20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

José Ignacio Herce Álvarez

El otro terrorismo

Normalmente, cuando hablamos de terrorismo en nuestro país  inevitablemente nos referimos a ETA pero por desgracia, también nos hemos visto azotados por el que desde ahora vamos denominar “El otro terrorismo”

Para ponernos en situación quizá lo primero sea definir lo que se entiende por terrorismo. Evidentemente, hay múltiples y variadas definiciones pero a mi juicio, una de las más adecuadas es la que dio  la Liga de las Naciones en 1933: “Todos los actos criminales dirigidos contra un estado y que fueran previstos o calculados para crear un estado de terror en las mentes de personas particulares o un grupo de personas o el público general es terrorismo”.

El término terrorismo como tal  parece ser que fue utilizado y registrado por primera vez en 1916 por Gustave LeBon un sociólogo especializado en la psicología de las masas,  cuando afirmo que,   “El terrorismo siempre ha sido empleado por revolucionarios, como una forma de impresionar a sus enemigos y como ejemplo para aquellos que dudaban sobre su poder..."

Una vez que hemos delimitado el marco en el que  nos movemos, ya podemos pasar a hacer un breve resumen de las acciones terroristas en nuestro país y, sobre todo de sus consecuencias.

Como decía al comienzo de este artículo, en nuestro país existe la tendencia a relacionar el terrorismo solo con ETA y no solo a nivel popular,  ya que es muy frecuente ver como nuestros políticos más destacados solo  mencionan como cifra de asesinados por esta barbarie a las 853 Víctimas  causadas por  ETA. Pero por desgracia,   ha habido otros muchos asesinatos más que aumentan la cifra hasta casi las 1.500 Víctimas mortales y que son de los que nos vamos a ocupar a continuación.

Citando fuentes del Ministerio del Interior, entre muertos y heridos, España contabiliza 10.181 Víctimas del terrorismo desde 1985 hasta nuestros días a cargo de todas las bandas y organizaciones que han actuado en nuestro territorio.

La banda terrorista ETA cuyo primer asesinato fue una niña de 22 meses en junio de 1960, ha sido la manifestación más duradera del terrorismo en España y coincidió, durante varios años, con otras que golpearon con saña a la Europa de los años setenta, ochenta y noventa

Si damos un repaso a la historia del terrorismo en nuestro país, el grupo que mayor número de Victimas acapara es sin duda ETA (Euskadi Ta Askatasuna), con 420 atentados y 7.242 Victimas, de las cuales 853 serían mortales,  seguido por el GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) con otros 20 atentados y 191 Victimas, 94 de ellas mortales. Este grupo ultraizquierdista logró su mayor impacto con el atentado de la cafetería California de Madrid en 1979, que se saldó con ocho muertos.

La estela nacionalista marcada por ETA dio lugar a que aparecieran otros grupos en su misma línea en otras regiones de España, este fue el caso de EPOCA y TERRA LLIURE, con tres y una victimas mortales respectivamente, en Cataluña; el Exercito Guerrilheiro do Povo Galego Ceive en Galicia con dos Víctimas mortales y en Canarias el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario) con una Víctima mortal.

Si la ultraizquierda estuvo representada por los GRAPO, también la ultraderecha tuvo sus organizaciones terroristas,  destacando entre ellas  el BVE (Batallón Vasco Español) al que se le atribuyen 18 asesinatos, la Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) con 8 asesinatos y los GAE (Grupos Armados españoles) con otros 6 asesinatos. En total a la ultraderecha se le asigna un total de 66 asesinatos.

Para completar este panorama de llamémosle “interno”, a estos grupos se le sumaron atentados de otros de diferente signo y nacionalidad, como fueron los cinco  atentados del Ejército Secreto Armenio, los 4 de los Ejércitos Cubanos Anti Castro, los cuatro de Justicia Comandos del Genocidio Armenio, los seis de las Brigadas Internacionales Antiimperialistas y  los tres de  Al-Fatah. Aun quedarían al menos otros  treinta atentados con diferentes autores, algunos de ellos sin identificar.

Una mención aparte requieren los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) que formaron parte de la denominada “guerra sucia” del Estado contra ETA y que estuvieron activos de 1983 a 1987 siendo responsables de veintisiete asesinatos. Estos Grupos actuaron principalmente en el País vasco francés dirigiendo fundamentalmente  sus atentados  contra militantes y simpatizantes de ETA, pero como siempre pasa en estos casos, también causaron otras   diez  Victimas  que no tenían ninguna relación con los terroristas.

Mención parte requiere  la que podemos considerar como la mayor amenaza terrorista que se cierne sobre el mundo en general y nuestro país en particular, los grupos terroristas yihadistas.

Aunque nos pueda parecer como algo de carácter reciente, desde 1.985 estos grupos han sido los responsables de la muerte de 228 españoles, según las cifras que se recogen en el Balance del Terrorismo en España de 2017, editado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo.

El primero de los atentados de esta índole que se produjo en España fue en 1985 y causó la muerte a 18 personas como consecuencia del estallido de una bomba que había sido colocada en el restaurante El Descanso, en la población madrileña de Torrejón de Ardoz, cerca de la base aérea norteamericana. Este atentado fue atribuido a la Yihad Islámica.

Y el último de ellos tuvo lugar  el 17 de agosto de 2017 en las poblaciones de Barcelona y Cambrils, dejando tras de sí  18 muertos y que aún perdura en nuestro recuerdo.

Entre estos dos brutales atentados, tuvo lugar la mayor masacre ocurrida en nuestro país. Se produjo el 11 de marzo de 2004  y en el, 192 personas resultaron asesinadas y casi 2.000 heridas por las 10 explosiones que se produjeron en cuatro trenes en las cercanías de Madrid.

 

 

Estas cifras, sobre todo las últimas, tienen que servir para hacernos  reflexionar sobre el gran peligro que supone esta amenaza terrorista que se cierne sobre nosotros. El hecho del “fin” de ETA parece que nos ha hecho  pensar que todo ha terminado pero para nuestra desgracia no es así,  los atentados islamistas nos han devuelto a la realidad.

Y no es que esté inmerso en  el tremendismo o el preconizando un apocalipsis, ni mucho menos queridos amigos  solo estoy previniendo y pidiendo a las autoridades que salgan de esa especie de situación de confort en la que parece que nos quieren situar. Muerto el perro se acabó la rabia……no queridos lectores, ese perro antes de morir mordió a otros y la rabia se extiende.

No escondamos la cabeza barro la tierra, el otro terrorismo está aquí como lo demuestra el hecho de que, en los últimos dos años,  la cifra de detenciones de presuntos yihadistas en España es la más alta de toda Europa y, a su vez dentro de nuestro país, Cataluña se encuentra a la cabeza en cuanto a la presencia de estas células yihadistas.

Corroborando lo anterior, recientemente se nos ha avisado por parte dela CIA de que España tiene un muy alto nivel de amenaza respecto al terrorismo islamista, es más, nos previene de que “Hay una elevada posibilidad de que pueda producirse un atentado en España o contra los intereses de España en el extranjero”.

Pero, mientras tanto y como decía en mi último artículo para este diario, el Sr. Sánchez sigue permitiendo los homenajes a los terroristas, acercando presos, retirando a la Guardia Civil de zonas estratégicas como Navarra y …….suma y sigue.

Pero es que el Sr. Sánchez parece no quererse  dar cuenta de que el terrorismo está conectado de mil y una formas para conseguir  sus fines y de que nosotros tenemos a nuestros terroristas en las instituciones,  llegando hasta  a brindar en Nochevieja junto a los máximos responsables del partido en el poder.

Que poco se nos habla de la Comisión Técnica Provisional para Gestionar las Consecuencias de la Iniciativa Armada de ETA, un órgano dirigente clandestino formado por 20 etarras encargados de “cuidar el legado político de ETA y gestionar los hilos sueltos del desarme”, así como de cuidar  de sus presos y huidos.

Y si el terrorismo etarra está muerto, ¿Por qué la banda tiene especial empeño en mantener oculta la existencia de esta Comisión?

Esto, quizá, sea objeto de otro artículo

Mientras tanto ellos están tras la creación de una Comisión de la Verdad en el País Vasco en la que dar su propia versión del conflicto……suma y sigue amigos.

José Ignacio Herce Alvarez

Vicepresidente de la Asociación-Plataforma de Apoyo a las Victimas del Terrorismo (APAVT)

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: