23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras 18 años como futbolista de élite y tras pasar por Atlético -en dos etapas-, Liverpool, Chelsea y Milan, Torres dice adiós al fútbol como jugador

Se despide una de las grandes leyendas del fútbol español: Fernando Torres cuelga las botas a los 35 años

Fernando Torres con España.
Fernando Torres con España.
A sus 35 años, Fernando Torres ha anunciado este viernes, 21 de junio, que se retira del fútbol. Tras jugar su última temporada en el Sagan Tosú, de la J1 League japonesa, el delantero madrileño cuelga las botas y presumiblemente se embarcará en la aventura de convertirse en entrenador.

Fernando Torres ha dado muchísimo al fútbol español, unos se lo reconocen y otros no, pero es algo indudable. Porque Fernando es atlético hasta la médula, pero también fue él quien abrió el camino a España para convertirse en un equipo ganador, que se hizo con dos Eurocopas y un Mundial en apenas cuatro años. Fue Torres quien marcó el único gol de la final de la Eurocopa 2008 a Alemania, que convertiría a España en campeona por fin, algo que solo había conseguido en una ocasión anteriormente, al ganar en Madrid la final del Europeo de Naciones a la URSS en 1962.

Fernando Torres en su primera etapa en el Atlético.

El delantero nació en Fuenlabrada el 20 de marzo de 1984. Siendo un crío recaló como canterano en el Atlético de Madrid, donde los técnicos le colocaron de primeras de portero debido a su altura, pero estaba claro que él era delantero y en cuanto pudo lo demostró. Debutó con el primer equipo colchonero en 2001, a los 17 años, cuando el Atleti estaba en Segunda. Ascendió a Primera y fue uno de los grandes valores rojiblancos ese año. Siete temporadas después, en un Atlético que por entonces deambulaba más que jugaba en Primera, pasó a ser el capitán.

Entonces llegó la llamada del Liverpoool desde Anfield y el delantero se marchó previo pago de 36 millones de euros. Eran los tiempos de Rafa Benitez y el Spanish Liverpool, y allí Fernando explotó definitivamente. Permaneció en el equipo red cuatro temporadas y marcó 84 goles, algunos decisivos. De hecho, fue el máximo goleador del equipo en dos de sus cuatro campañas.

Torres con el Liverpool.

Y llegó el Chelsea, que convertiría a Torres en el fichaje más caro hasta entonces del fútbol inglés, al desembolsar el club londinense 50 millones de euros por el fuenlabreño. Fue en enero de 2011. Mientras los aficionados red quemaban camisetas de Torres, éste recalaba en el Chelsea, un equipo de un barrio bien de la capital inglesa que había crecido hasta llegar a la élite gracias al dinero de su propietario ruso, Roman Abramovic.

En el Chelsea a Torres no le fue como en el Liverpool. El jugador se diluyó y cometió algunos errores de libro, pero también marcó algunos goles decisivos, como el que le hizo al Barcelona en su campo en semifinales de la Champions, que metió al club inglés en la final en perjuicio de un Barça que por entonces dirigía Pep Guardiola.

Fernando ganó la Champions con el Chelsea.

Fernando estuvo en el Chelsea tres temporadas y media y allí logró un título de Champions y otro de Europa League, pero, ocho años después de su salida del Atlético, se rumoreó que volvería en breve a la entidad madrileña. No fue así, recaló en el Milan en 2014. Era uno de los pocos sueños que le quedaban a Torres por cumplir en el mundo del fútbol, jugar en Italia. Aunque apenas lo hizo durante cuatro meses.

Torres con Olalla, su mujer, y sus hijos en la grada durante su corta etapa en el Milan.

Fue entonces cuando se anunció que el fuenlabreño volvía a casa, al Atlético de Madrid. Fue presentado el 4 de enero de 2015 en un Vicente Calderón abarrotado. Once días después se puso de nuevo la rojiblanca para debutar, en esta segunda etapa, en un partido de Liga ante el eterno rival, el Real Madrid. Torres marcó en el primer minuto y también en el minuto inicial de la segunda parte y el encuentro acabó con 2-2 en el Bernabéu.

Era un buen comienzo, pero Torres iría perdiendo fuelle y la confianza en él por parte del Cholo Simeone, también. Tras perder una final de Champions ante el Real Madrid y, por fin, después de ganar un título con los rojiblancos, la Europa League, Torres anunció que dejaba el equipo porque entendía que ya no tenía sitio en él. Se habló de que se iría a Estados Unidos, pero finalmente escogió Japón, como Andrés Iniesta, y allí cuelga ahora las botas tras su paso por el Sagan Tosú.

Torres con la copa de la Europa Legue que ganó con el Atlético de Madrid.

España se lo debe

En cuanto a la selección española, Torres ya había sido dejado su clase en las categorías inferiores, pero con la absoluta es una de sus referencias históricas. Tras anotar ese gol en la final de la Eurocopa 2008 que convirtió a España en campeona, dos años después fue campeón del mundo en Sudáfrica. De hecho interviene en la jugada del gol de Iniesta en la prórroga de la final frente a Holanda. Ya en 2012, Torres volvió a jugar y a ganar otra Eurocopa con España y además anotó tres goles que le hicieron Pichichi del torneo empatado con otros tres jugadores, pero el título fue para Torres porque le regaló un gol a Mata, compañero en el Chelsea, en la final que España le ganó por 4-0 a Italia.

Fernando con la copa de campeón del mundo en 2010.

Torres está casado con su novia de toda la vida, Olalla, a la que conoció un verano, siendo aún un chaval, en la Costa da Morte. Torres tenía 16 años. Tras dos años de relación en la distancia, Olalla se instaló en Madrid para estudiar en la Universidad Francisco de Vitoria y estar más cerca de su pareja.

Se casaron en junio de 2009 y un mes después nació Nora, su primera hija. En 2010 llegó Leo y en 2015 nació Elsa. La familia ha vivido en Inglaterra (Liverpool y Londres) y en Milán antes de que volvieran a Madrid, y después en Japón.

Torres con sus tres hijos en su despedida del Atlético.

Fernando Torres fue campeón del mundo con España en 2010 y campeón de Europa en 2008 y 2012. A nivel de clubes, ganó una Champions y una Europa League con el Chelsea y otra con el Atlético, además de una Copa de Inglaterra con el Chelsea.

El jugador pone ahora punto final a una carrera de ensueño. Pocos han logrado tanto como Torres, que es una leyenda del Atlético y del fútbol y lo será siempre. El fútbol español siempre estará en deuda con el madrileño, pues estuvo ahí cuando fue necesario con La Roja.

El club de sus amores, el Atlético de Madrid, con el que debutó hace ya 18 años, permanece en el horizonte como algo que nunca ha dejado de ser su casa, y podría recalar de nuevo en la entidad. Veremos, pero Torres no ha ocultado que podría volver a algún cargo en el Atlético ni tampoco sus deseos de convertirse en técnico.

Todos los clubes por los que ha pasado y el mundo del fútbol internacional se han expresado este viernes deseando lo mejor para Torres en su nueva andadura profesional y en una vida que, sin duda, ahora será muy diferente después de casi dos décadas dedicado exclusivamente a meter goles.

COMPARTIR: