06 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Lucio Séneca

El cordón sanitario

 Confieso que la primera vez que oí hablar del  "Cordón sanitario" hace unos años automáticamente se me vino a la cabeza la "Cueva de los leprosos" de la película "Ben- Hur"... aquella cueva o cuevas donde aparecen, hacinados y abandonados a su suerte, los leprosos de Jerusalén (Israel) condenados, sin agua ni alimento alguno, sin ninguna atención médica, a vivir un infierno antes de morir. Las escenas en las que primero se acerca el amor del Príncipe (Charlton Heston,en la película), y luego él mismo llevando una gran cesta con comida para la madre y la hermana del protagonista, que padecen la incurable enfermedad por entonces,ponen los pelos de punta...y más la que muestra al Príncipe buscando en el interior a su hermana ya moribunda y cómo la saca de aquel infierno en brazos arriesgando su propia vida.¡ Tremendas imágenes¡. Pero todavía más cruel era la prohibición oficial de no acercarse a la Cueva a los no leprosos, bajo duras penas.

Naturalmente no era el caso del "Cordón sanitario" al que los independentistas catalanes había encerrado al PP primero y después al "C's" del caballero Rivera, porque tanto unos como otros serían lo que fuesen pero no leprosos.

Así que quise saber de dónde venía el término y cuando había sido aplicado por primera vez y en Democracia. Según la "Memoria Histórica" el primero en acuñar la frase fue Georges Clemenceau, siendo Presidente de Francia, cuando, en 1919, ya victoriosa la Revolución comunista en Moscú, exhortó a los países limítrofes de Rusia a formar un "cordón sanitario" defensivo en torno a la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) para evitar la extensión del comunismo (que consideraba una enfermedad) por la Europa Occidental. Tras ese primer intento hubo muchos en todo el mundo, aunque yo me quedo con los dos que le impusieron a España. El primero en 1822, contra el Gobierno del Trienio Liberal, para evitar que entrasen en Francia las ideas de las Cortes de Cádiz (a las que bautizaron como "fiebre amarilla"). El segundo fue más descarado, porque llegó acompañado de un ejército de 100.000 soldados (los "Cien mil hijos de San Luis". 1823).

Claro que los Reyes Católicos fueron más lejos, e inducidos por el Inquisidor Torquemada, no se conformaron con el "cordón sanitario" que habían pensado para los judíos y se fueron directos al "Decreto de Expulsión" de 1492, por el que todo aquel que no se convirtiera a la fe católica tenía que salir de sus Reinos en el plazo de 4 meses sin poderse llevar más de lo que obtuviesen por la venta de sus bienes intangibles (y eso en letras de cambio) y los tangibles que pudiesen colocar sobre un asno. Al que se convertía no le pasaba nada, pero al que no y se quedaba iba directo a la hoguera. (Y esto no por razones xenófobas o racistas, por la falta de integración en los países donde llegan y permanecen, su aislamiento voluntario y su propia fe religiosa). 

Ahora leo -- Wikipedia dixit-- : " La expresión cordón sanitario denota en origen a la barrera ejecutada para evitar la expansión de una enfermedad infecciosa. Se puede usar indistintamente también con la expresión "cuarentena", y aunque los términos están relacionados, "cordón sanitario" se refiere a la restricción de movimiento de personas dentro de un área geográfica. El término también se usa por extensión, para referirse a los intentos de prevenir la expansión de una ideología que se considere indeseada o peligrosa". 

Y todo esto se lo recuerdo a los inquisidores de hoy, especialmente al Señor Rivera, el Presidente de "Ciudadanos". porque su caso es supercurioso, ya que ha sido y está siendo al mismo tiempo víctima y verdugo. Por una parte los independentistas catalanes lo han metido en el "cordón sanitario" que ya habían encerrado al PPC, con la consiguiente protesta por su parte. " En democracia no se puede aislar a un Partido que ha ganado las elecciones, porque eso es borrar del mapa a los miles de ciudadanos que le han votado", según su perla Arrimadas...y se considera víctima de un acto nazi. Pero, por otra llega a Andalucía y se convierte en verdugo, ya que él hace con "VOX" lo que están haciendo con él en Cataluña. "Yo no quiero saber nada de VOX, ni voy a hablar con ellos, ni sentarme a negociar nada, VOX es un partido de extrema derecha y "Ciudadanos" es un partido de Centro" , dice, y además con chulería: "Les aseguro que lo que haya firmado el PP con VOX será papel mojado". O sea, verdugo y chulo (sin darse cuenta que está ofendiendo a 400.000 andaluces). Eso se paga en las urnas, y este año va a haber muchas urnas. Se verá. 

Y no quiero terminar sin recordarle el Gran "Cordón sanitario" en el que Napoleón quiso encerrar a Inglaterra cuando vio que la invasión era imposible. Amparado en la fuerza exigió a todos los países europeos que tuviesen acceso al mar ( Desde el Báltico al Mediterráneo) que cerrasen sus puertos a los barcos ingleses, so pena de invasión... y por evitar guerras muchos lo hicieron, pero no Portugal y Rusia, lo que hirió su orgullo y le llevó a la invasión de Portugal primero y luego a la de Rusia. Fue su perdición... como también fracasaron los otros "cordones". La Unión Soviética acabó merendándose a los países colindantes. Francia acabó aceptando las ideas políticas de los liberales españoles (en realidad eran las mismas de la Revolucion Francesa.) Los judíos, siendo los banqueros de los Reyes españoles y Napoleón en Santa Elena.

Por ello, pienso, si no hubiese sido mejor para el Sr. Rivera haberse quedado como víctima (Cataluña) antes de ser verdugo (Andalucia).

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: