21 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Javier Urra

La terapia del sentido

/ Viktor Frank

Viktor Frank, psiquiatra, neurólogo y filósofo austríaco, sobrevivió a varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. Padre de la logoterapia, este psicólogo existencial abordó el dolor y la tristeza, desde un enfoque terapéutico a partir de sus experiencias como superviviente del holocausto. Escribió sobre el sentido de la vida, partiendo de que el bienestar y la salud mental tienen mucho que ver con el modo en que se llena de sentido la existencia.

Se especializó en el tratamiento de la depresión y la prevención del suicidio. Como judío fue deportado a un gueto y de allí a trabajar en condiciones de esclavitud en campos de concentración. Su obra más conocida. – “El hombre en busca de sentido”, incluye la apreciación de que descubrir el sentido del sufrimiento hace que se experimente de una manera más llevadera. Este libro contiene un alegato a favor de la dignidad del ser humano. Precisamos encontrar un propósito, pues si tenemos un “por qué”, siempre encontraremos un “cómo”.

Si nos sentimos libres y motivados, siempre podremos generar los cambios necesarios para crear una realidad más noble. Viktor Frank subraya la capacidad del ser humano para superar las dificultades y para encontrar siempre el camino de la esperanza. Estableció que la voluntad de sentido, es la principal motivación del ser humano y crucial para la recuperación integral del paciente.

Sus teorías se basaban en su propia experiencia, terrible vivencia en la que mataron o dejaron morir a toda su familia. Encontrar razones para vivir en un escenario de terror y sufrimiento es una ventana abierta a la esperanza, un cálido abrazo para el alma. Es cierto que el énfasis en lo subjetivo es cuestionado desde una perspectiva científica, pero después de haber sido testigo y víctima de tanta destrucción, concluir que la vida vivida fuera digna de ser vivida resulta ser una lección para la humanidad.

En ocasiones cuando los pacientes acudían a su consulta bajo el manto de la tristeza, o presas del dolor, o de la pesada losa de la desolación Viktor Frank desafiaba a sus pacientes sufrientes con una percutiente pregunta. – “¿Y usted por qué no se suicida?”. Así obtenía una respuesta a veces airada en la que expresaban que lo que les mantenía atados a la vida eran sus hijos, o su pareja, incluso algunos recuerdos u obligaciones.

A partir de estas hebras de vida Viktor Frank iniciaba la elaboración de un tejido emocional coherente y sólido que permitiera encontrar a tan dolientes personas el propósito de sus vidas. En algún caso solo escuchaba el ensordecedor silencio, era entonces cuando les daba un consejo. – “A partir de ahora, su propósito será descubrir cuál es su propósito de vida”.

Javier Urra

Prof. Dr. en Psicología y Dr. en Ciencias de la Salud

Académico de Número de la Academia de Psicología de España

 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: