18 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Sergio Martín Guardado

Ministra: La maternidad es un derecho

Irene Montero, ministra de Igualdad.
Irene Montero, ministra de Igualdad.

Hay palabras que una ministra del Gobierno de España no debiera pronunciar nunca, menos aún la Ministra de Igualdad. Sin entrar en el trasfondo de la guerra política en el seno del Podemos andaluz, a los que asumimos la defensa de la igualdad entre mujeres y hombres nos duelen de forma especial. Tratar de justificar la expulsión de una diputada del parlamento andaluz de un grupo parlamentario nunca puede venir de la mano de su condición de madre. Es retroceder años.

Hemos andado mucho durante décadas en la búsqueda de una igualdad entre sexos que todavía no se logra para que ahora la ministra Montero, a quien corresponde liderar esta lucha, vuelva a transmitir a la sociedad que la maternidad es un obstáculo en la carrera profesional de las mujeres. Independientemente de la relación jurídica de los diputados y sus permisos relacionados con la maternidad, haciendo una lectura de tales palabras, se vuelve a apuntar al hecho de ser madre ¿cómo causa de despido?

El embarazo, la maternidad y el puerperio han supuesto la barrera de barreras en el acceso al empleo y la promoción profesional de las mujeres. La condición biológico-sexual ha determinado así la maternidad, a través de una forma de socialización impuesta a modo de discriminaciones fundadas en el género, como un obstáculo para acceder a cargos de responsabilidad, también en la política. Nuestra democracia ha venido combatiéndolo a través de acciones positivas, la protección jurídica de la maternidad o las necesidades conciliatorias para convertir la maternidad en derecho y alejarla de la perniciosa concepción de impedimento profesionalizante. Incluso las listas paritarias, que tantas mujeres han llevado a las cámaras legislativas. Todavía queda demasiado camino por recorrer, la evidencia es empírica. No hay duda, que la corresponsabilidad es todavía una hoja de ruta y no un hecho constatable, en este sentido.

La política debe dar ejemplo, la igualdad entre mujeres y hombres es más que un eslogan, es un compromiso personal y político. Es el reto del nuevo siglo, ministra… ¡La agenda 2030! Si algo no va a lograr ese reto u objetivo es la falta de compromiso real en esa igualdad entre sexos. Usted ministra, no lo tiene: se ha posicionado a la par que aquella que fue presidenta del círculo de empresarios, Monica Oriol, que compelía a no contratar mujeres menores de 45 años para lograr la productividad de las empresas. Quería decirle que la política puede sacar más productividad con el buen ejemplo que con eslóganes vacíos de asunciones personales. ¿Qué ejemplo ha dado usted?

¿La política no para ministra? Pues usted, ha dado un buen parón a la lucha política en pro de la igualdad de género. Usted nos dice, que si la política no para: ¿se debe elegir entre ser diputada o ser madre? ¿se debe elegir entre trabajar y ser madre? ¿se debe elegir entre acceder al empleo o promocionar y ser madre? Lo que no ha parado es la democracia, señora Montero. Desde el 78 llevamos dando pasos en favor de que la maternidad no sea un obstáculo para las mujeres, porque en ese caso el obstáculo sería para la democracia. La democracia sin mujeres no es democracia y la política sin madres tampoco. ¡Hasta ahora! Para decir estas cosas que hielan el corazón de cualquier feminista, no sea Ministra de Igualdad.

Teresa Rodríguez, embarazada.

¿Cree que todo el mundo tiene las facilidades de conciliación familiar que una ministra? Usted se pudo permitir el lujo de parar, como Teresa Rodríguez lo ha hecho. Pero no intente amparar la resolución de una guerra política en su maternidad o el puerperio, de lo contrario su ejemplo podrían tomarlo los empresarios, aunque tendrán todo el reproche de un ordenamiento jurídico que ya estaba cuando llegaron. En la igualdad está la base de las soluciones de mañana a los problemas de hoy, no podemos plantear la maternidad como un problema eterno para el mañana. La educación empieza dando ejemplo desde arriba, ¿qué pasará si los niños y niñas de hoy asumen sus planteamientos como normales? Nunca llegará la igualdad.

Ministra:

Por todas las mujeres que fueron despedidas por ser madres,

Por todas las que renunciaron de forma no voluntaria a sus carreras profesionales,

Por todas las que comprobaron en primera que la vida no para,

Dimita, la maternidad es un derecho.

Sergio Martín Guardado es Investigador del Área de Derecho Constitucional de la Universidad de Salamanca.

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: