22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Samuel Galán salvó la vida después de que un jugador y el portero suplente lo acuchillaran

Diez años de prisión para los dos futbolistas de El Palo que apuñalaron al capitán del equipo contrario

Sanuel Galán, la víctima.
Sanuel Galán, la víctima.
Los dos jugadores del filial de El Palo acusados de apuñalar al capitán del club Alhaurín de la Torre B en 2016 tras finalizar el encuentro de la Tercera Regional andaluza que les enfrentaba, celebrado en el Nuevo San Ignacio, han sido condenados a pasar diez años en prisión según ha dictado el titular de la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Málaga en una sentencia que se ha hecho pública este lunes.

A pesar de que el partido finalizó con victoria en casa para El Palo, uno de los dos procesados, con iniciales S.A.G y capitán del equipo local, se había pasado medio encuentro amenazando al líder del otro equipo, Samuel Galán, que finalizó el partido con dos puñaladas, una en el tórax y otra muy cerca del corazón y que estuvieron a punto de costarle la vida.

Según se recoge en el apartado de hechos probados de la sentencia, el capitán de el filial de El Palo y el portero suplente, que ni siquiera estaba convocado, aprovecharon la celebración de la victoria para planificar el ataque, de ahí que hayan sido condenados por asesinato en grado de tentativa.

Los relatos de los numerosos testigos que han declarado en el juicio han hecho que el titular de la sección considere probado que durante el partido S.A.G amenazó varias veces a la víctima. Durante el encuentro, estando ambos en el terreno de juego, le dijo: “Te voy a matar, ¿ves los minutos?, cuando pasen los minutos te mato, nos vamos a ver fuera, te esperaré” (así se recoge literalmente en la sentencia).

Esto no quedó ahí, sino que el procesado se dirigió de nuevo a la víctima en el minuto 61 y le dio un cabezazo, derribándole, por lo que fue amonestado con tarjeta amarilla y poco después fue sustituido por otro jugador. 

Tras el suceso, el acusado se quitó la camiseta y se fue a la zona de las gradas, donde se encontraban unos conocidos suyos y allí siguió con las amenazas de muerte. Entre estas personas se encontraba el otro coautor del ataque, ya que no había sido convocado para ese encuentro y, según el fiscal, se pusieron de acuerdo para matarlo cuando acabara el partido

En el juicio ha quedado probado que, una vez finalizado el partido, con victoria del filial paleño, el capitán fue invitado por el cuerpo técnico de su equipo a salir al campo a celebrar el triunfo. S.A.G. saltó al terreno de juego junto al portero suplente y cuando la víctima estaba felicitando a los jugadores y técnicos del equipo rival por haber ganado el partido, apuñaló al capitán alhaurino en el corazón con una navaja de diez centímetros de largo mientras que su compañero lo sujetaba del cuello por la espalda, inmovilizándolo e impidiendo que se defendiera.

La víctima se desplazó por sus propios medios al vestuario, donde se desmayó. Los informes médicos recogen que, si no hubiera recibido asistencia quirúrgica ese mismo día, habría muerto, y relatan una serie de secuelas complejas con las que convive. Pasó nueve días ingresado y tardó 200 días en recuperarse por completo.

El jugador apuñalado en Málaga sale del hospital | Deportes | EL PAÍS

Samuel Galán durante un partido de  fútbol.

En su declaración, los acusados negaron haber planeado la agresión, un punto determinante de cara a la calificación de los delitos. Pese a su negativa, se considera probado que ambos planearon el ataque que casi acaba con la vida del jugador rival, por lo que el magistrado los ha condenado a pasar diez años en prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa.

Además, el guardameta deberá cumplir con otros dos años de condena por herir con arma blanca a otro jugador durante el forcejeo con el capitán alhaurino. Y los dos deberán pagar de forma solidaria 68.894 euros a la víctima del intento de asesinato en concepto de responsabilidad civil y no podrán acercarse a él a menos de un kilómetro en los próximos once años.

COMPARTIR: