24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Poesía y Harragas

Algunos de los participantes en el encuentro en Moguer
Algunos de los participantes en el encuentro en Moguer

Harragas son las personas que por lo general huyen de su lugar de residencia buscando una vida nueva, mejor, y antes de salir queman toda su documentación, por lo tanto viajan indocumentados.

La raíz de esta palabra procede del término lingüístico árabe haraqa, y significa quemar.
Es propia del dialecto marroquí.

Es importante la vulnerabilidad de este colectivo que desesperadamente escapan de la triste realidad que les ha tocado vivir.

El mar pide auxilio y pone nombre y apellidos al sufrimiento y a la muerte.
El dolor barniza las maderas del naufragio.
En el camino pierden a compañeros, amigos y hasta la propia familia.

Deberíamos implicarnos para proporcionarles situación de normalidad a su existencia.
Tendríamos que dar más visibilidad a este problema, a veces invisibilizado, e intentar ayudarles a solucionar la dura e impactante realidad que les azota.

Debemos combatir las acciones de abuso y discriminación y favorecer la integración.
Sus derechos no deben ser negociables.
Debemos escucharles sin juzgarles.

En estos días se ha celebrado en Moguer el XXl encuentro internacional de poetas, Voces del Extremo, bajo el lema: Poesía y Harragas. se han dado cita creadores y artistas de diferentes nacionalidades: Francia, Portugal, México, etc.

Aquí disfrutamos de la poesía social, e intentamos aportar nuestro grano de arena buscando una posible resolución, todo mediante una de las armas más poderosas que existen, la palabra.

Hemos disfrutado de recitales, presentaciones de libros, conferencias, ponencias, música, performance, exposiciones, flamenco, etc.

Textos de todos los que hemos participado han quedado recogidos en una antología que lleva el mismo título que el encuentro.

Interesante ha sido la presentación de la antología de La casa de Zitas, por Sagrario Manrique y Montse Grao.

Los poemas de Javier Arnáiz son una profunda reflexión crítica, ponen voz al cambio social, al ser humano, al marginal y a las preguntas sin resolver.

Los textos de Eladio Médez siembran conciencia. El viento compone melodías que intentan explicar el dramatismo del viaje sonoro que busca el latido de cada palabra, atrapando sueños desactivados.
Eladio ha sido el afortunado al que le ha tocado llevar la casaca este año.

Apasionante fue la intervención de Lula Dajlala y Amrit Santokh, representaron: La Ceremonia del Cacao y concierto para el alma. Una puesta en escena singular, combinación de música, baile, aromas, etc.
Ritual de música-terapia, mediante el cual encontramos el punto de introspección en nuestro propio ser, activa y sana. Abre el corazón y recupera la armonía.

Se utiliza el Copal, que son resina de los árboles, y otras esencias.
Pertenece a la Cosmología maya. La plumas tienen gran importancia, ya que limpian las energías, proporcionan sabiduría, dirección, etc.

Javier Perales, Director de la Revista: Absenta, poetas. Sus escritos nos muestran la realidad esquiva que convive con la profundidad de la noche, que en su eterno y mudo diálogo se apropia de los cuerpos.
Dilema moral cocido a fuego lento.

Ana Deacracia, la tersura de sus versos son elemento de ensamblaje de este tema. Generan vínculos de fraternidad y conocimiento a través de la poesía. Compromiso ético.
Se nutren de la efervescencia y de la catarsis de luz.

Margalida Calahorro, en sus palabras palpita el tejido social. Piedra angular para la consideración. Contrapunto de lo idealizado.

María Cano, escritora original. Su lenguaje veloz, estimulante, vertiginoso, ofrece una inteligente valoración del contexto. Se alza juicioso.
 
Destacar su libro: Voces que resuenan en mi cabeza extremas, su formato es moderno y completamente artesanal.
 A partir de versos de otros autores que a ella le han gustado, (entre los que tengo el honor de encontrarme), elabora su propio poema.

La poesía de Isabel Rezmo posee símbolos identitarios, crea certidumbre, abre puntos de contacto.
Expresiones que predicen, se rebelan, parecen gritar: quiero vivir...

Antonio Orihuela, el Director del encuentro. Buen conversador, el ritmo y la eficacia expresiva de sus palabras, su capacidad de discernimiento y humanidad han contribuido imprescindiblemente a que el encuentro haya sido todo un éxito.
A nivel emocional se involucra totalmente.

Quiero reconocer la gran labor que desempeña Chema al frente de la Editorial Amargord en favor de la lectura.

Agradecer a todo el personal de la Casa Museo Fundación Zenobia- Juan Ramón Jiménez, encabezado por su director, Don Antonio Ramírez Almanza por sus atenciones.

También a los trabajadores de La Casa Natal, especialmente a Oliva Cumbrera por el interés y esmero con que atiende a nuestras necesidades, y por estar dispuesta siempre que la necesitamos.
Siempre apela a la palabra.

Conmovedora fue nuestra visita a varios asentamientos, donde viven en condiciones infrahumanas.
El silencio desdibuja las lágrimas vacías, sin forma, sin textura, sin género.
 
TODOS SOMOS IGUALES BAJO LA PIEL...

Pilar Redondo. Escritora. Córdoba.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: