiva y aficionados querían como fuese que Al-Thani se marchara y volver a empezar con un nuevo proyecto.

El 20 de febrero la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga acordó la administración judicial del Málaga CF por un periodo de seis meses, al tiempo que fijó que la familia Al-Thani pagase una fianza civil de 5,4 millones de euros. Al-Thani era desposeído de todo cargo del club de la Costa del Sol.

Al-Thani_Malaha

Al-Thani dejó el Málaga en febrero

El jeque es parte de la familia real qatarí e intentó en todo momento mantenerse al margen de la primera línea de la gestión de los negocios de Qatar Investment Authority (QIA), un fondo de inversión soberano que en 2017 tenía activos bajo administración de 335 miles de millones de dólares. Dicho fondo tiene participaciones en Volskwagen, Barclays, Shell y Tiffany & Co. Además, en ese mismo año se supo que Al-Thani gestionaba directamente el Grupo NAS (Nasser Bin Abdullah & Sons Companie-Industries) con el que entró en 2010 en el Málaga y que tiene más de 3.000 empleados en hoteles, centros comerciales, empresas de telefonía y concesionarios de coches.

Georges David Kabchi Zakia, el Albacete y el sueño truncado de ascender

En julio de 2017 se hacía oficial la compra del Albacete Balompié por parte de un holding de empresas llamado Skyline International, cuyo máximo accionista es el empresario venezolano-libanés, Georges David Kabchi Zakia. El expresidente del club manchego, José Manuel Garrido vendió el equipo, que ha pasado de rozar el ascenso a LaLiga a pelear por no bajar a Segunda División B.

La nueva empresa se presentó en un comunicado asegurando que su actividad estaba vinculada a la banca, el sector asegurador, inmobiliario y turístico. Hace tiempo, ya se interesó por el Elche, pero la operación se truncó. Eso sí, además del Albacete, tiene intereses en varios clubes sudamericanos.

Georges David Kabchi Zabka es licenciado en Administración de empresas por la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho de Perú y se encargó de que su empresa ampliara en más de cuatro millones de euros el capital del Albacete, algo que repitió en octubre de 2018 cuando puso un millón más.

Georges_David_Kabchi_Zakia_2

Georges David Kabchi Zakia es el dueño del Albacete

En la primera temporada como dueño el empresario venezolano-libanés, el Albacete se salvó en la última jornada de bajar a Segunda División B. En la segunda el equipo cuajó una gran temporada y llegó hasta puestos de playoffs, pero en semifinales cayeron ante el Mallorca. En la tercera Kabchi Zabka está viendo como su plantel ha vuelto a hundirse hasta codearse con los puestos de descenso, por lo que tendrá que esperar a ver si vuelve a ocurrir un milagro y el conjunto manchego se salva de descender.

Dmitri Piterman, el considerado “pionero”

Este exdeportista y empresario ucraniano criado en California (Estados Unidos) podría considerarse como el primer empresario extranjero en hacerse con los servicios de un club español o al menos el más famoso que se tenga en cuenta. En su caso fueron tres clubes que presidió, los tres acabaron hundiéndose. Junto a él estaba Chuchi Cos de entrenador, aunque las verdaderas directrices las daba Piterman.

En 1999 compró el Palamós que militaba en Tercera División, que atravesaba una grave crisis económica después de haber militado en Segunda División. Intentó de todas las maneras comprar una plaza de Segunda División, pero no lo consiguió, por lo que el empresario ucraniano decidió marcharse dejando colgado al club gerundense, que terminó descendiendo a Primera Regional.

En enero 2003 decidió comprar un Racing de Santander que en aquella temporada volvía a jugar en Primera División después de pasar un año en Segunda. Aquella etapa duró poco más de un año. Después de hacerse con el 24 por ciento del equipo, fue expedientado por La Liga de Fútbol Profesional (LFP) por estar cerca del banquillo, pese a que usaba a Chuchi Cos de entrenador. Por lo tanto, decidió acreditarse como utillero, periodista o fotógrafo para estar cerca de su técnico y sus jugadores. Después de una moción de censura, Piterman fue cesado y dejó el Racing.

Un año después, en 2004 se hace con los derechos del Deportivo Alavés. El club de Vitoria estaba en Segunda División, aunque a final de temporada consiguió ascender. La temporada siguiente fue horrible para el cuadro blanquiazul. Chuchi Cos fue ascendido a director deportivo y hasta cinco entrenadores pasaron por el banquillo del Alavés. Aquella experiencia catapultó al conjunto vasco a Segunda de nuevo y estuvo a punto de caer a Segunda B, hecho que finalmente se produjo en 2009. Piterman después de vender sus acciones, había dejado una deuda en el club de 23 millones de euros, veinte más que cuando él tomó las riendas.

Dmitri_Piterman

El empresario ucraniano Dmitri Piterman

Como curiosidad, el ucraniano tenía un abogado español a su disposición: Javier Tebas, el hombre que hoy es presidente de LaLiga.  También se enfrentó a los aficionados del Alavés a los que llamó “subnormales borrachos” e incluso tuvo una bronca con Lluis Carreras, cuando este era jugador del equipo alavesista. “El presidente Piterman se cagó en mis muertos y llegó a decirme que ojalá sus hijos se follen a los míos”, dijo Carreras en rueda de prensa.

En 2012, el Juzgado de lo Mercantil de Vitoria le condenó a pagar 6,8 millones al Deportivo Alavés, además de embargarle todos sus bienes en España. Cinco años después, en mayo de 2017, el Juzgado de Instrucción número dos de Vitoria ha decretado este miércoles una orden de detención contra Dmitri Piterman con el objetivo de que presten declaración "en calidad de investigados por los hechos investigados durante su gestión" en el Alavés. Así fue la etapa de este empresario ucraniano por el fútbol español.

Ali Syed y el hundimiento del Racing de Santander

Otra vez el club cántabro tropezó con la misma piedra. En enero de 2011 llegaba a tierras cántabras un empresario indio llamado Ali Syed al que apodaron enseguida “Míster Alí”. El Racing de Santander, que tres años antes estaba jugando en la copa de la UEFA (antigua Europa League) se codeaba con los puestos de descenso y este magnate llegó, supuestamente, para salvar al club de la quema.

Con rapidez se vio envuelto en la polémica, sobre todo después de celebrar efusivamente un gol casi al final del partido que daba la victoria al equipo verdiblanco frente al Sevilla. Estuvo unos minutos celebrando el gol en plena cara del por entonces presidente del club hispalense, José María del Nido, el cual se quejó vehementemente de la actitud poco respetuosa de Syed.

El asiático aseguró hacerse cargo de la deuda que tenía el Racing e inyectó dinero afirmando en que introduciría más en plazos hasta acabar con ella, pero el tiempo pasaba y el club no se saneaba. Incluso, jugadores y el por entonces entrenador, Miguel Ángel Portugal, no recibían sus honorarios.

Apenas tres meses después de su llegada, Ali Syed pegaba la espantada y dejaba en el aire el futuro del Racing, que, pese a salvarse en aquella campaña comenzó a entrar en una época convulsa que terminó con el descenso a Segunda División y, producto de las deudas y una pobre presidencia racinguista catapultaron al equipo a Segunda División B.

Aly_Sied

Ali Syed dejó una deuda abismal en el Racing de Santander

Meses más tarde salió a la luz que en Australia estaba siendo buscado el empresario indio por estafa. Western Gulf Advisory (WGA), cuyo propietario era Ali Syed, fue acusada en el país oceánico por un fraude de unos 100 millones de dólares australianos, cerca de 72 millones de euros.  En mayo de 2016, el nombre de Ali Syed salió en el caso de los “papeles de Panamá” por el registro de dos de sus sociedades en paraísos fiscales en enero de 2010 y cerradas en julio de 2013.

El conjunto santanderino está de nuevo en la división de plata, pero marcha último y la salvación se antoja complicada. Parece que aquello dejó secuelas en un Racing que todavía no consigue enderezarse del todo para volver a Primera, una división que, al igual que con el conjunto cántabro le ha sido privada a otros equipos por culpa de la ineficacia de sus propietarios, algunos de ellos extranjeros, que ven más al club como un juguete, que como un equipo profesional de fútbol.

COMPARTIR: