16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es el jugador más joven en marcar un gol con la camiseta azulgrana y el tercero más precoz en hacerlo en La Liga española

Este es Ansu Fati, la perla guineana del Barça que antes jugó para un equipo de peñas del Real Madrid en Sevilla

Ansu Fati celebra con la camiseta del Barcelona el gol marcado ante Osasuna
Ansu Fati celebra con la camiseta del Barcelona el gol marcado ante Osasuna / FC Barcelona
El joven de Guinea-Bissau se ha convertido en el único rayo de luz del conjunto culé tras un mal arranque de Liga donde sólo han conseguido 4 puntos en los tres primeros partidos. Antes de fichar por el Barça, Ansu Fati jugó para la cantera del Sevilla e incluso con una peña del Real Madrid durante un torneo de jóvenes promesas.

“No me lo puedo creer. No me lo puedo creer”, decía el joven de 16 años Ansu Fati tras marcar el gol que daba el empate a 1 al Barcelona el pasado sábado ante el Osasuna en El Sadar en un partido que finalmente terminó con igualdad a 2 goles en el marcador.

El joven de Guinea-Bissau, que pasó por el Sevilla e incluso en una peña del Real Madrid, se ha convertido, junto a Carles Pérez, en el rostro un club azulgrana que no aha arrancado muy bien la temporada, pues sólo ha conseguido 4 puntos en los tres primeros partidos de la temporada.

Con el tanto conseguido ante el Osasuna, Ansu Fati con 16 años y 304 días se convirtió en el goleador más precoz con el Barcelona y el tercero en La Liga, después de Fabrice Olinga (Málaga, 16 años y 98 días) e Iker Munain (Athletic, 16 años y 289 días).

El guineano se quedó a apenas tres semanas de haberse quedado con el récord de ser el jugador más joven en debutar con el club catalán. Ante la falta de efectivos, el técnico del Barça, Ernesto Valverde, decidió convocarlo en la segunda jornada ante el Betis.

Ansu_Fati_2

Ansu Fati el día de su debut contra el Betis | FC Barcelona

El entrenador vasco decidió en la segunda parte darle minutos e hizo su presentación con 16 años y 298 días, sólo 18 días más mayor que Vicenç Martínez, dueño del récord, quien, en la temporada 1941-42 debutó con la zamarra culé con 16 años y 280 días.

Llegó al Barcelona cuando tenía 10 años y todos sus entrenadores siempre le han destacado por su desborde, sacrificio, gol y, sobre todo, por su descaro. En la pasada edición de la Youth League fue catalogado como uno de los mejores, algo que le ha servido para que este mes haya renovado con el Barcelona hasta 2022 con una cláusula de 100 millones de euros.

Llegada a España y primeros contactos con el balón

Ansu Fati empezó como punta, típico delantero africano portentoso, pero acabó como extremo gracias a su desborde y rapidez. El debut ha sido la recompensa a muchos años de esfuerzo en las categorías inferiores donde jugó. Con el Alevín A fue capaz de hacer 56 goles en una sola campaña.

Pero, para hablar de su reconocimiento en los últimos años, antes hay que viajar hasta su época de niño. Bori Fati, su padre, quien llegó a España hace 20 años buscando un futuro mejor, ha sido una persona clave durante su etapa como futbolista.

A la edad de 6 años, Ansu Fati aterrizó en la Sierra Sur de Sevilla, concretamente en Marinaleda. Ahí, su padre, por situaciones de la vida, conoció al entonces alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, el cual le ofreció un trabajo como conductor de un camión en la localidad más cercana, algo que aceptó Bori sin miramientos.

Ansu_Fati_4

Ansu Fati jugando con el filial del FC Barcelona

Por lo tanto, la familia Fati tuvo que mudarse a Herrera, un pequeño municipio sevillano de siete mil habitantes donde el pequeño Ansu comenzó a darle al balón vistiendo la camiseta de la Escuela de Fútbol Peloteros de Herrera. Tras tres años allí, el Sevilla se fijó en él, por lo que decidió ficharle. El niño firmó por un año, ya que en su familia eran conscientes de que valía para un conjunto de más relumbrón como el FC Barcelona o el Real Madrid.

Del Sevilla al Barcelona “pasando” por el Real Madrid

El director del conjunto hispalense, Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como “Monchi”, quiso prolongar su contrato, pero el padre no quería eso, sólo quería al equipo andaluz como trampolín para dar el salto a un club “más grande” que ya había llamado a su puerta.

“Estábamos en el Sevilla y el Real Madrid me ofrecía mejores condiciones que el Barça por mi hijo. Pero elegimos al Barcelona porque vinieron a mi casa con el contrato y me convencieron. Vino Albert Puig (cazatalentos del Barca) y me dijo que mi hijo tenía que fichar por ellos. Nos prometió que dentro de unos años lo veríamos en la élite, con el primer equipo”, afirmó Bori a la Cadena COPE.

Ante esta situación el Sevilla entró en colera y decidió apartarlo del grupo hasta que se fuera a Barcelona, por lo que tuvo que buscarse la manera de seguir jugando al fútbol sin perder su talento y, es cuando entra en escena el Real Madrid. Una peña madridista llamada “Sextacampeones de Herrera” le ofreció jugar con ellos para diversos torneos, algo que aceptó el pequeño Ansu. Poco después el guineano se marcharía al Barcelona.

Ansu_Fati_3

Ansu Fati con la camiseta de la peña madridista "Sextacampeones de Herrera"

Años después se despejarían todas las dudas sobre su juego. Albert Puig tenía razón, había una estrella emergente en la cantera de La Masía. Ansu Fati aseguraba que le costaba comer y dormir antes del debut. “Miraba a mis padres, a mi familia, que son los que me han acompañado hasta llegar aquí. Ahora toca disfrutar el momento e insistir que sólo tengo palabras de agradecimiento”, declaró el joven jugador.

El reflejo de Bojan y Munir

Ante las situaciones como la vivida con Ansu Fati, todo el mundo se acuerda del delantero Bojan Krkic. La joven perla azulgrana lo consiguió todo con el club azulgrana e incluso llegó a debutar con la Selección Española. En su primera temporada (2007/08) hizo 10 goles en liga. Por su estética y su apariencia se decía que era el nuevo Leo Messi, pero su luz se fue apagando y las lesiones fueron haciendo mella en él.

Tras pasar por Roma, Ajax y Milan entre otros, e incluso volver a España para jugar en el Alavés, este verano se ha marchado al Montreal Impact canadiense de la Liga MLS norteamericana, un futuro totalmente distinto al que se vaticinaba en 2007 cuando se decía que incluso podría ser balón de oro.

Otro caso más reciente fue el de Munir El-Haddadi. El delantero nacido en Madrid, y con nacionalidad marroquí, tras pasar por las filas del Rayo Majadahonda, recaló en la cantera del Barcelona. En la temporada 2014/15 Luis Enrique sorprendió a todos poniéndole como titular en la primera jornada ante el Elche. El joven respondió con un gol. Pronto empezar a llamar a las puertas de la Selección donde llegó a debutar con Vicente Del Bosque, algo que le pasaría factura en el futuro.

Bojan_y_Munir_en_el_Alaves

Bojan (arriba y medio) y Munir (arriba y derecha) jugando juntos en el Alavés

El efecto Munir empezó dispersase y el Barcelona lo cedió al Valencia y más tarde al Alavés, donde recuperó medianamente su nivel, además de coincidir con Bojan. Actualmente es delantero del Sevilla. Pidió jugar el Mundial con Marruecos tras su buena temporada en el Alavés, pero la FIFA lo desestimó por haber jugado un encuentro oficial con España.

Aún no se sabe el potencial que tendrá Ansu Fati, ya que Valverde verá oportuno si seguirá jugando con el primer equipo o volverá al filial, aunque eso depende también del jugador y su rendimiento en el primer equipo.

COMPARTIR: