23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Máximo González

¿Cuándo la vuelta de don Juan Carlos I?

Juan Carlos I.
Juan Carlos I.

Ahora que tanto se llena la boca el Gobierno de querer arreglar problemas pasados por la paz social, por la utilidad pública cediendo el terreno y doblegándose a las reivindicaciones de los nacionalistas por el mantenimiento de la legislatura, porque se mire por donde se mire, no tiene otra explicación convincente por mucho que quieran disfrazarlo de mensajes a mansalva de todo lo contrario, deberían hacer una relación de cosas a restituir y mucho menos graves que las realizadas por los indultados y los chantajistas independentistas.

Por un lado, se están acercando presos a las cárceles cercanas a sus domicilios y a los de sus familias, presos de ETA que se sepa, o sea: asesinos de inocentes, no “chorizos” cualquiera sin delitos de sangre, pareciendo una labor encomiable y restitutiva porque, al fin y al cabo, los asesinados por ETA ya no dan guerra y no se hacen notar y a sus familiares, que tampoco van liándola por ningún sitio, tampoco se les oye ni se les tiene en cuenta.

Por otro lado, a los presos por intentar dar un golpe de Estado a su país, poniendo contra las cuerdas a las autoridades y provocando daños morales y económicos, también se les deja en la calle y se les permite volver con sus familias y ya se están lanzando mensajes para que el Tribunal de Cuentas del Estado tampoco quiera cobrarles ni un euro por sus desmanes.

Aquí nadie pide perdón, ni indemniza a nadie de ninguna manera y encima, además de perdonarles y disculparles, ni se les exige que hagan frente ni siquiera económicamente de todos los perjuicios ocasionados ni a los ciudadanos ni a las propias instituciones a las que han ocasionado un gran agravio.

Ni qué decir tiene que, el tiempo que han estado en prisión, han dispuesto de todo lo inimaginable para alguien privado de libertad: Despacho, visitas, salidas a acontecimientos y un largo etc., de privilegios que a más de un preso le hubiera gustado y le gustaría tener.

Atrás quedaron familias destrozadas, esposos y esposas viudas, hijos e hijas huérfanos, hermanos y hermanas, primos y primas, tíos y tías, abuelos y abuelas, amigos y amigas y no solo eso sino ¿quién y cómo restituyen las pérdidas humanas de por vida, los gastos de psicólogos para intentar salir adelante con ese dolor? ¿Quién repara los gastos ocasionados en haber sacado adelante mientras han vivido a esos fallecidos y fallecidas asesinados por un sinsentido tan brutal e injusto? Y, ¿quién en su sano juicio intenta olvidar y hacer que olvidemos lo que ocurría en España hace poco más de 10 años con los indecentes asesinatos de la banda terrorista ETA?

Las leyes se han creado para ser cumplidas y a los ciudadanos se nos enseña a ser respetuosos con lo de los demás, al igual que una familia enseña lo propio a sus hijos para que podamos vivir en comunidad y solidaridad.

Don Juan Carlos I. 

Pues bien, dicho esto, ¿cómo es que el Gobierno actual se afana tanto en restituciones, comprensiones, acercamientos a sus familias, indultos, etc. y no se acuerda de restituir al anterior Jefe del Estado español D. Juan Carlos I y máximo embajador en el exterior?

Hay muchos casos en España peores en cuantía económica como por ejemplo el 'Caso Puyol', los ERE de Andalucía, etc. Y es que parece que no ha ocurrido nada y ahí andan silenciados.

¿No se le puede acercar a él a su familia? ¿No se le puede ya no solo permitir, sino facilitar esto que a otros se les permite? ¿También quiere que nos olvidemos de él como si nunca hubiera existido en nuestras vidas y que pase el tiempo alejado de todos nosotros? ¿Qué tiene la “lepra” o qué? ¿Tanto se le teme que ya nadie recuerda su “Obra” con sus luces y sus sombras? ¿Pretendemos comprender y aceptar a todo tipo de personas y no queremos hacer mínimamente eso con él?

¿O quizá no interese tener en el país a una persona “relevante” a nivel mundial no vaya a ser que “quite” algo de protagonismo al “endiosado gobierno actual” para el que parece que no existen otras instituciones del Estado por encima y que le “hagan sombra”?

Él forma y formará siempre parte de nuestra historia reciente y eso no debe olvidarse nunca.

No podemos ni debemos olvidar que en la llegada de la Democracia a España, D. Juan Carlos I tuvo una gran relevancia como todo el primer gobierno de la Transición Española de Adolfo Suárez, la única transición que ha habido en España desde la Dictadura de Franco, mal que le pese a más de uno que ha llegado posteriormente al gobierno, queriendo “reescribir” esa primera y única transición habida, para querer atribuírsela indebidamente.

Un país sin memoria cometerá los errores del pasado y, precisamente para no cometerlos, debe tener presente la historia anterior para no cometer esos mismos errores por eso, no se deben olvidar ni a los muertos, ni las obras de los hombres y a eso no se le debe llamar “rencor”, sino “atención” y reconocimiento.

Y ya lo dice otro sabio refrán español: “Es de bien nacidos, ser agradecidos”.

¿Cuándo le llegará el turno de su vuelta? Esperemos que antes de que no sea demasiado tarde y no tengamos que rasgarnos las vestiduras por su tardanza, nos demos golpes de pecho y entonemos el “mea culpa” ya que según otro refrán español: “A buen entendedor pocas palabras bastan”.

Y por cierto: ¿Dónde están los medios de comunicación que tampoco se acuerdan del Monarca anterior? ¿Es que la “amnesia” del Gobierno en este caso es contagiosa como el Coronavirus y les ha llevado a una permanente cuarentena?

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: