26 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ambos colectivos chocaron violentamente en las calles la pasada primavera por discrepancias con la muerte del mantero senegalés Mame Mbaye Ndiaye

La Policía Municipal de Madrid y los Senegaleses de Lavapiés se enfrentarán el 21 de diciembre en un campo de fútbol

Dos colectivos enfrentados en otras ocasiones en las calles del madrileño barrio de Lavapiés se mediran en un partido de fútbol el próximo día 21 en el Polideportivo de Aluche, en un "gesto de acercamiento", después de que en marzo falleciera un mantero senegalés en el barrio cuando huía de la Policía.

El próximo viernes 21 de diciembre se disputará en Madrid, en el Polideportivo de Aluche, un peculliar partido entre efectivos de la Policía Municipal y Senegaleses de Lavapiés. El evento ha sido organizado por el Movimiento Contra la Intolerancia, que le ha dado el nombre de Torneo de Fútbol Amistad.

Estos dos colectivos tuvieron enfrentamientos violentos en las calles de Lavapiés el pasado mes de marzo, cuando un mantero senagalés, Mame Mbaye, murió de un infarto mientras escapaba de la Policía madrileña, que trató de reanimarlo sin éxito. Esa muerte provocó graves disturbios en el barrio, puesto que el colectivo de senegaleses acusó a la Policía de la muerte de su compatriota y se enfrentó a ellos, lanzándoles sillas, mesas, papeleras y cualquier objeto que encontraban.

Una parte de la plantilla de la Policía Municipal de Madrid no le convence la disputa de este partido. Desde el sindicato CSIT lamentan que el Ayuntamiento organice este torneo como gesto de acercamiento mientras que "cuando ocurrió el incidente, muchos concejales de Ahora Madrid se pusieron del lado de quienes culpaban a los agentes municipales de ese fallecimiento".

El cartel que anuncia el partido del 21 de diciembre.

Hace tan solo nueve meses, en marzo, Lavapiés sufrió graves disturbios tras la muerte del senegalés Mame Mbaye Ndiaye, que tenía 35 años. A medida que iban sabiendo que había fallecido, sus compañeros y otros senegaleses se iban concentrando en la zona increpando a la Policía Municipal, hasta que de los insultos se pasó al lanzamientos de objetos contra los agentes.

Los manteros reaccionaron de esa forma violenta pensando que su amigo había muerto tras una persecución policial y descargaron su ira contra los agentes municipales y nacionales. Los disturbios se saldaron con seis detenidos y 10 policías heridos de diferente consideración.

Ahora se intenta llegar a un "gesto de acercamiento" disputando un partido de fútbol entre ambos colectivos que se celebrará este próximo viernes en el polideportivo madrileño de Aluche.

COMPARTIR: