14 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pérdida de 12 personas por una estampida en un campo del país centroamericano recuerda a casos como el de Hillsborough de Sheffield en Inglaterra

Avalancha mortal en el Estadio Cuscatlán de El Salvador: Las otras tragedias en recintos deportivos europeos

Estadio Cuscatlán, El Salvador.
Estadio Cuscatlán, El Salvador. / Twitter
El Salvador sufrió la noche del sábado su mayor tragedia deportiva con la muerte de 12 personas a consecuencia de una estampida en el estadio Cuscatlán, en San Salvador, que ha dejado a unas 100 personas heridas. Este incidente recuerda a otros ocurridos en Europa durante el siglo XX, como la tragedia del estadio Hillsborough de Sheffield, Inglaterra, o la que se produjo en el Ibrox Stadium durante un partido entre el Rangers y Celtic.

El Salvador sufrió la noche del sábado su mayor tragedia deportiva con la muerte de 12 personas y alrededor de 100 con heridas de diversa consideración como consecuencia de una estampida en el estadio Cuscatlán de San Salvador. Los incidentes se produjeron cuando los aficionados intentaban entrar en una de las zonas populares del estadio para presenciar un juego entre el Alianza y el Futbolistas Asociados Santanecos (FAS). La Secretaría de Prensa del Gobierno salvadoreño corroboró la cifra de fallecidos y el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, aseguró en su cuenta de Twitter que "se realizará una investigación exhaustiva". 

"La Policía y la Fiscalía realizarán una investigación exhaustiva de los hechos ocurridos en el Estadio Cuscatlán. Todos serán investigados: equipos, directivos, estadio, boletería, liga, federación, etc", publicó, y agregó que "sean quienes sean los culpables, no quedarán en la impunidad".

La Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) lamentó en un comunicado las muertes y agregó que "solicitará de inmediato un informe de lo sucedido y comunicará lo pertinente en el más breve plazo". El presidente del Instituto Nacional de los Deportes (INDES) y hermano del presidente Bukele, Yamil Bukele, mostró su solidaridad con "todas las familias que hoy han perdido a un ser querido en este triste suceso". 

Fwn0u7GWcAAbAJY

Aficionados y jugadores ayudando a los afectados de la tragedia. Twitter

Los equipos de la Liga salvadoreña mostraron sus condolencias desde sus redes sociales. "Hoy no existen los colores y por el bien del deporte que a todos nos apasiona, esperamos que esto no vuelva a suceder", publicó el FAS, el equipo visitante del partido que finalmente se suspendió. Además la FESFUT anunció la suspensión de los dos partidos programados para el domingo, correspondientes a la vuelta de los cuartos de final, y avisó de una reunión urgente con su Comisión de Seguridad de Escenarios Deportivos.

Tragedias similares en Europa

Si hablamos de tragedias, la que ocurrió el 15 de abril de 1989 en el estadio Hillsborough de Sheffield, Inglaterra, probablemente sea una de las peores de la historia del fútbol. Aquel día comenzaba con un partido de semifinales de la FA Cup entre el Liverpool y el Nottingham Forest y acabaría con el trágico fallecimiento de 96 personas y cientos de heridos por culpa de una avalancha. El estadio Hillsborough fue construido en 1899 y era el hogar del club de fútbol Sheffield Wednesday. Fue renovado en la década de 1960, pero en la década de los 80 se había quedado obsoleto y no cumplía con los requisitos de seguridad. A pesar de ello, la Asociación de Fútbol (FA) permitió que se jugara allí el partido de semifinales.

Hillsborough

El estadio Hillsborough después de la avalancha. Twitter

El día del partido miles de aficionados llegaron al estadio. A medida que se acercaba la hora del encuentro, la multitud comenzó a acumularse en las afueras del estadio. La entrada al estadio se realizaba a través de dos túneles, de forma que cuando se abrieron las puertas para permitir la entrada al estadio, una gran cantidad de personas comenzó a correr hacia el túnel, provocando una avalancha. El resultado fue de 96 muertos y cientos de personas heridas. Muchos de los fallecidos eran jóvenes, incluyendo niños y adolescentes. La mayoría de las víctimas murieron por asfixia o aplastamiento, ya que la multitud se amontonó en el túnel principal del estadio.

Casi dos décadas antes, en una tarde de invierno de enero de 1971, la tragedia que ocurrió en el Ibrox Stadium marcó a toda una generación del fútbol escocés. Aquel día jugaban un Old Firm derby Rangers y Celtic, y se cuenta que había casi 100.000 espectadores en unas gradas desordenadas, con mucha gente de pie. Cuando el 0-0 ya parecía fijo, un gol de Jimmy Johnstone para el Celtic hizo a muchos hinchas locales abandonar la grada, pero un tanto del local Colin Stein en el descuento produjo la locura (y la tragedia) en el graderío. El cruce entre los aficionados que dejaban la cancha y los que querían volver para celebrar el empate provocó la tragedia en la Stairway 13 de Copland Road, una avalancha cuyo resultado final fueron 66 fallecidos, entre ellos 31 menores.

ErD-J2qXEAA0rqY

Consecuencias de las avalanchas en el Ibrox Stadium. Twitter

El incidente dejó en shock al mundo. Está catalogado como la novena mayor tragedia en la historia del fútbol a nivel mundial y la segunda mayor en las Islas Británicas por detrás de Hillsborough y por delante del incendio de Bradford (56 muertos en 1985). La mayor parte de los 66 fallecidos perecieron por asfixia, al amontonarse unos con otros en una bocana de la tribuna, en la que quedaron atrapados mientras el juego terminaba con normalidad.

El 29 de mayo de 1985 el Estadio de Heysel, en Bruselas, Bélgica, fue escenario de otra gran tragedia. Fueron 39 los aficionados, casi todos italianos, que fallecieron minutos antes de que comenzara la final de la Copa de Europa entre la Juventus de Turín y el Liverpool. El problema radicó la adquisición de entradas del Sector Z por parte de aficionados juventinos. Una zona contigua al fondo, donde se colocaban los aficionados del Liverpool. Es decir, hinchas de ambos equipos separados únicamente por una pequeña valla.

FUQS5LNXEAE7agp

Aficionados italianos tras la caída del muro que les acorralaba. Twitter

Así, en cuanto los aficionados ingleses entraron a su zona (unos aficionados ingleses, por otro lado, que ya estaban en el punto de mira por el peligroso crecimiento del hooliganismo en aquellos años) vieron que había aficionados italianos muy cerca. Y eso no sentó bien. Unos acusan a los italianos de provocar primero. Otros aseguran que los ingleses comenzaron a atacar nada más entrar. Sea como fuere, lo cierto es que los aficionados del Liverpool no tardaron en saltar la valla, y lanzarse sobre los tifossi. Y estos se encontraron acorralados entre los hooligans y un muro que había al final del sector. 

Los gendarmes tardaron 20 minutos en efectuar la primera carga contra los hooligans. Evidentemente, ya era tarde. En total, serían 38 personas las fallecidas en el estadio: 33 italianos seguidores de la Juventus; dos belgas; dos franceses y un británico. Otro juventino más lo haría horas después en el hospital, incrementando la cifra final de víctimas a 39. Los heridos se estiman en unos 600.

COMPARTIR: