19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Hasta el recuerdo duele

Pilar Redondo y un conductor de rickshaws.
Pilar Redondo y un conductor de rickshaws.

Como mujer ávida de conocimientos y aprendizaje que soy, me gusta viajar, pero no por el mero hecho de viajar, sino para conocer la Historia y cultura de otros lugares.

Por este motivo he pisado cuatro de los cinco continentes, he presenciado todo tipo de escenas, alegres, tristes, entrañables, y algunas imposibles de olvidar, como las vividas en La India. 

Tuve el privilegio de formar parte de un proyecto humanitario. Este viaje cambió mi vida, y siento que como persona he evolucionado. 

Para enfrentarte a este tipo de experiencia debes ir preparado psicológicamente.

La India, lugar donde la hostilidad es evidente. Difícil es la situación por la que atraviesa el país y sus habitantes.

Me mezclé entre la masa humana para conocer el país como uno más de sus habitantes. Vulnerables, rostros y cuerpos quemados por el sol, de los que aprendes que se puede vivir, o más concretamente sobrevivir, sin nada, absolutamente nada.

Viven en los márgenes de la vida...

Quedé cautivada por una cultura tan particular.

Me acerqué a ellos, hasta convertirme, casi, en uno de ellos. Establecí una fuerte conexión emocional.

Conocí seres humanos increíbles, de esos que cambian tu forma de ver la existencia.

Para ellos cada día es un regalo para capturar momentos especiales.

Detrás de cada uno de aquellos cuerpos famélicos hay una persona con sentimientos, que intentan saciar su hambre vital con pasión, verdad y dolor, desnudos frente a la verdadera y sincera cámara de la realidad.

Es un lugar hipnótico, donde la lucha encarnizada por la supervivencia decora el paisaje.

Hay zonas como Calcuta donde el sobrecogedor entorno sobrevive al tiempo. Percibes una sensación que es difícil de trasmitir, imposible dejar de mirar ante tal imagen.

Una profunda incomprensión quedó atrapada en mi mente, intentando descubrir y vencer las fronteras del viento detenido a los pies del silencio y su otra sonoridad, que retumbaba distante de su propio eco, y de la geometría de los sueños.

En este, como en todos, o casi todos mis viaje, elaboré un diario, donde expresé mi sorpresa ante algunas costumbres y formas de actuar de este pueblo.

Notoria es la clasificación de las personas por la casta a la que pertenecen, incluso a la hora de casarse hay que procurar que sea de la misma casta, nunca inferior.

Esto produce una segmentación. Las cuatro castas originales en grado de importancia son: Brahmanas, Kshatrías, Vaishias, Shudrás y dos grupos que no tienen casta: los dalit y los tribales.

No acierto a comprender ni descifrar su pasividad ante el tema de la lepra.
Aunque pueda parecer increíble ¡en La India existen la lepra y las leproserías!, lugares donde se recluyen a los enfermos que la padecen.

Es usual ver a personas con varios miembros amputados como consecuencia de esta enfermedad, transportando sobre la cabeza gran cantidad de peso.
Ejercen de porteadores como modo de subsistencia.

Otra situación que me llamó poderosamente la atención fue la de los rickshaws, vehículos de dos ruedas que se trasladan mediante tracción humana, en la mayoría de los casos los conductores van descalzos.

Tienen Dioses y Diosas para todo. Y alrededor de ellos y ellas giran múltiples leyendas.

Una de las más invocadas es Kali,la Diosa de la muerte.
Es representada por una figura femenina, que posee cuatro brazos, tres ojos, la lengua fuera, etc.
En el templo dedicado a esta Deidad dicen que se ofrecen sacrificios animales. Hay quien atestigua fehacientemente que en tiempos pasados los sacrificios eran humanos.
 
La palabra "sagrado" es muy importante para ellos, por eso tienen frutas, bebidas, animales, etc sagrados.

La vaca es animal sagrado por ser el emblema de la maternidad y fecundidad, y el trato hacia ella debe ser más correcto que hacia las mismas personas.

El río Ganges  lo consideran sagrado por personificar a la Diosa Gánga, de la purificación, de la pureza original.   

También hay personas sagradas, como por ejemplo, toda aquella a la que le haya picado una cobra. Cuando fallecen son lanzadas al Ganges para limpiar los pecados del alma e ir purificado a la reencarnación, en la que creen. 
 Por eso no es de extrañar que sea el río más contaminado del mundo.

Con una mano realizan las actividades puras y con la otra las impuras, y tienen designadas con determinación las tareas que deben realizar con una y otra.

Hay actos que producen impureza como: cortarse el pelo, el sueño, la menstruación, etc...

Tienen diferentes, interesantes y singulares tradiciones.

Durante el baño es frecuente recitar textos sagrados e invocar el nombre de algún Dios.

Para entrar a los templos es imprescindible quitarse los zapatos.

Las tradiciones religiosas y ritos funerarios son dignos de presenciar.

Curiosa es la forma de hablar acompañada de movimientos de cabeza.
Uno de los idiomas oficiales es el hindi, además de otras lenguas y dialectos como: urdu, támil, télegu, etc. 

Por norma caminan descalzos y semidesnudos, sobre todo los hombres.
Y niños-as totalmente hasta que alcanzan, casi, la adolescencia, siempre hay excepciones.

En las poblaciones más ruinosas estos individuos deambulan por un laberinto sin salida, con gran déficit de esperanza, fruto de una decisión que quizá, ellos no tomaron, y por la que no se molestan en buscar una solución.

En el duro momento de la despedida guardé para siempre en mis retinas la última mirada de cada uno de aquellos niños y sus misterios prohibidos.

¡Sus ojos lo dicen todo! y sus amplias sonrisas, ¡a pesar de todo sonríen!, inexplicablemente...

Emotivas fotos que dan voz a quienes no son escuchados.

Desde entonces, cada día, con verosimilitud, intento rescatar de la memoria el olvido...


Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: