19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ángel San Martín

El triple entierro de Julen

Díametro del pozo. Gentileza de El Mundo
Díametro del pozo. Gentileza de El Mundo

Por pintoresco que parezca, la primera víctima mortal del caso Julen Roselló ha sido la verdad. Y la verdad no admite autopsia ni pruebas definitivas de ADN. Julen tuvo dos entierros y un interminable funeral silente entre ambos. El primero fue la inhumación del 13 de enero cuando la tierra se lo tragó increíblemente por un agujero de 28,5 centímetros de ancho, según hemos conocido hoy. Y el segundo fue el doloroso entierro del 27 de enero, a solas con los suyos. 

El admirable despliegue de ingeniería, ingenieros e ingenio colectivo tardó 13 días en exhumarle del pozo mortal. La verdad ya se daba ya por muerta en esas fechas, después de estar desaparecida desde los primeros momentos del accidente infantil más absurdo del siglo 21 en España.

A la ceremonia virtual de entierro de la verdad suelen acudir fieles de todos los gremios:  testigos, familiares, vecinos y amistades. Sin incienso, pero con sobredosis de homilía desde distintos púlpitos. Y basada solo en pálpitos. En el caso de Julen Roselló no cabe la posverdad, sino la preverdad. Sobre ella se centra el foco de la investigación, perfectamente delineado hoy por el artículo del director de este medio. Empezando por Antonio Sánchez “Periquete”, el autor convicto y confeso de un pozo que no cavó precisamente en un periquete y que tapó con sobrado oficio.

Sobre la boca del pozo maldito, menguante o creciente según las versiones, pesa ahora una lámina de acero de 600 kilos. Pero hay muchas bocas que tapar, alguna de las cuales se ha abierto por más de 21, 25, e incluso por los noticiables 28,5 centímetros que ilustran esta columna.

El periodismo no enreda, sino que aclara. Aunque ponga cara de funeral. Y aunque su prestigio trate de ser enterrado con paladas de tierra. El gentilicio de los vecinos de Totalán es, pásmense, rebotaos. Exactamente como muchos españoles se sienten actualmente: rebotaos.

@JAngelSanMartin

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: