17 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras el prematuro fallecimiento de su padre, el exdelantero brasileño padeció una depresión de la que no logró salir y abandonó el fútbol en 2019

Adriano Leite: De 'Emperador' del Inter de Milán al consumo de drogas y rumores asesinato

Adriano Leite
Adriano Leite
Adriano Leite o mejor conocido como El Emperador, dominaba en el Calcio gracias a su zurda letal y su potencia física. Un futbolista que fue uno de los mejores delanteros del mundo a principios de este siglo y que el alcohol, la depresión y las favelas no le dejaron convertirse en uno de los mejores de la historia. En el mejor momento de su carrera llegó una noticia que cambiaría su vida por completo y que tras ella no volvería a ser el mismo. Su padre y mentor Almir Leite, había muerto.

Adriano Leite o mejor conocido como El Emperador, dominaba en el Calcio gracias a su zurda letal y su potencia física. Un futbolista que fue uno de los mejores delanteros del mundo a principios de este siglo y que el alcohol, la depresión y las favelas no le dejaron convertirse en uno de los mejores de la historia.  Adriano Leite Ribeiro nació en Río de Janeiro un 17 de febrero de 1982, en una de las favelas más peligrosas de la ciudad. Debutó con el Flamengo en el año 2000, club donde tiene su puesto en el salón de la fama. Solo tardaría un año para dar el salto a Europa.

En Vila Cruzeiro, cuando sólo tenía 10 años, Adriano vivió un evento traumático. Su padre Almir recibió una bala perdida en el cráneo, que casi lo mata. A partir de esto desarrolló un vínculo muy fuerte con su él, que lo motivaría a triunfar en el fútbol y sacar a su familia adelante. El Inter de Milán lo compró por 13 millones de euros en el 2001, pero saldría rápidamente cedido a Fiorentina y Parma. Regresaría al conjunto Nerazzurro en 2004 para empezar a escribir su corta pero brillante historia. Las tribunas del Giuseppe Meazza se deleitaban con la increíble potencia física y la fuerza de una zurda que destrozaba las redes. Allí se convirtió en uno de los mejores delanteros brasileños de los últimos años.

adriano_2

Adriano en su época del Inter de Milán. Twitter

"Tiene la capacidad goleadora de Ronaldo, la fuerza de Ibrahimovic y la potencia de Roberto Carlos" se decía de Adriano tras sus actuaciones con el Inter. En el Inter ganó dos Copas de Italia, dos Serie A y tres Supercopas entre 2004 y 2008. Se convirtió en uno de sus jugadores más representativos y fue coronado como ‘Il Imperatore’. Con la Canarinha disputó 48 partidos en los que marcó un total de 27 goles, y en la Copa América del 2004 salió campeón, máximo goleador y mejor jugador del torneo.

En el mejor momento de su carrera, incluso cuando el Real Madrid se planteaba un trueque para devolver al Inter al fenómeno Ronaldo Nazario y traer a Adriano al Bernabéu, llegó una noticia que cambiaría su vida por completo y que tras ella no volvería a ser el mismo. Su padre y mentor Almir Leite, había muerto repentinamente a los 44 años. El Emperador cayó lentamente en una espiral de depresión severa, encontrando refugio en el alcohol y la noche.

adriano_3

Adriano junto a Javier Zanetti. Twitter

"Lo vi llorar, tiró el teléfono y comenzó a gritar que no era posible. Desde esa llamada no volvió a ser el mismo. No lo sacamos de la depresión", reveló en su momento Javier Zanetti, entonces capitán del Inter de Milán. Adriano confesó que llegaba a entrenar totalmente ebrio y tenía que quedarse durmiendo en la enfermería. En el año 2006 ya el emperador se encontraba perdido en el alcohol y las drogas. Su estado físico no era ni sombra del pasado y fue cedido al Sao Paulo en enero de 2008.

Volvería al Inter para volver a ser cedido a Brasil donde se vería una leve mejora en su rendimiento que le haría volver a Italia, esta vez a la Roma. Sin embargo, en el equipo de la capital continuaron los problemas para el bombardero: llegaba tarde de sus vacaciones, seguía faltando a los entrenos y sobre todo, vivía de fiesta en fiesta, lo que hizo que en el 2011 la Roma rescindiera su contrato.

adriano_4

Adriano junto a un amigo sujetando un rifle en su casa de la favela. Twitter

En el 2016 su nombre se hizo eco en los diarios del mundo, después de que salieran a la luz unas fotografías donde se lo veía viviendo de nuevo en la favela de Vila Cruzeiro, su hogar de la infancia, donde además surgieron rumores en torno a su asesinato, los cuáles se vió obligado a desmentir. De hecho en una carta escrita por él para The Players Tribune, afirmó: "Adriano no desapareció en las favelas, simplemente se fue a casa. Soy uno de los futbolistas más incomprendidos del planeta". Un genio del balón con un don único en el mundo que por culpa de una pérdida inoportuna no pudo mostrar todo el fútbol que llevaba dentro.

COMPARTIR: