21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta competición deportiva levanta polémica entre los aficionados, comenzará en agosto y quienes participen serán sancionados por UEFA

Guerra en el fútbol: La Superliga de los ricos y poderosos desafía a los Gobiernos europeos

Florentino Pérez y Alexander Ceferin en un palco.
Florentino Pérez y Alexander Ceferin en un palco.
La nueva competición llevaba años trabajándose en la sombra y estará presidida por Florentino Pérez. Se hizo oficial en la madrugada de este lunes con el lanzamiento de un comunicado. Desvelamos los motivos principales de que los grandes clubes hayan apostado por este torneo, las sanciones de la UEFA, las reacciones y las razones por las que este hecho puede haber marcado un antes y un después en el fútbol.

La Superliga va a revolucionar el panorama del fútbol europeo. Organizada por los clubs más importantes de España, Inglaterra e Italia, no va a tener en cuenta ni a la Champions League, ni a la UEFA.

Esta liga la constituirán 20 equipos: los 12 fundadores -Real Madrid, Barça, Atlético de Madrid, Milán, Inter de Milán, Juventus, Liverpool, Manchester City, Chelsea, Manchester United, Arsenal y Tottenham-, 3 que se espera que se unan pronto -París Saint-Germain, Bayern de Múnich y Borussia Dortmund- y 5 más que se clasificarán cada año en función de su rendimiento y  sus logros deportivos.

El formato de la Superliga es el siguiente: "Los clubes se repartirán en dos grupos de diez, que jugarán partidos de ida y vuelta; los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que terminen en cuarta y quinta posición jugarán un playoff adicional a doble partido. Posteriormente se jugarán playoffs de doble partido a partir de cuartos para llegar a la final, que se disputará a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral".

Qué es la Superliga Europea y cómo se jugará? Clubes que participarán -  Mediotiempo

Mapa con escudos de los equipos fundadores de la Superliga.

Esta competición, que se disputará entre semana y comenzará el próximo mes de agosto, supone para los participantes una mayor carga de partidos de competición europea ya que, como mínimo, cada equipo disputará 18 partidos, a diferencia de la Champions donde el mínimo son 6.

Motivo principal

Sin duda el factor que más han tenido en cuenta los grandes clubes de Europa a la hora de decantarse por la Superliga ha sido el económico. Sin duda, la nueva competición les reportará muchos más beneficios que la Champions clásica, que aunque ha ido aumentando sus premios en los últimos años no alcanza, ni de lejos, lo que ofrece su competidor.

La pandemia ha afectado mucho al mundo del fútbol, llevando incluso a alguno de los grandes clubes a la crisis. Por este motivo, los equipos buscan desesperadamente mayores ingresos que apuntalen su economía y para ello necesitan jugar más partidos y contra rivales de su nivel, para captar la atención del público. Con este nuevo formato esperan triplicar y hasta cuadruplicar en el mejor de los casos lo que ingresan actualmente con la Liga de Campeones. Los clubes impulsores de la iniciativa afirman que recibirán un primer pago en una vez de 3.500 millones de euros, "dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia de la Covid", según indica el comunicado de la Superliga.

Varios medios de comunicación afirmaban que cada equipo tendría asegurados 350 millones de euros por participar, sin embargo, el comunicado de la Superliga fue más allá: "Los pagos de solidaridad serán mayores que los actualmente generados por el sistema europeo de competición y se prevé que superen los 10.000 millones de euros a lo largo del periodo de compromiso de los clubes. Por otra parte, la nueva competición se construirá con criterios financieros de sostenibilidad, ya que todos los clubes fundadores se comprometen a adoptar un marco de gasto". 

La Superliga Europea sería la competencia mejor valuada del mundo?

Montaje logo de la Superliga con dinero debajo.

Habría que añadir que los equipos participantes se repartirán otros 4.000 millones de euros al año en función del mérito deportivo. Se especula que el ganador recibiría hasta 400 millones de euros frente a los 120 millones que ganan ahora los equipos campeones de la Champions League.

La mejora económica procede de la entidad financiera JP Morgan, que será la que ayude a consolidar la competición proporcionando apoyo económico para propulsar el nivel deportivo, y de los derechos audiovisuales y comerciales, ya que la nueva competición generaría mayor interés mediático y las cantidades que pagarían las televisiones serían superiores.

Sanciones UEFA

La UEFA  tardó poco en reaccionar y se ha unido a las federaciones de España, Inglaterra e Italia y a sus respectivas Ligas profesionales para expresar su frontal rechazo al "cínico proyecto" de la "llamada Superliga cerrada".

"Consideraremos todas las medidas a nuestro alcance, a todos los niveles, tanto judiciales como deportivos, para evitar que esto suceda. El fútbol se basa en las competiciones abiertas y el mérito deportivo; no puede ser de otra manera", declaran en su comunicado.

Ceferin:

Ceferin, presidente de la UEFA.

La sanción económica que impondrían a los equipos participantes se movería en una horquilla de entre 30 y 50 millones de euros procedentes de los derechos de televisión de la Champions pero además, tendrían prohibido participar en cualquier competición nacional o internacional. Y los jugadores de estos equipos no podrán ir con sus selecciones nacionales.

Rechazo en masa

Tras el anuncio de la creación de la Superliga muchos han sido los que se han puesto del lado de la UEFA y la FIFA y han criticado la nueva competición. Hasta la propia Unión Europea ha expresado abiertamente su disconformidad con el nuevo proyecto: "No hay margen para reservarlo a los pocos clubes ricos y poderosos que quieren romper los vínculos con todo lo que representan las asociaciones: ligas nacionales, ascensos y descensos y apoyo al fútbol aficionado de base", ha dicho el vicepresidente de la Comisión Europea para la Promoción del estilo de vida europeo, Margaritis Schinas.

Emmanuel Macron, el presidente de Francia, se solidarizó con las instituciones, respaldando la postura adoptada presuntamente por los clubs del país. Macron mostró su rechazo por la competición "que amenaza el principio de solidaridad y mérito deportivo" y anuncia su respaldo a las medidas que se tomen "para proteger la integridad de las competiciones federales, ya sean nacionales o europeas".

La ECA, la Asociación de Clubes Europeos que lidera Agnelli, presidente de la Juventus, equipo que se encuentra entre los fundadores de la Superliga, emitió, en la noche del domingo, un comunicado en el que se desmarca de la Superliga: "A la luz de las informaciones sobre una posible ruptura de las ligas, la ECA, como organismo que representa a 246 clubes líderes en toda Europa, reitera su compromiso declarado de trabajar en el desarrollo del modelo de Competiciones de Clubes de la UEFA (UCC) con la UEFA para el ciclo que comienza en 2024, y la ECA se opondría firmemente a un 'modelo de superliga cerrado' al que se refieren los medios"

Cabe destacar que algún futbolista también se ha manifestado ya en contra de esta competición. Ander Herrera, jugador del PSG, club que muy probablemente participará en la Superliga, ha compartido en su cuenta de Instagram una historia en la que decía “Me enamoré de un fútbol popular, del fútbol de los aficionados, del sueño de poder ver al club de mi corazón competir contra los más grandes. Con esta Súper Liga europea matamos al aficionado de a pie, matamos la ilusión de los aficionados de los clubes menos grandes de poder competir contra los más grandes. ¡MATAMOS EL FÚTBOL! NO A LA SÚPER LIGA EUROPEA”.

En España, Javier Tebas, presidente de La Liga, expresó su opinión en un tweet.

Comunicado Gobierno de España 

Por otra parte, el Gobierno español, a través de la Secretaría de Estado de Comunicación, publicó un comunicado aclarando que “no apoya a la Superliga" y pide a los clubes "que dialoguen y busquen acuerdo con los organismos nacionales y europeos que les representan”.

Éste es el comunicado íntegro: "El gobierno de España no apoya la iniciativa de crear una Superliga de fútbol promovida por varios clubes europeos, entre ellos tres españoles, por entender que ha sido pensada y propuesta sin contar con las organizaciones representativas de este deporte, tanto a nivel nacional como internacional".

"El ministro de Cultura y Deporte, Jose Manuel Rodríguez Uribes, ha mantenido reuniones y conversaciones durante toda la jornada con las partes más representativas del fútbol español y continental. En concreto, Rodríguez Uribes ha conversado con los presidentes de la UEFA, RFEF, La Liga de Fútbol profesional, así como con los presidentes del Fútbol Club Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid, los equipos españoles que apoyan esta iniciativa".

José Manuel Rodríguez Uribes: «Creo que no todo debe ser resuelto con el  Código Penal»

Jose Manuel Rodríguez Uribes.

Continúa el comunicado subrayando que "El gobierno de España, a través de su ministro de Cultura y Deporte, ha defendido ante sus interlocutores que debe volverse a la senda del diálogo y del acuerdo en los ámbitos de decisión y organización a los que estos mismos clubes pertenecen para conseguir una solución pactada que sea conveniente al fútbol y al deporte, tanto a los organismos nacionales e internacionales como a los equipos, los profesionales y la afición en general".

El comunicado concluye expresando que "El espíritu deportivo debe quedar patente a través de la búsqueda de un acuerdo amplio. El gobierno ha constatado la disposición de todas las partes a este diálogo a lo largo de las conversaciones mantenidas hoy con el ministro Rodríguez Uribes y desea que fructifique con un acuerdo beneficioso para todos".

COMPARTIR: