03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado 4 de febrero el equipo ruso ganó en la semifinal de la Eurocopa de fútbol sala en un partido en el que los jugadores no se saludaron

Así fue el último enfrentamiento deportivo entre Rusia y Ucrania

Último enfrentamiento deportivo entre Rusia y Ucrania.
Último enfrentamiento deportivo entre Rusia y Ucrania.
Tras 14 años sin que ambas selecciones se enfrentaran en competición oficial, Ucrania y Rusia se vieron las caras el pasado 4 de febrero en la semifinal de la Eurocopa en Amsterdam (Países Bajos) de futbol sala. Un partido que terminó con victoria rusa por 3-2, marcado por el conflicto armado que mantenían los dos países en la región del Dombas y la amenaza de una invasión rusa, que desembocó hace unos días en una guerra.

El pasado 4 de febrero, tras 14 años sin enfrentarse deportivamente, Rusia ganó la batalla a Ucrania, pero solo la futbolística. El duelo que la UEFA llevaba casi una década intentando evitar se produjo en las semifinales del Europeo de fútbol sala, en Amsterdam, sin más tensión que la propia de una cita así y de un marcador ajustado hasta el final (2-3). Rusia, campeona en 1999, sufrió el asedio ucraniano en los últimos compases, pero finalmente consiguió el pase a la final. Se volvió a demostrar que el deporte es capaz de estar por encima de la geopolítica.

Desde que el conflicto entre ambos países tomó un cariz realmente peligroso, en el verano de 2014 la UEFA optó por evitar que equipos y selecciones rusos y ucranios se enfrentaran entre sí (ya impidió que el Zenit de San Petersburgo y el Dnipro se enfrentaran en la fase previa de la Champions de fútbol). Pero esa precaución solo es posible mientras los equipos no avancen en los torneos. En el Europeo femenino de fútbol sala del 2019, por ejemplo, Rusia y Ucrania se enfrentaron irremediablemente en el partido por el bronce (con victoria rusa).

Según informó Ivan Chishkala, máximo goleador de Rusia en el torneo, la tensión que se vive entre los dos países no tenía un reflejo entre los jugadores de ambas selecciones: "Hablamos, nos vemos en el hotel, nos saludamos de manera absolutamente civilizada. No hay malos entendidos", comentó el jugador del Benfica. Además, el ucraniano Volodymyr Razuvanov era compañero del ruso Nando en el Dinamo de Samara, equipo que ha desparecido hace pocos días. Otro detalle que ayudaba a atemperar el duelo es el hecho de que tres jugadores rusos sean brasileños nacionalizados.

Asimismo, Paulinho, jugador brasileño nacionalizado ruso que debutó por primera vez en el europeo, explicó que el deporte es ajeno a todo lo referente al conflicto geopolítico entre entre Rusia y Ucrania: "A nosotros no nos llegaron noticias, estábamos concentrados en este campeonato. No nos interesaba la política, solo la victoria, y gracias a Dios se consiguió con un sufrimiento muy grande y algún milagro ante una selección muy difícil".

Último enfrentamiento entre Rusia y Ucrania

En el Ziggo Dome se dieron cita alrededor de un centenar de aficionados ucranianos y un par de decenas rusos, bien separados cada hinchada en una grada. Los más ruidosos fueron los ucranianos, que dieron la espalda al himno ruso y fueron advertidos por la organización por unos cánticos de tinte político, aunque la cosa no fue a más.

Sobre la pista, más allá de no realizar el pasamanos habitual después de sonar los himnos ni saludarse los jugadores al acabar el partido, no dejó de ser un encuentro más. 

Rusia gana la batalla futbolística a Ucrania

Último enfrentamiento deportivo entre Rusia y Ucrania.

En lo deportivo, un partido que parecía un tanto desequilibrado a favor de los rusos, que fueron por delante en el marcador en todo momento, se resolvió con un penalti parado por Putilov, portero ruso ,a Shoturma a poco más de un minuto del final, con 2-3 en el marcador. Jugando sin portero, Ucrania encerró a su rival en ese último minuto, pero Abakshyn falló una clara ocasión a 17 segundos del final y aún a 3 segundos de la conclusión, la pelota se paseó por delante del arco ruso sin que nadie acertara a empujarla.

Finalmente, Rusia, que ha subido al podio en las últimas cuatro ediciones del Europeo, se tuvo que conformar con la plata tras caer contra Portugal, y Ucrania se quedó sin medalla tras ser derrotada por España en el tercer y cuarto puesto.

Se pueden volver a enfrentar

En el mes de marzo se disputa en Portugal la final a cuatro del Europeo femenino de fútbol sala, con cuatro selecciones clasificadas en busca del título: España, Portugal, Rusia y Ucrania. A no ser que al combinado ruso se le niegue la participación en este evento, tal como podría suceder en el Europeo de Fútbol Femenino que se celebra este verano en Inglaterra, todas las miradas estarán puestas en un posible enfrentamiento entre Rusia y Ucrania, que se verían las caras en una hipotética final.

La guerra de Ucrania ha abierto la polémica en la participación de las selecciones rusas en eventos internacionales de carácter oficial. Del 25 al 27 se celebrará en la ciudad de Gondomar (Oporto) la final a cuatro por el título continental, donde España defiende corona.

La selección española femenina, vigente campeona de Europa, se enfrentará a Ucrania en la semifinal. Este duelo de semifinales se disputará el viernes 25 de marzo en un horario todavía por confirmar. Y según ha anunciado la UEFA, será el primer gran partido del día puesto que la anfitriona, Portugal, que se las verá con Rusia, tiene programado su encuentro en segundo lugar por motivos televisivos. Así las cosas, el morboso duelo entre Ucrania y Rusia, dos países inmersos en una situación bélica, quedaría para una hipotética final de la Eurocopa o por la lucha por el bronce, como ocurrió en el 2019.

COMPARTIR: