22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

El alma y su habitación de invitados...

Semana Cultural, Victoria Martínez (coordinadora), Juan josé Ruíz (Alma Mater de La Salmoreteca), Pilar Redondo (jurado). Degustamos salmorejos exquisitos, el tradicional de tomate, de naranja,aguacate, remolacha
Semana Cultural, Victoria Martínez (coordinadora), Juan josé Ruíz (Alma Mater de La Salmoreteca), Pilar Redondo (jurado). Degustamos salmorejos exquisitos, el tradicional de tomate, de naranja,aguacate, remolacha

Para disfrutar de una salud activa es importante tener una alimentación sana y equilibrada, y esenciales son los buenos hábitos para la hidratación, sobre todo en verano.

Es sabido que la gran mayoría de la población vivimos en una cotidianidad regida por el estrés y la prisa, ritmo frenético y elevado nivel de exigencia, por eso del tiempo de vacaciones podemos dedicar una parte a "aprender a alimentarnos", cuidarnos, y velar por la salud global de nuestro organismo. Practicar deporte es absolutamente necesario para el perfecto funcionamiento de cuerpo y mente.

El agua es un componente imprescindible del organismo, necesitamos reponerlo, más aún en verano, ya que el calor favorece la deshidratación.
La OMS considera que para el buen funcionamiento nuestro cuerpo necesita 2,5 litros del agua al día, la que ingerimos como tal y la que contienen los alimentos.

Una sugerencia apetecible es, en vez de echarle cubitos de hielo al agua, añadir frutas congeladas, por ejemplo fresas, frambuesa, etc. También le va muy bien hierbabuena, menta...
Otra opción puede ser los sorbetes de frutas, porque además aportan vitaminas, que tan necesarias son: sorbete de fresones con hierbabuena, de manzana verde con canela, de arándanos con menta...

También en forma de infusión, como la garcinia, que además posee efecto saciante.

O las multifunsiones, que es la mezcla de varias plantas, así multiplica sus efectos. Para controlar el apetito hay dos combinaciones de gran eficacia: mezcla de cola de caballo, alcachofa y sen. O, té verde, mate y garcinia cambogia.

Para eliminar líquidos, cola de caballo, solidago gigantea, judías vaina y hojas de ortosifón.

Está estipulado que aproximadamente el cuerpo elimina 1,5 litros de agua mediante la orina, 0,5 por el sudor y 0,4 a través del aliento.

Alrededor del 75% es el agua que contiene el cerebro, por eso una ligera deshidratación provoca somnolencia, fatiga, déficit de atención y memoria.

Siempre es fundamental la ingesta de frutas, verduras y hortalizas, pero sobre todo en verano. Entre los vegatales más hidratantes están la lechuga (94% de agua) y el pepino (95%).
Esta estación del año podemos aprovechar para aumentar el consumo de sopas y cremas de verduras, ensaladas variadas, frutas...

Como entrante, brochetas de frutas, zumos vegetales, flores de piña con yogurt de coco, tosta de queso, anchoas y pimientos... ayudan a saciar el hambre antes del plato principal.
Cremas se pueden hacer de todas las verduras, algunas de las más comunes, de calabaza, de calabacín, de patata y zanahoria.
Las ensaladas admiten multitud de verduras y hortalizas.
Las frutas tropicales son muy nutritivas: papaya, mango, chirimoya.

Si queremos comida sana y fácil de preparar: Tortitas de zanahorias, tempura de verduras, croquetas veganas.
El arroz, en paella o con caldo siempre es un plato bien recibido.
Recetas sabrosas a base de verduras y hortalizas: salpicón de dorada, beregenas con pisto, ensaladilla de arroz, pimientos en escalivada.

Original y rápido, podemos optar por los carpaccios: de bacalao con grosellas y rúcula, de salmón con melón y huevas, vegetal con jamón curado, de boletus con gambas, de nectarinas al jerez.

El postre, siempre que se pueda debe ser fruta natural, se pueden hacer unas combinaciones exquisitas: melocotón relleno de frutas rojas. Naranjas con canela.

A veces por el cambio de hábitos, horarios, etc, se puede alterar el tránsito intestinal, para regularlo hay que llevar una dieta rica en fibra: espinacas, legumbres, kiwi, pan integral, cereales enteros.
También en fitoterapia hay plantas que pueden ayudar, como las hojas de sen (Cassia senna), y plantas laxantes como la zaragatona, se puede tomar en infusión o masticarla. 

Una receta siempre muy vitoreada por el comensal de cualquier lugar es el gazpacho, que es una fuente inagotable de antioxidantes, y vitaminas, espcialmente C.
Es sabroso, hidratante, fresco, nutritivo.
Su gran secreto nutricional reside en su ingrediente principal, el tomate, ya que tiene mucho licopeno.
Es el plato por excelencia del verano, ayuda acombatir el envejecimiento celular, aumenta las defensas gracias al ajo, que además es un potente antiinflamatorio.
La gastronomía va evolucionando, y ya el gazpaccho no es sólo territorio del tomate, hay múltiples variedades, todas ellas muy saludables: de espárragos, sandía, cereza, arándanos, remolacha, naranja, aguacate, melón, melocotón, calabacín... 

Otro plato que no debe faltar en ninguna carta gastronómica es el salmorejo, es uno de los platos típicos de Córdoba.

En verano se deberían hacer cinco comidas al día y no pasar más de tres horas sin tomar nada, por poco que sea, bastará para que el organismo mantenga activa la quema de calorías.

Importante también, cocinar al horno, plancha o vapor, si se le añade hierbas aromáticas se logra una comida más sabrosa.

Nuestra depensa tiene que estar siempre repleta de los alimentos básicos, deben estar presentes durante todo el año, son los que podemos denominar imprescindibles.
Las legumbres, constituyen la base de la pirámide alimenticia, aportan pocas grasas, son ricas en minerales y vitaminas del grupo B, aportan proteínas vegetales, potasio, fibra, aminoácidos, hierro, zinc...

En invierno se suele tomar en guiso y en verano en ensalada.

La Organización Mundial de la Salud estima que cada persona debe consumir diariamente, como mínomo 400 gramos de verduras y frutas. Entre sus múltiples beneficios destaca la estimulación del sistema inmune, la actividad antiviral y antibacteriana.
Se ha ratificado que las vitaminas en general, y particularmente las del complejo B y C, ejercen un efecto muy positivo en las respuestas inmunes, ya que son fundamentales en el metabolismo celular.

Sobradamente conocido es el aporte de vitamina C de los cítricos, entre otras virtudes, previenen enfermedades respiratorias y favorecen su recuperación.
Naranjas, pomelos, limones, etc.

El aguacate se ha convertido en un incondicional de la dieta, entre otras propiedades, su contenido en omega-3, vitaminas C, E, y una variedad de minerales que contribuyen a mantener el colesterol.

El champiñón tiene muy pocas calorías, aporta minerales, vitaminas y mucha fibra, vitamina D, que es primordial para los huesos, vitamina B, potasio, yodo, y ayudan en la asimilación del fósforo y del calcio.

El aceite de oliva virgen extra, no necesita explicación.

Lácteos, frutos secos, carne pescado.

"Un cuerpo sano es una habitación de invitados para el alma; un cuerpo enfermo es una prisión". (Fancis Bacon)

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: