25 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Juan Munguira

El COVID 19 y los empresarios en la reconstrucción europea

Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI).

 “Las estrellas brillan más cuando más oscura es la noche”

Esta crisis sanitaria tiene numerosos precedentes, las epidemias mortíferas de la Europa decimonónica como el cólera, el tifus o la fiebre amarilla son un reflejo de ello. Los desastres se suceden con periodicidad. La historia está llena de terremotos, inundaciones, pestes y hambrunas de los que siempre se sale usando una fórmula flexible pero fiable. La actuación del Estado acompañada de mercados libres y de una razonable defensa del emprendimiento y de los trabajadores.

El Fondo Monetario Internacional afirma que nunca había visto a la economía mundial en un estado tan debilitado, especialmente los mercados emergentes por los altos niveles de deuda externa y déficit por cuenta corriente que atesoran. México, Brasil y en menor medida Perú y Colombia son esenciales en las cuentas de resultados de los bancos y empresas españolas, con los indeseados efectos indirectos que ello puede representar sobre nuestra estabilidad financiera.

Cualquier efecto nocivo sobre la imagen de las empresas españolas por esta potencial situación importada de las economías emergentes, deberá ser atenuada por nuestros dirigentes, ya que no debe olvidarse que los empresarios son los villanos del imaginario colectivo de España. Como dice un viejo bolero nada se odia más que aquello que se necesita.

Las crisis económicas y las desigualdades encienden las peores pasiones del género humano, la codicia, la insolidaridad y el dogmatismo afloran en estas circunstancias. Este fenómeno se repite en el tiempo, la búsqueda de un enemigo ficticio, una minoría atacada mediante una ira debidamente alimentada. La historia evoluciona y estos enemigos comunes han sido, entre otros, los cristianos, los judíos, los esclavos y los intelectuales. Esperemos que ahora no lo sean los emprendedores, les necesitamos inexorablemente.

Valor de exposición externa

El mundo del siglo XVIII era un teatro con escenas, máscaras y figuras. Se trataba de jugar con las apariencias, con ilusiones escénicas. El teatro era el arte de representar un carácter distinto del verdadero, se trataba de decir algo diferente a lo que se piensa o a lo que no conviene y es esto precisamente lo que ocurre cuando se descalifica a nuestros emprendedores. En una sociedad expuesta donde todo se mide por su valor de exposición externa, los emprendedores han sido sometidos algunas veces a la devoración inmediata de una opinión pública anestesiada sin el deslinde necesario para separar lo falso de lo verdadero.

Las crisis forman parte del metabolismo del sistema financiero, pero no todas son iguales. Hemos vivido una recuperación alimentada con deuda y nos hemos hecho adictos. El Tesoro español para hacer frente a sus necesidades de financiación pretende captar 196 mil millones de euros durante el año2020. Esta crisis inesperada va a incrementar aún más el apetito de endeudamiento, por lo que los buenos empresarios y los diligentes trabajadores van a ser necesarios para generar una economía basada en parámetros reales.

La ministra Nadia Calviño.

Las crisis simétricas son aquellas que afectan con igual o parecida intensidad a todos los países que comparten la misma unidad monetaria, mientras que las crisis asimétricas- como la presente-, afectan a alguno de los países, pero no a todos en igual manera y medida. La Vicepresidenta Nadia Calviño, persona prudente y competente, está desplegando su conocimiento de las Instituciones comunitarias para evitar discriminaciones y proteger adecuadamente los intereses de España.

En Europa, el virus COVID 19 está azotando con mayor virulencia a España e Italia, lo que demanda un tratamiento quirúrgico preciso para ayudar a estos países contra la opinión pública de algunos países del Norte de Europa. Los dirigentes comunitarios deben reestablecer el equilibrio y valorar que la opinión pública es un poder misterioso que a la larga suele ser injusto y no razonable.

La Unión Europea se sustenta en dos columnas, la religión judeocristiana y el derecho romano. España e Italia son el mayor exponente de las raíces cristianas de Europa. Roma representa la europeidad. El Tratado de Roma se firmó en los museos capitalinos en 1957. Bajo la estatua del Papa Inocencio X, con la estatua de Marco Aurelio como testigo, se celebró el cincuenta aniversario de la Unión Europea. El simbolismo hispano y romano están presentes en todas sus Instituciones. Cualquier actuación insolidaria iría en contra del espíritu de sus fundadores y de la confianza en sus instituciones.

Los paralelismos con la situación previa a la Gran Depresión y con la reciente crisis financiera son inevitables. El problema es que la munición para evitar que se propague es hoy mucho menor que hace una década. Con posterioridad a la anterior crisis financiera, el sector privado venía reduciendo su deuda a marchas forzosas mientras que en el sector público la disminución del endeudamiento era inexorablemente más débil ya que tenía que mantener al alza el coste de las pensiones, las prestaciones por desempleo y abordar el rescate bancario.

La Unión Europea con un PIB superior a 16 billones de euros ya no es la protagonista, carece de la chispa necesaria. Existen nuevos actores en la economía internacional que ralentizan nuestra influencia. Todo tiene un precio y de esta pandemia saldremos con un sector público intensamente dañado y con un crecimiento inicialmente más débil del deseado. Todo gasto a medio plazo se debe financiar recurriendo al mercado, lo que se hace ordenando las cuentas y consolidando el crecimiento. La fórmula mágica de subir impuestos tiene un recorrido limitado. Los acuerdos razonables entre empresarios y trabajadores van a ser más necesarios que nunca.

España es tierra de grandes empresarios y excelentes trabajadores. Son activos que deben ser preservados. En España, entre otros muchos, tenemos empresarios modélicos como Juan Roig en el sector de la alimentación, Antonio Vicent en el sector de la ciberseguridad o Emilio Cruz en el sector de los servicios y la seguridad, que con toda certeza iluminarán el camino que debe ser recorrido. En la puerta del Monasterio de Subiaco se lee “las estrellan brillan más cuanto más profunda es la noche”. Dejémosles que así sea.

Juan Munguira es Profesor de los Mercados Financieros

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: