05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Acunando mi necesidad de saber

Pilar Redondo en Madrid, en la Biblioteca Nacional, en un acto sobre el Día de las Bibliotecas.
Pilar Redondo en Madrid, en la Biblioteca Nacional, en un acto sobre el Día de las Bibliotecas.
Crean adicción, curan, es como entrar en otra dimensión, cumplen una función imprescindible en la educación. Son un monólogo con nuestro interior, es un combate cuerpo a cuerpo que se abre paso a través de la universalidad del  conocimiento.
En ellas cotejo las huellas del tiempo, de la censura, de la guerra, con las que me identifico en sus miradas, son mi proyecto de vida.
En sus estanterías desnudo espejos que me proyectan inesperadas conexiones que son mis salvavidas. Cada libro me mece entre las olas de sus páginas acunando mi necesidad de saber. Son mi autodefensa frente a una realidad en la que a veces intento encontrar la banda sonora definitiva de mi vida. Esto son las bibliotecas.
 
Agradecer la gran labor que hacen las bibliotecas y los bibliotecarios, especialmente para la Biblioteca Provincial de Córdoba y sus trabajadores. 
 
El Día Internacional de las Bibliotecas se conmemora el 24 de octubre, esto es así desde 1997. El lema de este año es: "BiblioTEcuida".
Este artículo es un homenaje a los libros que ya no podremos leer, que por ser considerados como prohibidos fueron destruidos. Y como forma de reivindicación...   
 
Algunas curiosidades sobre bibliotecas que son testimonio histórico:
* La biblioteca más grande del mundo es la del Congreso de los Estados Unidos, allí trabaja un gallego: Juan Manuel Pérez.
 
* En España la segunda en importancia, después de BNE es la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense de Madrid, es una de las más importantes de España, su director es don Juan  Manuel Lizárraga. Conservan un sobresaliente fondo antiguo, 150 incunables y uno de los códices más valiosos: "Libro del saber de astrología", este tratado astronómico perteneció a Isabel La Católica, y su marido, don Fernando se lo vendió al Cardenal Cisneros.
 
* La Inquisición estuvo publicando su listado de libros para perseguir, expurgar o destruir desde 1551 a 1872. Índice de libros prohibidos, "Liber Chronicarum", este fue uno de los expurgados. Es una excelsa Historia de la Humanidad, colosal obra, incunable por su compaginación e ilustraciones, más conocido como: Crónicas de Núremberg, fue realizado en la Alemania del siglo XV, en el taller de Anton Koberger. Cinco de ellos se encuentran en la Universidad de Barcelona de los veinte que hay repartidos por las bibliotecas universitarias.
Este incunable está censurado en la página 169, con tinta, es la que pertenece al texto y retrato de la Papisa Juana. 
 
* En la Universidad de Zaragoza se preservan libros con balas que nos conducen hasta la Guerra de la Independencia.
* En 1934 la biblioteca de Oviedo fue utilizada como arsenal por parte de los revolucionarios. La vehemencia de las llamas se apoderó de ella el día que se retiraron, según Leopoldo García Alas, jurista, que era el rector.
* Madrid 1936, mes de julio, la Ciudad Universitaria se convirtió en trinchera de guerra, de ello queda constancia en los libros que se usaron como muro de contención: restos de munición.
(En la conocida como Biblia 31) se albergan balas. En otro libro un gran corte de cuchillo, etc.
En una hoja de guarda se esconde otra prueba del combate: nos remontamos hasta el final de la contienda y encontramos una afectuosa epístola que redacta para su prima un recluta del Batallón de Comuneros de Castilla, aunque no fue  entregada.
 
A lo largo de la historia, por diferentes motivos muchas bibliotecas han sido destruidas, esa acción "es un atentado, un crimen contra el saber, una barbarie". Por desgracia esto se ha repetido demasiadas veces a lo largo  de la historia,  en algunas ocasiones por accidente y otras deliberadamente.
Dos de las más conocidas son: la de Alejandría y la de Sarajevo.
 
* Biblioteca Talmúdica del Seminario Teológico Judío de Lublín.
Sacaron todos los volúmenes, los situaron en el mercado y los nazis los calcinaron. Veinte horas necesitó aquella pira para extinguirse.
Quince millones de libros se cree que "se perdieron" en Polonia durante la guerra. 
 
* El templo de Júpiter: la tríada capitolina estaba compuesta por tres divinidades: Juno, Minerva, Júpiter. Fue construido para rendir culto a Júpiter Optimus Máximus. Tarquinio Prisco fue el que comenzó la construcción y la finalizó Tarquinio el Soberbio, último rey-de Roma. 
El año 509 a.C. el comienzo de la República fue el momento elegido para la inauguración. Uno de los detalles más relevantes era la subyugante cuadriga de terracota que estaba en el techo, se llevó a cabo en el siglo VI a.C. por Vulca de Velo, artista etrusco.
Todo esto y su impresionante biblioteca quedaron convertidos en cenizas tras unos voraces incendios de 83 a.C., 69 d.C. y 80 d.C. el mármol fue el material elegido para la reconstrucción del templo.
 
* Biblioteca de la Madraza, Granada.
Está considerada como la primera universidad pública de al-Andalus. En 1349 Yusuf I fue el que la inauguró. 
Con la finalidad de fulminar todo rastro de la dinastía musulmana que entre 1238 y 1492 dominó el Reino de Granada los libros fueron quemados en la plaza de Bib-Rambla. En 1499 el Cardenal Cisneros recibió órdenes de los Reyes Católicos para que incinerara todas las obras literarias escritas en árabe.  
 
*El templo de Artemisa, considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, fue devorado por las llamas y con él su grandiosa biblioteca, el causante: Eróstrato, el pastor de Éfeso, el motivo, conseguir que su nombre fuera recordado para la posteridad. 
 
* Biblioteca de la universidad budista de Nalanda.
Una de las más importantes de Asia. En la India en la Edad Media fue una biblioteca sobresaliente. En el siglo XIII fue arrasada por la Dinastía  Mameluca de Delhi. 
 
* Biblioteca de la universidad Lovaina (Bélgica).
Es la universidad católica más vetusta del mundo. Una de las de mayor importancia de Europa. El edificio compilaba más de un millar de manuscritos y más de trescientos mil libros. Las tropas alemanas durante la Primera Guerra Mundial le prendieron fuego, quedando devastada. 
En los años veinte del siglo pasado fue reconstruida. Con la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial ardió nuevamente, se destrozaron más de novecientos mil libros.
 
* Biblioteca Imperial de Constantinopla.
Se creó en el IV d.C., en tiempos de Teodosio acunó más de 100.000 rollos. Sus cimientos debieron gritar ¡basta ya!, quedó arrasada por el fuego en varias ocasiones. En el año 473 quedaron devastados alrededor de 120.000 libros en el periodo de León III el Isáurico, Emperador Bizantino, en el siglo VIII. En 1202-1204, en la Cuarta Cruzada el edificio fue afectado con daños irreversibles. En 1453 los turcos la dejaron asolada.
 
* Biblioteca Nacional de Madrid.
En 1937 fue pasto de las bombas de la Guerra Civil al igual que otras muchas públicas y privadas. Muchos de los volúmenes quedaron ilesos gracias a los empleados de la misma, poniéndolos a buen recaudo.
 
El hábitat natural de los libros es la biblioteca. Me permito recomendar algunos que están en la mía. La obra creativa de cualquiera de estos escritores: Rocío Biedma, Juan Berástegui, Arístides Naranjo, Maribel Valdivia, Rosario Santana.
Con ellos comienza mi íntimo proceso de transformación y sin ellos en mi corazón se hace noche cerrada. Desafían el eterno diálogo de mis venas que atraviesan el escurridizo umbral de la impenetrable oscuridad.
En cada página se vacía el mar que golpea el acceso a mi imaginación que quema, que miden la encendida piel del texto en la que laten las inquietudes vitales de sus autores. En cada palabra  se anuda la sangre que florece en la puerta de embarque de los labios de los narcisos.
En cada letra estos escritores apuestan sus entrañas, y porque el olvido jamás empuñará sus nombres...
 
"No es sólo una biblioteca. Es una nave espacial que te llevará a los puntos más lejanos del universo, una máquina del tiempo que te llevará al pasado lejano y al lejano futuro, un maestro que sabe más que ningún ser humano, un amigo que te divertirá y te consolará y sobre todo una salida a una vida mejor, más feliz y más útil". Autor: Isaac Asimov.
 
Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: