22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Lucio Séneca

Del bozal a San Ramón Nonato

Mi vecino en este Patio de Columnas, el muy galdosiano Gabriel Araceli, escribía hace unos días sobre el bozal de nuestros abuelos y jugaba magistralmente con las mascarillas de hoy y la libertad de hablar, tan unida a la de opinión... y como yo sé algo que, seguramente, él no sabe, porque tiene las antenas en otros lares, se lo voy a contar.

Según fuentes bien informadas del manicomio que es ya el "chiringuito" ese que se montaron un grupito de profesores que querían vivir sin trabajar, el macho-Jefe, a la sazón Don Pablo Iglesias, está leyendo una biografía de un santo que ni la Iglesia de hoy conoce. Según mi garganta profunda el tal santo no es otro que San Ramón Nonato... y claro está, en cuanto me lo dijo mi amigo me fui rápido a mi Biblioteca (pública por supuesto) para saber por qué el podemita iranizado está leyendo la vida de un santo y no el "¿Qué hacer?" de Lénin o las obras completas de Stalin o el famoso "A paseo" de su admirado Alberti.

Bueno, pues antes de pasar de las primeras páginas ya entendí la pasión con que está leyendo la biografía de San Ramón Nonato y que, al parecer,le tiene comido el seso (o el sexo, viviendo en un harén de feministas)...y por eso quiero que mi amigo Araceli lea las líneas que le reproduzco (Por cierto, que quien debe leer con urgencia la biografía de San Ramón es "Don Inda", porque bien le vendrá en su guerra a muerte, civil, por supuesto, o al menos todavía). Lean:

"Ramón Nonato, nacido el año 1204 en un pueblo de la antigua Corona de Aragón fue un santo desde su nacimiento, ya que el epíteto " nonnatus" se deriva de haber sido extraido del útero de su madre por cesárea después de que ella hubiera fallecido. Por ello para la Iglesia Católica es patrón de los partos, de las matronas y de las personas acusadas falsamente (¡Dios que cosas!...Pero ¿hay personas en este país acusadas falsamente?)

Nació en Portell, comarca de La Segarra, entonces perteneciente a la Diócesis de Urgel, y desde 1953, a la de Solsona. Muy joven ingresó en la Orden de los Mercedarios, fundada por San Pedro Nolasco para rescate de cautivos católicos en manos de musulmanes. Fue ordenado prebístero en 1222 y luego fue Superior en varias comunidades de la orden de la Merced. Como redentor de cautivos viajó al norte de Äfrica, pagó rescate por varios prisioneros, de acuerdo con el cuarto voto de estos religiosos, hasta que  se agotó el dinero que llevaba y se quedó como rehén a cambio de la liberación de otro cristiano.

Y ahora viene lo gordo, yo creo que lo que ha entusiasmado al coletas comunista.

Porque  -sigue la biografía- al quedar como cautivo y sin un duro sus carceleros musulmanes lo martirizaron de una manera salvaje "para que no hablase", pues con sus bellas palabras y su emocionada oratoria revolvía la casta. De momento, y como primer paso, le perforaron los labios con un hierro candente, con la amenaza cierta de que si seguía con sus sermones le pondrían un candado en la boca para impedírselo. Cosa que acabaron haciendo porque al santo Ramón  no hubo modo de hacerle callar y al final tuvo que ser rescatado por su orden, que no quería perder un vocero como él...Aunque, eso sí, tuvieron que pagar una cantidad extra por quitarle el candado de la boca. Fue canonizado, tras su muerte, por el Papa Alejandro VII.

¡Dios, "Don Inda", yo que tú me leía la biografía de San Ramón y fichaba un cerrajero como guardaespaldas...o me callaba de por vida¡.

Así que amigo Araceli, no te quejes de tus bozales ni de tus mascarillas, que te puede pasar lo del sabio aquel de Samaniego:


                    " Cuentan de un sabio que un día
                      tan pobre y mísero estaba,
                      que sólo  se sustentaba
                      de unas hierbas que cogía.
                      ¿Habrá otro (entre sí decía)
                       más pobre y triste que yo
                       y cuando el rostro volvió,
                       halló la respuesta, viendo
                       que iba otro sabio cogiendo
                       las hojas que él arrojó"

¡Por Zeus y todos los dioses del Olimpo!... ¿Y no sería una solución para España poner un candado en la boca a todos nuestros políticos?. Me parece a mí que algo de eso debe estar rondando la cabeza de Don Pablo mientras lee la biografía del santo Ramón para quedarse solo en la Moncloa.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: