15 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Collin Richards deberá cumplir la pena sin posibilidad alguna de libertad condicional

Cadena perpetua para el joven de 22 años que asesinó a la golfista española Celia Barquín en Estados Unidos

Celia Barquin ocupaba el puesto 69 de los mejores golfistas de Estados Unidos
Celia Barquin ocupaba el puesto 69 de los mejores golfistas de Estados Unidos
Collin Richards, un joven estadounidense de 22 años, asesinó el 18 de septiembre de 2018 a Celia Barquín, una joven golfista española que estudiaba y practicaba deporte en Iowa (Estados Unidos). Aunque el joven se había declarado inocente al inicio del juicio, esta semana ha aceptado su culpabilidad.

Según Jessica Reynolds, la fiscal que lleva la causa del asesinato de Celia Barquín, Collin Richards ha aceptado su responsabilidad y ha sido condenado a cadena perpetua sin posibilidad alguna de salir en libertad condicional. Esto ocurrió durante una audiencia previa al juicio final, que se celebrará en el mes de septiembre.

En un comunicado, la fiscal dio a conocer nuevos datos y afirmó: "Mi corazón está con la familia de Celia hoy, con la esperanza de que este resultado les brinde cierto nivel de confort. Este crimen trágico es algo que nos ha conmovido y entristecido a todos".

Reynolds dijo que la mejor forma de honrar a Celia es “recordando su gran espíritu  y todas las vidas que tocó y mejoró durante su estancia en la ciudad”.

Carta del asesino de Celia al tribunal.

La muerte de Celia se produjo después de un forcejeo en el que recibió varias puñaladas en la cabeza, cuello y torso. El cuerpo de la víctima fue encontrado ese mismo día cuando unos jugadores vieron su bolsa de palos de golf en el campo de Coldwater Links, en Amed (Iowa), la ciudad en la que vivía y estudiaba ingeniería civil la joven golfista española.

Celia Barquín se encontraba en esta localidad, de no más de 50.000 habitantes, con una beca de estudios universitarios. Participó en los Juegos Olímpicos Juveniles de China y también había sido elegida como la mejor atleta femenina de la Universidad de Iowa. Su federación la describe como una jugadora “sobresaliente”.

La entrenadora del equipo de golf Christie Martens aseguró que estaban “todos devastados” por el asesinato. Añadió que "Celia era una persona hermosa y era querida por todos sus compañeros de equipo y amigoss". La joven cántabra estaba considerada una promesa del golf. En su última temporada ocupó el puesto 69 en el ranking de golfistas en Estados Unidos elaborado por GolfWeek.

Una muerte anunciada

El asesino de la promesa del golf pasaba las noches en el campo de personas sin hogar. Según la prensa local, en ese campo Richards comentó a otro hombre que tenía "ganas de violar y matar a una mujer".

Los hechos ocurrieron en el campo de golf Coldwater Liks donde Celia entrenaba.

La Policía lo encontró con una mochila llena de sangre y con marcas en el rostro que indicaban que había tenido una pelea. Geoff Huff, comandante de la Policía de Ames aseguró que Richards se encontraba en el campamento de forma temporal, ya que “vivía en el bosque”.

Este joven, que acumulaba un amplio historial delictivo, había tendo ya encontronazos con la Policía, pero nunca por asesinato. Sin embargo, la fiscal Reynolds considera este hecho como un "acto de violencia aleatorio aterrorizante para la comunidad". No había relación alguna entre Richards y Barquín, simplemente la joven tuvo la desgracia de cruzarse en su camino y acabó convirtiéndose en su víctima.

COMPARTIR: