02 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Silencios y susurros desdibujados

Las escritoras Rocío Biedma, Rocío Cardoso y Pilar Redondo, en la Biblioteca Viva de al-Ándalus el día de la presentación.
Las escritoras Rocío Biedma, Rocío Cardoso y Pilar Redondo, en la Biblioteca Viva de al-Ándalus el día de la presentación.

Los silencios y susurros desdibujados se vuelven noche y escarcha, desangrados se devoran a sí mismos. Escupen fuego y arañan la piel del tiempo. La madrugada vierte esperanza semidesnuda, esperanza que moja sus labios en veneno frente al espejo que se coloca su improvisado disfraz. Esto perfectamente podría llamarse maltrato.

Entre libros nadie puede sentirse solo.

Bajo su apariencia inofensiva esconde un arma letal (siempre mediante la palabra) contra la intolerancia, injusticia, desigualdad, y sobre todo, de forma fulminante, sobre la violencia de género. Hablo de la poeta uruguaya Rocío Cardoso.

Posee incontables reconocimientos, tiene una incansable actividad en defensa de los más desfavorecidos, sobre todo de las mujeres.
Honda es su labor cultural, con la incondicional complicidad de todos los que disfrutamos con sus escritos viaja por los senderos de la literatura.

Rocío transporta las hechizadas almas de sus lectores al milenario país de la lectura.  
Los libros de Rocío son para leerlos pausadamente, saboreando cada página, te sientes identificada-o con ellos, parece que estuvieran escritos para ti. Todos ellos tienen títulos muy sugerentes.

Escondida detrás de su sombrero: Con precisión, rigor y veracidad aplastantes, y sobre todo con una sutileza mayúscula, nos muestra un absoluto dominio al hablar de la violencia de género. Lleva a cabo una respetuosa y delicada inmersión en este doloroso tema, analiza sus hondas heridas, en las que en alguna ocasión se obra una especie de milagro.

En la piel de la realidad se impone la contundencia de lo cierto. Son secuencias como un trozo desgarrado de la dermis, nos conmueven evocando la perfecta reconstrucción testimonial de un tema sobrecogedor.
Nos muestra en ocasiones un retrato de una educación en silencio, silencio cómplice, de un traumático vacío que modela la entrada a la edad adulta, de una sociedad que ahora nos parece lejana y cercana a la vez.

Textos arrebatadores, que son un recorrido por el exilio interior, con importante parada en el dolor imborrable. Observamos el poder de la palabra para herir.
A través de su oda enfrenta a la víctima con el verdugo.

 La agresión doméstica es una verdad existencial. Y hay mujeres que viven varias veces, su vida haciendo malabares en un alambre.
Rehabilitación emocional.

Rocío Cardoso es una de las escritoras más rompedoras del panorama literario social.
Es una voz importante, una autora imprescindible, y este libro es necesario.
Lleva unas bellas y coloridas ilustraciones, todas figuras femeninas, con la tristeza tatuada en el alma. El autor es el pintor catalán: Guillermo Martí Ceballos.

Otros libros de esta autora son: Una voz sin susurros. Mujer dibujada de silencios. La clandestinidad de las ventanas...

 Es evidente la capacidad de seducir al lector por medio de su poesía. Poemas que te atrapan, que están vivos, desnudan nuestra alma, dotándola de libertad que es patrimonio de todos.

Con mucho vitalismo y gran coherencia desviste versos, nos muestra su importancia como vehículo de análisis y comunicación, catalizador de sentimientos.
Sensualidad latente, conciben la luz de otra manera.

Piezas literarias de gran exquisitez, en las que Rocío nos muestra su amor por las letras. Siempre en busca de la perfección, tienen el sonido de lo eterno.

En el mes de marzo, dedicado a la mujer, y antes de que el mortífeo virus entrara en nuestras vidas, Rocío Cardoso estuvo de gira por España presentando su obra, y también pasó por Córdoba. El acto tuvo lugar en la Biblioteca Viva de al-Ándalus y la presentamos Rocío Biedma y yo.

Este artículo que le escribo a Rocío Cardoso, perfectamente podría ser para Rocío Biedma, ya que son dos grandes poetas con muchas similitudes.
Con Rocío Biedma he tenido el placer de compartir muchas actividades y momentos de ocio. Además de haber sido la presentadora de sus libros: El vértigo de la libélula. Y, Cerezas en invierno.

Poemas magistralmente escritos, rebosantes de sensibilidad y sentimiento. Donde hasta el silencio habla, mostrándonos la vida y nada más.
Las libélulas transportan en sus alas el vértigo encarnada en cada esquina de la palabra.

Lecturas que recomiendo encarecidamente, sobre todo para estos días de confinamiento.

"Quienes no se mueven no notan sus cadenas". (Rosa Luxemburgo).

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: