12 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Gabriel Araceli

Memoria Histórica (VIII): Las "Taifas" árabes

Señor Sánchez Pérez-Castejón, Presidente del Gobierno en funciones eternas, le pongo ante los ojos la relación de las "Taífas" árabes para que no tenga que pagar asesores que le digan cómo y a quién debe conceder la "autodeterminación" de independencia. Si Suárez concedió "café" para 17 Autonomías ¿por qué va a ser usted menos?

Pues si ayer les hablaba del "guirigay" de la España cristiana hoy les voy a hablar del "desastre" de la España árabe, que fue mucho peor. Porque si en un principio los ejércitos árabes se apoderaron prácticamente de toda la península e incluso pasaron los Pirineos y llegaron hasta Poitiers (centro de la Francia actual) luego fueron retrocediendo hasta la derrota total (1492) y la expulsión definitiva. Es verdad que entre la llegada y la salida pasaron más de siete siglos y que en ese largo período hubo de todo. Desde una situación de "tierras conquistadas" o colonia dependiente del Califato de Oriente, con dos centros de poder, Toledo y Córdoba, y gobernadores delegados del Califa de Damasco, andando los siglos llegaría el Califato independiente, con Abderramán III y sede central en Córdoba (ciudad a la que hizo "luz de occidente"). Pero, aquello, a pesar del poderío que llegó a tener y el control de todos los territorios ocupados por los árabes, desde Zaragoza a Huelva, pasando por Valencia, Murcia, Granada, Almería, Málaga, Cádiz y demás, también duró poco, ya que muerto Abderramán III el Califato apenas si se mantuvo medio siglo. Desde 1009, que abdica a la fuerza el califa Hisham II, hasta 1031, que se produce la abolición formal del Califato, se sucedieron en el trono nueve Califas, ya en un escenario político de anarquía total (al caer Hisham III se proclamó una República en Córdoba)... y comienza el guirigay (mayor que el cristiano) de los Reinos de "Taifas". Entre los años 1031 y 1085 (cuando llega la segunda invasión, la de los almorávides) se declararon independientes y se formalizaron las siguientes "Taifas" (por orden alfabético ¡qué cosas!):

*Taifa de Albarracín.                                      *Taifa de Algeciras.
*Taifa de Almería.                                          *Taifa de Alpuente.
*Taifa de Arcos de la Frontera.                      *Taifa de Badajoz.
*Taifa de Baleares o Taifas de Mallorca.       *Taifa de Ceuta.
*Taifa de Calatayud.                                      *Taifa de Carmona.
*Taifa de Córdoba.                                         *Taifa de Denia.
*Taifa de Granada.                                         *Taifa de Lisboa.
*Taifa de Lorca.                                              *Taifa de Málaga.
*Taifa de Mértola.                                           *Taifa de Molina.
*Taifa de Morón.                                             *Taifa de Murcia.
*Taifa de Murviedro y Sagunto.                      *Taifa de Niebla.
*Taifa de Ronda.                                             *Taifa de Huelva.
*Taifa de Santa María del Algarve.                 *Taifa de Segorbe.
*Taifa de Sevilla.                                             *Taifa de Silves.
*Taifa de Toledo.                                             *Taifa de Tortosa.
*Taifa de Valencia.                                          *Taifa de Zaragoza.

¿Y qué era una "Taifa"? Pues, un Estado independiente, que se arrogaba todas las funciones de gobierno y rechazaba la dependencia de cualquier otro Estado.

En el trasfondo tras cada "Taifa", había un problema profundo. Por una parte, las luchas por el trono califal no hacían sino reproducir las luchas internas que siempre habían asolado el emirato y el califato por causas raciales, árabes, bereberes arabizados y nuevos, muladíes o eslavos, que estaban constituidos inicialmente por esclavos libres de origen centroeuropeo o del norte peninsular y conseguido puestos importantes en la administración. También influían la mayor o menor presencia de población mozárabe, el afán de autonomía de las áreas con mayores recursos económicos y la agobiante presión fiscal necesaria para financiar el coste de los esfuerzos bélicos.

Pero, ¿sabe usted Señor Presidente en funciones eternas cómo terminó "aquello"?

Pues, como el rosario de la Aurora, ya que las envidias y los agravios comparativos entre unos y otros de aquellos "mini-reinos" provocaron guerras salvajes. Por ejemplo la que estalló entre Zaragoza y Calatayud por el control de las aguas del Ebro. La de Ronda, la de Málaga y la de Algeciras contra Ceuta por el control del Estrecho. La de Córdoba y Sevilla contra Granada. La de Badajoz contra Santa María del Algarve y ya en el colmo la de Murviedro y Sagunto o la de Mallorca contra Menorca.

Señor Presidente del Gobierno en funciones eternas sólo le recuerdo que aquel "guirigay" terminó cuando los Reyes Católicos dieron un puñetazo en la mesa y pusieron de patas en la calle a Boabdil "el Chico". Espero, y hasta lo deseo POR ESPAÑA, que su madre no tenga que decirle lo que le dijo a aquel pobre Rey la suya: "Sí, hijo, llora, llora como mujer lo que no supiste defender como hombre".

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: